Feijóo y Urkullu seguirán gobernando, Pedro Sánchez lo tiene negro

Carmen P. Flores


Nf 3

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (PP), en un acto de campaña.


Las elecciones en Galicia y Euskadi han llegado a su fin con unos resultados en los que se confirma que los dos partidos que gobernaban en esas comunidades autónomas volverán hacerlo: Alberto Núñez Feijóo con mayoría absoluta en Galicia e Íñigo Urkullu en el País Vasco. Son unos resultados que ni ellos mismos se creían. Con el pacto más que posible con los socialistas vascos, el PNV tiene asegurada una legislatura “tranquila”.


En Galicia, Núñez Feijoo ha obtenido unos resultados excelentes, sobre todo en la provincia de Ourense, donde ha conseguido casi el doble que toda su oposición junta, una impresionante paliza. ¿Cuál es el motivo? Sin lugar a dudas, la mano de los Baltar ha sido decisiva en ello. Baltar hijo, presidente de la Diputación de Ourense y meses atrás casi “apestado” por parte de dirigentes del PP de la capital gallega, ha querido mostrar la fuerza y la influencia que tiene sobre una parte muy importante de la ciudadanía. El pulso a los dirigentes del PP de Santiago y de la calle Génova lo ha ganado como lo hiciera su padre en su día, cuando los de “Santiago” y Génova se querían cargar al último del clan de “la boina”. Ourense, hasta no se sabe cuándo, seguirá siendo el feudo de la familia Baltar.


Los votos de las distintas izquierdas gallegas suman 34 escaños frente a los 41 del PP. Solo los separan siete diputados, así que puede que en el futuro próximo el trabajo en el parlamento de las izquierdas les lleve, dentro de cuatro años, a ser la alternativa al PP.


El PSdG, pese a las disputas internas, ha mantenido aquellos votos fieles de los socialistas practicantes. Si el consenso hubiera sido el nexo de unión entre las distintas familias posiblemente el resultado hubiera sido otro.


En Euskadi, Podemos consiguió unos buenos resultados, pero no su objetivo de ‘sorpasso’ a EH Bildu. Y ello pese a la bajada de los abertzales en cuatro escaños. El PP no ha sido castigado, guardando muy bien el tipo su candidato Alonso.


Los socialistas han sufrido un varapalo importante en las dos elecciones.


Ciudadanos de Albert Rivera no ha conseguido representación en ninguna de las dos cámaras, ni gallega ni vasca. En esta última, por estar en contra del concierto vasco, la joya de la corona que la ciudadanía considera intocable.


Los resultados de las elecciones gallegas y vascas van a pasar factura a Pedro Sánchez, a quien van a echar en cara los malos resultados en las dos comunidades. Los barones y baronesa deben de estar afilando sus cuchillos para el próximo Comité Federal del día 1 de octubre. ¿Resistirá Pedro Sánchez la situación tan asfixiante? ¿Seguirá con su proyecto de postularse como candidato? Lo cierto es que la suerte no ha sido aliada del dirigente socialista y, desde luego, tendrá que tomar un camino --¿a su casa?-- para calmar las revueltas aguas de su partido.


Pedro Sánchez tiene los días contados, lo veremos en los próximos días.


Mientras eso sucede, los votos del PP no van a ser decisivos en Euskadi, por lo que los deseos de Rajoy tampoco se van a cumplir y la situación está para él tal y como estaba antes. Eso sí, con un Pedro Sánchez tocado por los resultados.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress