El impacto ambiental de los incendios deja sin agua a otro ayuntamiento

|

Primero fue Verín el último verano y ahora es Ribadavia la que se queda sin agua potable y tiene que recurrir al reparto de garrafas. Miles de gallegos comienzan a sufrir en sus propias carnes el impacto ambiental de los incendios forestales, que dejan tantas cenizas en el monte que -tras temporales como el actual- entran en la traída. 



Quemados cenizas incendios


El arrastre de las cenizas de los incendios de octubre debido al temporal 'Gisele' que se ha sentido notablemente en la geografía gallega ha provocado que el municipio de Ribadavia se quede sin agua potable. Así, el Ayuntamiento ha emitido un bando en el que insta a sus vecinos a no beber el agua de la traída debido a un exceso de turbidez.


No es la primera vez que algo así pasa en Galicia en los últimos tiempos. También el ayuntamiento de Verín tuvo problemas con el subministro de agua, precisamente, debido al aporte a la red de las cenizas de los incendios. Sucedió durante el último agosto, tras sufrir el sur de Ourense una de las constantes olas de incendios en la zona.


Por su parte, Aqualia, empresa gestora de este servicio, ha explicado que el mal estado del agua se debe al arrastre de cenizas que se acumularon como consecuencia de los incendios forestales del pasado año, en concreto, la ola de fuegos de mediados del mes de octubre.


La jefa de servicio de Aqualia, Paula Díaz, ha confirmado que la decisión de advertir a los vecinos se tomó este miércoles tras comprobar que el grado de turbidez del agua superaba los límites establecidos por Sanidad para su ingesta, aunque se puede seguir empleando para la higiene personal y el lavado de ropa y utensilios de cocina.


La compañía ha explicado que el mal estado del agua se debe al arrastre de partículas de ceniza procedentes de la zona en la que se hace la captación para la capital del Ribeiro. Las instalaciones están en el vecino ayuntamiento de Carballeda de Avia, donde la oleada de incendios del pasado mes de octubre afectó a más del 70% de la superficie municipal.


Díaz ha explicado que a las 12,00 horas de este miércoles se detectó que los índices de turbidez superaban el baremo establecido para prohibir su consumo, por lo que se procedió a informar a la delegación territorial de Sanidad y al ayuntamiento.


POSIBLES MEDIDAS PARA SOLVENTAR LA SITUACIÓN 


La decisión fue emitir un bando para advertir a la población aunque no se ha cortado el servicio. En el texto se confirma que el Ayuntamiento y la empresa "están estudiando medidas para solventar la situación en el menor plazo de tiempo posible".


Para atender a la demanda de los vecinos, la empresa reparte garrafas de agua en sus instalaciones en Ribadavia, en horario de 9,00 a 14,00 horas y de 15,00 a 18,00 horas. A lo largo de la mañana de este jueves se han repartido más de 300 garrafas de cinco litros.


La empresa ha advertido de que la solución pasa por que haya "una tregua" en las lluvias, que "están siendo intensas con motivo de la sucesión de borrascas". De este modo, confía en que se podrá "purgar la red y eliminar los restos" que puedan quedar en el suministro.


También llama a la calma de los consumidores y explica que se están haciendo mediciones sobre la turbidez del agua diez veces al día y un análisis diario en laboratorios especializados.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress