A Pobra se tomará mañana "un café por la hostelería" y contra las restricciones del comité clínico

|

El municipio barbanzano, el único que permanece cerrado en Galicia junto con Mos, vive una situación económica muy comprometida por el nivel máximo de restricciones que impera en la localidad. 


La hostelería y el gobierno local han convocado una protesta para este jueves 3 de junio en apoyo al sector turístico y al comercio y para reclamar a la Xunta que de un paso atrás en su decisión de prorrogar el cierre perimetral. 


Terrazas en a pobra

Terrazas en A Pobra do Caramiñal | Foto: Galiciapress


Aunque están prohibidas las reuniones de no convivientes, mañana los vecinos de A Pobra están llamado a unirse en apoyo a la hostelería y a la difícil situación que atraviesa el municipio. El Gobierno municipal pobrense y representantes de la hostelería local ha convocado a todos los vecinos a una concentración mañana a las 12 horas en apoyo a la hostelería de la zona, tan afectada por el cierre perimetral decretado y prorrogado por el comité clínico. La marcha arrancará en la estación de autobuses hasta la Calle Venecia, en un recorrido que cruzará el centro del municipio ocupando la AC-305.


El llamamiento llega después de que el comité clínico anunciase ayer que el municipio barbanzano, pese a sus buenos datos, debe permanecer cerrado otra semana más a partir del sábado, cuando se cumplirán siete días desde el tercer cierre perimetral y de la hostelería en lo que va de año. La situación es especialmente sensible en estos momentos por el peso que el turismo tiene en esta localidad arousana, tan dependiente de un sector que empieza a despegar en junio y del que viven muchas familias.


WhatsApp Image 2021 06 02 at 18.05.49



Con la hostelería cerrada y la imposibilidad de entrar o salir del municipio sin causa justificada, ni los visitantes ni aquellos que tienen en A Pobra su segunda residencia -que son muchos- pueden dar vida a las calles de un municipio abocado a una nueva cuarentena forzosa desde la explosión de positivos que vivió a raíz del fin del estado de alarma. No obstante, lleva días lejos del riesgo máximo y sus datos en lo que respecta a la incidencia acumulada no se corresponden con el nivel alto de restricciones.


Desde el Concello proponen, “como acto simbólico”, comprar “un café” en la protesta en los establecimientos hosteleros, que mañana abrirán sus puertas para vender bebida para llevar. “Siempre garantizando las medidas de prevención en cuanto al uso de mascarilla y la distancia de seguridad”, recalcan en el comunicado. En la misma línea, mañana comenzará una recogida de firmas para entregar al comité clínico “con un texto reivindicativo sobre la situación actual del sector de la hostelería y otros negocios afectados por el cierre obligatorio”.



SIN EXPLICACIONES DE LA XUNTA

La protesta parece un último intento desesperado por parte del Concello de A Pobra de encontrar unas explicaciones que el comité clínico no les ha proporcionado. Ya ayer, antes de la reunión del comité, los cuatro grupos -Nós Pobra, PPdeG, PSdeG y BNG- firmaron una declaración institucional conjunta en la que reclamaban a la Xunta explicaciones sobre las medidas de prevención aplicadas sobre el municipio barbanzano. "En esta situación, es muy complicado entender la decisión del comité clínico", reconocía esta mañana el alcalde de A Pobra, Xosé Lois Piñeiro.


En el documento los grupos hacen especial hincapié en el daño que las restricciones están haciendo en la economía del lugar y el “deterioro” que provoca en las relaciones sociales de las personas y, en consecuencia, sobre la “salud” de los vecinos “a nivel psicológico”. En ese sentido, pese a los esfuerzos de la hostelería para adaptarse a las cambiantes normativas de la Xunta, el sector ha sido castigado por tercera vez en A Pobra con unas restricciones “que siguen siendo las mismas en este mes de junio que en otros momentos en los que la incidencia era mucho mayor” y en los que la presión hospitalaria era mucho más acuciante que en estos momentos.


Por esto, y por la “falta de entendimiento” que existen en la población por los criterios que adopta el comité clínico para cerrar o mantener abierto un municipio, desde el Concello reclaman al comité clínico que revisen las medidas que corresponden al nivel máximo de restricciones y que rebajen las que respectan a la hostelería “desechando el cierre total en cualquier nivel de restricciones y autorizando siempre una parte tanto en el interior como en el exterior de los establecimientos”.


Así, también piden que los cambios de nivel de restricciones se tomen con los únicos parámetros de la incidencia acumulada a siete días y a dos semanas -siempre que superen el umbral de los 250 y los 500 casos por cada 100.000 habitantes respectivamente para aplicar el nivel más alto- y que se aplique el paso de un nivel a otro “de la manera más inmediata posible” sin que la aprobación de las medidas y la aplicación se dilate en el tiempo.


Por ahora la Xunta parece no haberse pronunciado al respecto. Galiciapress contactó con el SERGAS para buscar una respuesta a esta denuncia sin obtener contestación por el momento. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress