Atalaya Minning, la minera de Touro, tiene "casi terminada" una planta de aguas y anuncia pactos con pescadores


|

Atalaya Minning presenta hoy jueves resultados trimestrales y la información incluye novedades sobre la mina de Touro - O Pino. 


La multinacional adelanta que una nueva una nueva planta de tratamiento de aguas residuales está "casi terminada", indica que ha llegado a pactos con entidades del sector pesquero -que no identifica- y reafirma que pedirá un nuevo permiso a la Xunta para reabrir la polémica explotación.


En lo financiero, sus resultados y el valor de sus acciones no han sido tan buenos como en trimestres anteriores. La compañía está renovando su cúpula al hilo de las desinversiones de varios de sus accionistas más importantes.



Mina touro reunion vilagacia 2

El primer intento de reapertura de la mina de cobre suscitó un gran rechazo social entre marsicadoras y pescadores de Arousa, como muestra esta foto de archivo de un acto contra la mina en Vilagarcía


El anuncio de la planta de tratamientos de aguas es relevante porque el riesgo de contaminación fue, en teoría, el principal factor por el que la Xunta tumbó el primer intento de reapertura de la explotación de cobre. Atalaya dice que va a presentar otro proyecto, pero que antes "tomó la decisión de abordar los problemas heredados asociados con la escorrentía de agua de la mina antigua". 


En otras palabras, la minera confirma que volverá a la carga, pero que antes de presentar la documentación intentará solventar la contaminación del Portapego y otros ríos en los terrenos de la vieja mina. Hay que recordar que la Xunta sancionó varias veces a los dueños de los terrenos -el grupo Explotaciones Gallegas, los socios locales de Atalaya- por esas escorrentías. 


Atalaya es consciente del miedo que causa una nueva mina con enormes balsas en la cuenca del Ulla. Ante esto, dice que ha tomado varias medidas previas a presentar otra solicitud. 


La primera, la citada construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales, abandonando el plan inicial, que era construirla a la vez que se reiniciaba la extracción de cobre.


La segunda tiene que ver con la fuerte oposición social a la reapertura entre los mariscadores y pescadores de la Ría de Arousa, aspecto político clave. Así, la firma indica que "se han firmado acuerdos con importantes comunidades pesqueras para implantar un sistema de control de calidad de aguas ubicado aguas abajo de Touro en el río Ulla, con el fin de demostrar la falta de impacto del proyecto en el río" dentro de una estrategia de "cero residuos". 


Atalaya asegura que así lograr "demostrar que los sistemas tecnológicos han mejorado drásticamente en los últimos 35 años años". Es decir, que la contaminación que, décadas después de se abandonase la mina aún continúa, no se va a repetir y que "cumplirá las condiciones ambientales más estrictas que puedan imponer las autoridades " .


NUEVA DIRECTORA NO EJECUTIVA

Por otra parte, la minera también informa de cambios en su cúpula. Al frente del día a día sigue el mismo CEO, el gallego Alberto Lavandeira, pero el Consejo de Administración ha nombrado una nueva directora no-ejetcutiva. Se trata de Kate Jane Richards, una empresaria con experiencia en mineras británicas y consultoría ambiental.


Este cambio probablemente tiene que ver con los últimos importantes movimientos de accionariado. Hace unos meses desinvirtió el el gigante chino Yanggu Xiangguang Copper, saliendo del Consejo el magnate Liu Xuejing . Los asiáticos eran unos de los accionistas de referencia.


También los fondos de inversión de Estados Unidos Liberty Metals y Orion han abandonado la compañía. Además, los fondos gestionados por el español Cobas del conocido gestor Francisco García Paramés han reducido sus posiciones.


Estas salidas han sido compensadas, pero solo en parte, por la entrada o la ampliación de las participaciones de dos fondos relacionados con empresas de seguros, los gestionados por  y la canadiense , detalla Economía de Galicia.


INGRESOS A LA BAJA

En la bolsa de Londres, Atalaya lleva seis meses de tendencia a la baja, tras acumular grandes ganancias en los dos últimos años al rebufo del encarecimiento del cobre. La compañía, cuya única mina en producción es la andaluza Río Tinto, presume de que este trimestre tuvo un "buen resultado financiero a pesar del impacto de los precios de la energía, la inflación y la huelga del sector transporte". 


Además, sus ingresos cayeron a 86,3 millones de euros en este período respecto a los 97,4 del mismo período anterior. Para solventar los sobrecostes por el encarecimiento de la electricidad, la multinacional indica que ha llegado a un acuerdo con Endesa para construir en Huelva una planta de energía solar con 50 megawatios a contruír en 2023.  



 



relacionada Sorprendente abandono de los chinos de XGC de Atalaya Mining, la empresa de la mina de Touro

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE