Ada Colau, la actriz frustrada a la que persiguen “los lobbies”

Carmen P. Flores

Cuando una persona ha vivido la frustración de no alcanzar su sueño, y se ve forzada a buscar otras alternativas, suele ocurrir que la nueva apuesta siempre estará marcada por esa ilusión incumplida e intentará trasladarla a su nueva ocupación. 


Algo así le ha ocurrido a la actriz frustrada y actual alcaldesa de Barcelona y candidata a un tercer mandato, Ada Colau. Llegó a la política siendo la “cara” visible de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), con apariciones diarias en las televisiones y otros medios de comunicación. 


Se metió de lleno en ese papel de “activista social” cobrando. La gente se creyó el papel magistralmente interpretado en esa etapa de la que tanto rendimiento ha sacado hasta ahora, pretendiendo seguir cuatro años más, sin que para ella eso sea “perpetuarse” en la política, como lo califica la activista actriz.


Cuando sus actuaciones públicas y su poder de convicción la llevaron a encabezar una lista “rompedora”, con el esfuerzo de muchas personas que se habían creído el proyecto de que hay otra manera de hacer política, sorpresivamente se hizo con la alcaldía de la capital catalana.


La ciudadanía estaba deseando los cambios que Colau y su equipo habían plasmado en su propuesta electoral y por ello estaban entusiasmados. Suele pasar que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. 


La “estrella” cambió sus prioridades, dejó tirados a algunos de los que les habían echado más de una mano y se rodeó de una guardia pretoria de dudosa efectividad en la gestión, pero sí de obediencia ciega. Algunos de los cuales, como su amigo del alma, Eloi Badía, el rebotado y frustrado aspirante a funcionario, la han puesto en más de un aprieto. 


Pero es igual, la soberbia no le deja ver la pésima gestión que ha venido realizando. Hasta la propia PAH se siente decepcionada y le han dicho que “Barcelona es la Ciudad con más desalojos de España” y se quejan que las familias deben esperar dos años y medio para acceder a una vivienda social”. Hay que recordar que en su candidatura del 2015 prometió construir o adquirir hasta 8.000 viviendas sociales, y ha quedado patente que ha sido la alcaldesa que menos vivienda social ha construido en la ciudad, hasta el propio Xavier Trías ha realizado más inversiones que ella.


La falta de políticas sociales la han llevado a tener diferencias con colectivos y trabajadores, pero es que también, los sectores económicos: turismo, parte del comercio, hostelería, industria y demás no se sienten escuchados. Colau solo se escucha a sí misma.


Otros de los grandes proyectos de la primera edil es el llamado urbanismo táctico del que tanto le gusta presumir. La polémica siempre acompaña a sus decisiones porque eso de dialogar, consensuar y pactar son palabras que no tienen valor para ella: aplica la política de ordeno y mando, porque tengo el poder - con permiso de los socialistas que callan-. Es su talante. Cuando se le reprochan estas actuaciones, se defiende atacando a esos enemigos, las “elites” y los “lobbies” económicos, todos van contra ella. “ La mejor defensa es un ataque” es su mejor arma y más en esta activista de la que solo queda el recuerdo y que le ha cogido el gusto al sueldo, las prebendas, el cargo, los viajes y lo bien que se vende fuera de Catalunya, especialmente en el extranjero.


Este lunes, los ex alcaldes Serra, Clos, Hereu y Trías, en una tertulia, han reprochado a la alcaldesa la falta de liderazgo, y que su proyecto no ha suscitado unidad ni la cohesión política que hubiese podido dar un empuje. Para el que fuera su antecesor, Xavier Trías, “el error de Colau ha sido no dejar huella en la lucha contra la pobreza. Siempre da la imagen teatral de que todo el mundo la persigue”.


Pero ahí está Colau dispuesta - si la votan- a continuar con su proyecto de cargarse más a la ciudad que fue un modelo no hace tantos años. Eso sí, la todavía alcaldesa lo hace por los ciudadanos, no por ella y su “equipo”, que como se ha visto en todos estos años, no tienen intereses personales. Solo son una “gran familia” que quieren lo mejor para la Barcelona que representan ellos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE