Cuando la política ocupa su lugar

Manoel Barbeitos
Economista

En los últimos tiempos tuvimos evidencias de cómo cuando en política se aplica el sentido común hasta los problemas que se consideraban más difíciles de resolver encuentran soluciones que antes parecían imposibles.


Viene esto a cuento de lo sucedido en relación con el llamado "conflicto catalán". Fue suficiente que tanto el gobierno español como el catalán, especialmente los partidos que lo forman, diesen pasos en la buena dirección para que el escenario aparezca mucho más clarificado. Fue también importante para la construcción de este nuevo escenario que la política relevase a la justicia, que los gobiernos habían sustituido a los poder judiciales. Cuando se está delante de problemas políticos no caben soluciones judiciales sino políticas que, hoy por hoy, no pueden marcar otro camino que no sea el del diálogo y la negociación, por lo que deben tener en cuenta la correlación de fuerzas. Por caso que España, como estado, ni es la antigua Yugoslavia ni mucho menos la URSS.


Las declaraciones últimas del señor Oriol Junqueras (presidente de ERC), tan diferentes a las de no hace muchos meses, reconociendo ahora que "la unilateralidad no es viable" abren la puerta a la negociación política. Bienvenida sea esa declaración, solo lamentar que se haya tardado tanto en reconocer algo que era muy evidente. Bienvenido sea también, por parte de las fuerzas independentistas catalanas, la aceptación de la evidencia de que el escenario político actual en España no es el mismo que cuando la DIU (octubre del 2017). Ni este gobierno español (PSOE/ UP) es comparable al gobierno anterior del PP, ni Sánchez es Rajoy. Tampoco el actual escenario político catalán es lo de antes, como por caso demostraron las últimas elecciones autonómicas que situaron al PSC, que ni es Cs ni muchos menos el PP ni tampoco el PSOE, como primera fuerza en Cataluña. Elecciones en las que, por caso, los partidos independentistas perdieron 650.000 votos: un dato relevante.


En la configuración del nuevo escenario también está siendo fundamental que el gobierno español de turno (PSOE/ UP) entendiese definitivamente que los problemas políticos exigen soluciones políticas y no judiciales. Que la vía de la confrontación y deslegitimación abierta por el Partido Popular (PP) ni ofrecía soluciones ni era democrática. Que apoyarse en la fuerza represiva del estado es mostrar debilidad y falta de ideas. Ayudaría que el gobierno español entendiese y aceptase que en democracia todas las reivindicaciones, incluida la independencia de una parte, son legítimas si se defienden democráticamente. Que son los pueblos quienes tienen que decidir y no los aparatos del estado.


Si definitivamente se confirma que en el llamado conflicto catalán la política pasa a ocupar el lugar preeminente que le corresponde estaremos, sin dudas, delante de un nuevo escenario político. Son tiempos de dialogo y negociación a pesar de los intentos de crispación por parte de los políticos de la Plaza de Colón que parecen querer poner a los pueblos de España hacia el sol y con la camisa azul.    

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress