Argentina captura un pesquero gallego por, presuntamente, pescar ilegalmente en sus aguas

|

Pesquero capturado ArgentinaLa nave 'Palaya Pemar Uno'.


La autoridad marítima de Argentina ha apresado un pesquero español con puerto base en Marín (Pontevedra) que "estaba pescando ilegalmente" en el Mar Argentino, a la altura de Comodoro Rivadavia, según ha informado Prefectura Naval Argentina en un comunicado.


El buque 'Playa Pesmar Uno', que llevaba 34 tripulantes a bordo, se encontraba dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA) y fue interceptado por un guardacostas en el marco de los operativos para la protección de los recursos pesqueros dispuestos por el Ministerio de Seguridad de Argentina. Al ser interceptado, la tripulación del guardacostas estableció comunicaciones por radio con el capitán del pesquero con el objeto de que el buque detuviera su marcha, acorde a las normas internacionales, según Prefectura Naval Argentina.


El capitán del buque acató la orden de detener navegación y no levantar la red de pesca que tenía desplegada en el mar. Tras ello, una dotación de visita de la institución abordó el pesquero español junto a personal de la Agrupación Albatros y un inspector de la Dirección Nacional de Pesca.


Así, se ha procedido a realizar un control del pescado fresco capturado para determinar la cantidad de la carga. Las primeras estimaciones indicaran que lleva a bordo más de 320 toneladas de pescado procesado. "Con las fuerzas federales trabajamos para proteger los recursos que son de todos los argentinos", aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, apuntando que seguirán "fortaleciendo" su vigilancia en las aguas "para brindar seguridad y para garantizar el cumplimiento de la ley".


Según han informado fuentes del Ministerio de Exteriores a Europa Press, se ofrecerá la asistencia consular necesaria a la tripulación del barco, mientras se mantiene contacto con las autoridades del país sudamericano, a través de la Prefectura Naval de Argentina.


EL CAPITÁN DEFIENDE LA LEGALIDAD DE LA PESCA


Por su parte, el capitán del barco apresado asegura "en todo momento" el buque "ha estado fuera de aguas argentinas" y que no faenaban en territorio protegido. Así lo manifiesta el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, quien ha estado en contacto con la empresa. La armadora del buque es Pesquerías Marinenses, que se integra en el Grupo Pesmar (que también cuenta con comercializadoras de pescado y frigoríficos).


El 'Playa Pesmar Uno' asegura que se encontraba en la conocida como milla 201, cerca de Malvinas pero en aguas internacionales, "justo donde acaba la Zona Económica Exclusiva de Argentina", en donde en este momento "están concentrados unos 400 buques", principalmente de nacionalidad asiática, que buscan la pota, un cefalópodo estacional que se encuentra migrando, la oportunidad de los pesqueros para capturarlos.


En lo tocante a los 34 tripulantes que lleva a bordo, la empresa ha señalado que "se encuentran en buen estado", "más allá de la inquietud e incertidumbre", y que "la mayoría" son gallegos, incluido el capitán. Navegan escoltados por autoridades argentinas para tomar tierra en la región de Comodoro Rivadavia. El presidente de ARVI señala que "debe primar siempre la presunción de inocencia", pues "serán las autoridades judiciales las que tengan que determinar las responsabilidades".


USO DE UN BARCO ESPAÑOL "COMO REHÉN"


Por otro lado, la armadora del buque alega que le asiste el Derecho Marítimo Internacional para poder navegar por esas aguas sin pescar.


De ello informa la Asociación Española de Titulados Náutico Pesquera (Aetinape) en un comunicado, en el que apunta que "el buque pesca en Malvinas, pero descarga en Uruguay, por lo que es normal que se aborde la ruta del traslado en línea recta sobre aguas argentinas".


Sobre esta actuación, Aetinape ha acusado a Argentina de "volver a usar a un barco español como rehén para mejorar la imagen interna de su gobierno". Por ello, considera que la UE "debería utilizar su fuerza financiera para obligar" al país austral a "mitigar sus acciones populistas" contra embarcaciones que "pescan legalmente en el Atlántico Sur".


Sostienen  que "la finalidad" de estas actuaciones "es de carácter político interno". Por un lado, reivindicar "la ansiada soberanía sobre las Malvinas" a través de la visibilidad internacional de la detención del buque;  por otra parte, se encuentra "la aspiración" de Argentina a "ampliar la Zona Económica Exclusiva a más de 200 millas", después de haberlo propuesto "varias veces ante la ONU" sin resultado.


LA CAJA AZUL


Javier Touza remarca que la caja azul del barco será clave en este caso, ya que se trata de un sistema satelital que monitoriza en "cada momento" la posición del buque. Por ello, subraya que "las responsabilidades o no se verán en función de los datos que arroje la caja azul".


Sobre este extremo, cree que "es un indicio claro de colaboración con las autoridades pesqueras que cuando llegaron guardacostas y se solicitó que se parara el barco y se dejaran los aparejos en el agua se hizo". Tras ello, "subieron a bordo inspectores de la dirección nacional de pesca argentina y dieron instrucción de ir a puerto, que cumplieron en todo momento". 


El Gobierno central y la autoridades argentinas colaboran para determinar, mediante la información de situación satelital, si el barco entró en aguas de la Zona Económica Exclusiva de Argentina, en un proceso que puede durar entre "24 y 48 horas". De ello ha informado en declaraciones a los medios el secretario general de Pesca, Alberto López-Asenjo, quien ha apuntado que en este plazo habrá un pronunciamiento tras el "cotejo" de información con las autoridades argentinas.


Al respecto, el secretario general de Pesca ha explicado que se han pedido "mayores aclaraciones y una mejor precisión de la correcta ubicación del barco, dado que se presume que había entrado una milla en la zona". "En este caso lo que se está pidiendo a nuestros servicios de control y vigilancia es conocer la derrota", señala este alto cargo del Ministerio, con el fin de saber "todo el histórico" del buque.


En el pasado, otros barcos gallegos también fueron capturados por este motivo, como le ocurrió al 'Piscator' en 2013, un pesquero con base en Bueu que permaneció 20 días retenido y fue liberado con el pago de un multa.


ANTECEDENTES DEL BUQUE


El buque de Marín  fue multado por un tribunal de las Islas Malvinas por falsear capturas de pescado en 2015. En concreto, en la sentencia se multaba a la armadora Pesquerías Marinenses con 200.000 libras por diversos delitos relacionados con sus buques 'Playa Pesmar Uno', 'Playa Pesmar Dos' y 'Playa de Tambo'.


En este caso, la armadora fue condenada por delitos relativos a falsear datos de pesca, al declarar menos kilos de merluza de los capturados e intentar hacerlos pasar por otras especies.


También se multaba a la compañía por carecer de licencias de pesca necesarias para su actividad en la zona. En este caso también se condenó a su asociada Fibow Limited y a los por entonces capitanes de cada uno de los barcos.

relacionada Anmupesca presenta su nueva web para defender los intereses de las mujeres en el mar
relacionada Los Gardacostas gallegos requisaron este año 170 toneladas de pescado y marisco

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress