"Si los mensajes de Queremos Galego fueran ciertos, el gallego debería estar en una situación desastrosa y no lo está"

|

Galiciapress entrevista al secretario general de Política Lingústica en la víspera del Día das Letras Galegas. Valentín García defiende que “el futuro de la lengua no se juega en la enseñanza” y critica las visiones alarmistas y el uso del idioma en la batalla política. Reconoce, eso sí, que hace falta tomar medidas para revertir la pérdida de hablantes entre los jóvenes. La práctica lingüística de Ciudadanos y las ayudas a los medios de comunicación son otros de los temas de esta conversación.


Valentin garcia entrevista politica linguista


Usted es el máximo responsable de la política sobre lengua del Gobierno Gallego. Un ejecutivo que a menudo llama a sacar la lengua del debate político. ¿Por qé no se debe hacer política con el idioma?

El idioma siempre está influenciado por la política. Sí hay que hacer política con el idioma como con cualquier otro ámbito de la realidad, entendida la política como una de las funciones más necesarias de la sociedad.


Pero no polémica …

Efectivamente, no polémica. La política lingüística tiene que estar basada en los consensos  en medio y largo plazo porque obedece a ciclos y a flujos que van despacio. No se cambia la lengua de un país de un día para otro. Tenemos que tejer alianzas para programar redes. Para que sean efectivas, hace falta tiempo y consensos amplios en los que todos estemos. Hoy en Galicia no hay ningún tipo de duda sobre que todos los partidos y todas las opciones políticas están a favor de promocionar el gallego y hacen uso de él.


Serán los que tienen representación en el Parlamento …

Claro.


Le digo porque yo acabo de entrar en la página de Ciudadanos en Galicia y está sólo en español, como están sólo en español las notas que mandan a los medios.

Yo no sé el que va a hacer C’ s cuando tenga representación o responsabilidades de gobierno. Mucho me temo que, a pesar de los postulados que pueda tener ahora, cuando le toque gobernar -como en muchas otras cosas- tendrá que vincularse a la realidad social que hay. En Galicia, la gente, mismo quien no lo habla, le quiere al gallego. Ciudadanos u otra opción tendrá que respetar una lengua que la lengua de la enseñanza y la de las instituciones, de los poder públicos y de la cultura. Siempre pongo el mismo ejemplo, el Parlamento Gallego es el único parlamento del estado en el que todos los diputados hablan en gallego. Esto no pasa ni en Cataluña, ni en el País Vasco ni en ninguno otro lugar. O donde los medios de comunicación en castellano hacen más uso del gallego, a pesar de las críticas que siempre sufren de que hacen poco uso del gallego. Porque en otras realidades lo que tenemos es medios de comunicación en catalán y medios de comunicación en castellano. En Galicia es muy habitual que un grupo de amigos hablen en gallego y otros en castellano y cambien de idioma. Fuera de Galicia es muy difícil encontrarlo. Esto los dicen que en Galicia las dos lenguas conviven con una normalidad asombrosa, por parte de la población. Y esto tiene que tener reflejo en la política, debe surgir de abajo arriba. Ciudadanos por mucho que quiera hacer piruetas en el aire, cuando le toque, si es que le toca, gobernar tendrá que venirse a la Terra y tendrá que gobernar con la gente que está en este país, que lo tiene muy claro. 

Igual no lo tenemos tan claro los políticos y las instituciones, pero la gente sí.


Mañana 17 de mayo, mucha de esa gente que usted habla vendrá a Santiago, como hacen todos los años, convocados por la plataforma Queremos Galego. Y una de los principales motivos de que se concentren miles de personas es  denunciar la “inanición” de la política lingüística de la Xunta …

Yo siempre fui de la idea de que las cosas no se arreglan con manifestaciones. Es muy legítimo que quieran manifestarse, como se manifiestan el 25 de julio o en fechas señaladas en muchos lugares por finalidades distintas. Este gobierno, al igual que los anteriores, tendrá aciertos y errores pero es un gobierno que mantiene una lengua con los porcentajes de competencia lingüística y de uso más elevadas de todas las lenguas cooficiales del estado. Si fuera cierto, si lo fueran los mensajes  tan alarmantes que se lanzan desde esta manifestación, desde hacemás de treinta años que convocan la manifestación, el gallego debería estar en una situación desastrosa y no lo está. Somos una lengua con 1,3 millones de hablantes y calculamos que podemos tener otro millón fuera de la Galicia territorial. Evidentemente es una lengua que hay que trabajar por ella y tiene que mejorar en muchos ámbitos, pero es una lengua que cambió mucho con la sociedad que la habla y para la que no hay que encender luces de alarma. Está estabilizada y aceptada.


Ya, pero como denuncia Queremos Galego, el gallego es el único idioma oficial de España que está perdiendo hablantes.

Me alegro que saque ese dato. Llama la atención porque es un dato parcial. Primero, aclarar que el que le llamamos nosotros un gallegohablante no es lo mismo que en Euskadi por ejemplo se le llama un euskaldun. Allá, un hablante de euskera es una persona que entiende la lengua, el habla y la escribe mínimamente. Eso ya es un euskaldun, aunque no lo hable todo el día! En Cataluña es una cosa parecida. Allá miden competencias pero no miden usos, empezaron a medir usos hace tres años o cuatro. Antes estaba prohibido medir usos en Cataluña. Sabes como medimos los gallegohablantes en Galicia?


¿Cómo?

Las personas que sólo hablan gallego durante todo el día o hablan más gallego que castellano. Lo medimos únicamente por los usos. Una persona que sabe leer y escribir en gallego, pero que sólo lo habla accidentalmente - por ejemplo con los compañeros de trabajo - no lo consideramos gallegohablante, hasta ahora. La vara de medir no es la misma. Nuestra forma de medir gallegohablantes es la más restrictiva de todo el estado. Y a esto al mejor también tenemos que mandarle una vuelta. Yo considero que estas personas, que no hablan tanto gallego como los demás pero sí lo hablan a veces, también son gallegohablantes, porque tienen la potencialidad de sello.


Hablaba de Cataluña ¿Cómo puede influir la tensión en esa autonomía -que es uno de los motores del ascenso de Ciudadanos- al debate sobre el gallego? ¿Puede acabar perjudicando al idioma?

No sé se perjudicando, pero por lo menos afectándolo sí. Esto corrabora la tesis de que tenemos que separar el idioma de las corrientes políticas. No podemos vincular una lengua a forma de pensamiento, la una ideología, la un partido. La política flutúa. Todo el lío de Cataluña pasará de una manera u otra. La lengua no puede estar supeditada al juego de la política, que es muy intensa y una lengua no puede estar metida en ese “ feireo”. Una lengua tiene que tener una planificación mucho más estable. Los ciclos no coinciden, los de la lengua son muy largos y los de la política cada vez más cortos. La lengua no puede ser nacionalismo, la lengua no poder ser centralismo, la lengua no puede ser independentismo. La lengua juega por encima de todas las cosas.  Evidentemente, está relacionada con todo. Evidentemente el nacionalismo está relacionado con la lengua, pero como también lo tienen los partidos de centro, de centro derecha. Quien hizo política lingüística y quien construyó mayoritariamente este país en tiempos de democracia, no fueron partidos de izquierda y nacionalistas. Y cuando les tocó gobernar a ellos, la lengua siguió siendo a misma, tampoco se construyeron aquí catedrales lingüísticas. Nadie va a hacer milagros al igual que nadie va a destruir la lengua, una lengua sobrevive mucho más que ningún gobierno.


Pero hay datos preocupantes, sobre todo en el tema de la juventud en las ciudades. No hay que ser sociolingüista para ver que en las escuelas los chavales hablan cada vez menos gallego. Incluso los que hablan gallego en la casa, tienden a perder el idioma.

Efectivamente. Esa es una de las claves.


Y la Real Academia dice que uno de los motivos es el Decreto del Plurilingüismo …

En la diagnosis que cualquier sociolingüista puede hacer sabemos que el futuro de una lengua, de la nuestra o de cualquiera, no se juega no enseñanza. La enseñanza lo que nos da es competencia.


¿Dónde se juega entonces?

En la segunda socialización. Perdona, ¿pero qué lenguas hablabas ti en la enseñanza?


En la enseñanza primaria y media castellano, a pesar de ser mi familia gallegohablante. En la universidad, gallego; en la Facultad de Periodismo se hablaba mayoritariamente gallego.

Ahí lo tenemos. Y si habías ido a trabajar a Mazaricos hablarías gallego y se habías ido a trabajar Düsseldorf hablarías alemán.


¿Entonces el motivo del evidente retroceso que hay del gallego entre más los jóvenes no son las aulas?

No, para nada, el contrario. Cuarenta años atrás, el difícil sería encontrar un niño en Ourense Centro que supiera hablar gallego. Se aprendía a hablar gallego cuando eras adulto, si aprendías. Si sacabas una plaza en la Diputación y todos tus amigos hablaban castellano, no hablabas gallego en la vida. El gallego era una lengua que para las gentes de las ciudades llegaba en la edad adulta. Luego, alguna gente de las ciudades cogía algunas destrezas en gallego, otros pasaban a hablar gallego. Ahora los niños del centro de Ourense pueden hablar gallego porque tienen la competencia, que se la da la enseñanza. Ojo, la enseñanza da competencia y actitud, pero nada más. Nadie habla una lengua u otra porque en el colegio le habían hablado una lengua u otra.

Hablamos la lengua que habla nuestra pareja, nuestros compañeros de trabajo, nuestros amigos del tiempo de ocio, nuestros medios de comunicación … No la lengua del colegio. La lengua del colegio la perdimos de vista cuando cumplimos 17 años y dejamos el instituto, en muchos casos antes. Esa lengua puede ser una u otra, pero si esa persona que crece en el centro de Vigo hablando en castellano resulta que va a trabajar en una cooperativa ganadera en Mazaricos, en mayor o menor medida va a hablar gallego. Y al contrario, el que va de la escuela de Mazaricos, donde todos los niños hablangallego, pero va a trabajar al centro de A Coruña, en mayor o menor medida va a hacer uso del castellano. Esto siempre es así, son los entornos, es la socialización. 


¿Qué va a hacer luego el Gobierno Gallego referido la esa socialización para revertir la pérdida de hablantes entre los jóvenes?

Tenemos que lograr que empresas como Coca Cola, Gadisa, Eroski empleen el gallego o por lo menos tengan presencia del gallego nos sus ámbitos comerciales. Tenemos que lograr que los profesionales y autónomos, en mayor o menor media, usen el gallego. Que cuándo reciban una llamada en gallego, usen el gallego. Que cuándo le pidan una factura en gallego, que tengan una factura para emitirla en gallego. Que las familias, aunque sean castellanohablantes, le transmitan a sus hijos el gallego y que hablarlo es útil, una cosa hermosa y que el gallego es una lengua importante. Que la gente, cuando vaya ligar o a jugar el fútbol usen el gallego. El caso del fútbol es muy claro. Muchos chavales fuera de la cancha hablan gallego pero en cuanto llegan el entrenador ya les empieza a hablar en castellano, como hacen los grandes equipos y los medios. Normalizar el uso del gallego y hacer de él una lengua atractiva, esa es la clave. La clave ahora no es la enseñanza, lo fue en tiempos, cuando la gente hablaba gallego pero no sabía ni hablarlo ni escribirlo. Hoy ya no estamos en esa fase. Hoy leí a Víctor Freixanes decir “yo lo que quiero y quitar el gallego del gueto de la enseñanza”. La enseñanza es el inicio de la normalización pero ahora ya despegamos de esa fase.


En definitiva ¿el Gobierno está satisfecho con los resultados del decreto del plurilingüismo?

El Decreto está funcionando con total normalidad.


Ya, bien, que funcione con normalidad no implica que los resultados sean buenos.

Sí, el decreto se implantó hace diez años …


Tiempo de hacer balance por lo tanto.

Si el decreto fuera tan pernicioso … Los niños que tenían de aquella diez años ahora tienen veinte. No debería hablar gallego ninguno de ellos. El Gobierno está haciendo un plan de dinamización del gallego en la juventud, ya es el segundo plan que hacemos, el primero fue lo de dinamización en el tejido económico, que está teniendo buenos resultados. Ahora queremos hacer elde juventud, un sector muy transversal y una población que a menudo no le gusta que les digan el que tienen que hacer. No es un ámbito de edad fácil para incidir en él, pero estamos haciéndolo porque ahí coincidimos en el diagnóstico, ahí es donde queremos incidir.


Bien, van a incidir en la juventud con una serie de medidas. Hay una corriente de pensamiento que opina que el dinero público no se deberían intervenir en influir en la lengua que cada uno habla, que eso es de la esfera privada ¿Como rebatiría las personas que opinan así?

Hay un factor que es el bien de interés cultural. La lengua no es sólo un medio de comunicación, como el telégrafo. La lengua marca el carácter de un pueblo, la forma de ver el mundo que tiene un determinado grupo humano. Para no hablar de la creatividad artística, impregna un sistema cultural. En ese sentido, el gallego y cualquier idioma merece ser cultivado e impulsado, como lo merece ser cualquier bien cultural, sea la catedral, Cantares Gallegos o Hamlet.


Usted citó en varias ocasiones el tema de la importancia de los medios de comunicación.  A  parte de la TVG, que es la principal herramienta de normalización de los medios que tiene el Gobierno, hay una convocatoria de ayudas a medios de comunicación en gallego. El año pasado repartió esa convocatoria 197.000 euros. En ese mismo período, la Xunta gastó en medios -entre ayudas y publicidad - más de 21 millones de euros. Es decir, las ayudas para medios en gallego representan algo así como el 1%. Mañana veremos las portadas de todos los periódicos en gallego, pero el cierto es que en el día a día la mayoría siguen -a pesar de recibir todo ese dinero público- marginando al gallego las páginas de cultura y algunos artículos de opinión. En definitiva, no parece que la política de promoción del gallego en los medios dea resultado …

Entiendo que es una medida discutible. Los medios de comunicación son una parte importante de la promoción del gallego, evidentemente. Estamos haciendo un esfuerzo en que sean los medios más leídos los que contengan gallego. Se hizo un esfuerzo importante en los últimos años. En esa convocatoria, pasamos de exigirle un 8 por ciento a exigirle un 15 por ciento.


Bien, también le exigen para cobrar las ayudas que respeten el idioma de las citas, por ejemplo de dirigentes cómo usted y no las transcriban al castellano. Y muchos periódicos, pese a cobrar subvenciones con condición de respetar el idioma de la fuente, traducen al castellano las intervenciones en gallego del presidente de la Xunta, por ejemplo.

Es cierto que es una vieja reyerta. Hay periódicos que sí las respeta ahora. Y estamos constantemente encima de los otros para que las respeten, pero los medios tienen también sus dinámicas y líneas editoriales muy rígidas. Nosotros tenemos que hacer equilibrios, para que vean el gallego como una oportunidad. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress