​“Gastar más en luces de Navidad que en fomentar el empleo es una barbaridad”

|

Galiciapress comienza con Xabier Pérez Iglesias (BNG, Vigo) la ronda de entrevistas a candidatos a las elecciones municipales. El joven asume el desafío de retornar a los nacionalistas al Ayuntamiento. Para lograrlo, apuesta por marcar espacio, con duras críticas al alcalde pero también a la supuesta pasividad de la oposición. O  Marisquiño, el Hospital Álvaro Cunqueiro y el  intento de pelotazo en Balaídos son algunos de los temas de esta conversación.



Xabier perez igrexas bng vigo


Abel Caballero dijo que iba a preguntar si las luces de Nadal de Vigo se ven desde espacio. ¿Qué le parece la política de apostar por esto como reclamo?

El espectáculo roza lo lamentable. El ridículo que se ha hecho por parte de el alcalde en esta cuestión entiendo que ya es lo del menos. Como humor, pues puede tener mejor o peor gusto, pero el problema no es ese. Lo verdaderamente grave es que haya quien gobierna decidiendo destinar un 25 por ciento más en eso que en políticas de empleo. Un millón y medios de euros es una barbaridad descomunal, sin comparación con cualquiera otra ciudad ya no gallega, sino del Estado, en proporción; mientras el Plan Municipal de Empleo tiene una partida de 1,2 millones. Un Plan que existe gracias a ser una propuesta del BNG y cuyo presupuesto se amplió gracias nuestras enmiendas. ESs increíble que en una ciudad que tiene en el paro más de 23.000 personas, con 65.000 personas en riesgo de exclusión, se destine un 25% más a la farándula que a atender la principal preocupación de los vecinos, que es tener un empleo digno.


¿A qué cree que se debe esto?

A una absoluta falta de proyecto, al desnorte. Detrás de la polémica de las luces está el intento de hacer opaco que no hay política municipal, que no se está haciendo prácticamente nada por parte de un gobierno que tiene una mayoría absoluta, que tan absoluta es que no hace absolutamente nada.


Otro tema que marca la política municipal es el proyecto de la Ciudad Deportiva del Celta en Mos y la posible intención de que el Celta acabe jugando en Mos, y no en Balaídos. Cuál es la postura del Bloque sobre el futuro del estadio?

Demandamos transparencia. La remodelación de Balaídos sí es necesaria. Hace años que hay auditorías arquitectónicas e informes de seguridad que alertan al Gobierno Municipal de los riesgos. El problema es que una actuación de esa envergadura merece la máxima transparencia, explicar cuál son las prestaciones y el coste, y quien asume cada parte y a cambio de qué. Nada de eso hubo. Hubo infografías, algunas, y anuncios en algunos medios de comunicación local. Vemos además como el proyecto cambia sobre la marcha. Ahora se habla que debajo de las pistas de atletismo -en un estado lamentable, tenemos atletas olímpicos que tienen que ir a entrenarse la otros ayuntamientos- se va a instalar el prometido aparcamiento. Las actuaciones en las gradas parecen que fueron menos del anunciado pero los costes parece que se disparan.


En segundo lugar, entendemos que Balaídos necesita una actuación. No se trata de hacer un mausoleo, una gran obra arquitectónica. Se trata de tener un estado funcional, moderno y absolutamente seguro.


¿Y qué le parece la idea inicial del presidente del Celta para que el Ayuntamiento le cediera la titularidad de Balaídos? ¿Era un pelotazo?

Estaría bien que Mouriño explicara el motivo por el cual quiere ser titular de una instalación municipal, de la que tiene prácticamente tiene el uso exclusivo en unas condiciones objetivamente muy ventajosas para el club. El primer convenio en el que se comienza a regular que el Celta comience a pagar parte de los costes que supone mantenerlo fue durante la alcaldía del Bloque. Efectivamente, hay esa sospecha, somos conscientes de existe esa percepción, de que lo que se quiere es tener un activo mobiliario para que pase a ser parte del activo financiero del club. La posición del BNG es firme: el estadio es municipal, de uso público, es razonable que el club -que es de Primera, que es un emblema y que sentimos como propio la inmensa mayoría de la ciudad- use las instalaciones y asuma parte de los gastos. Nunca nos vamos a prestar para ninguna operación que abra la puerta a un pelotazo.


Hablando de informes urbanísticos, abordemos el accidente del Marisquiño. Primero, tras dejar cientos de heridos, ¿debe el festival seguir organizándose en Vigo?

El Marisquiño es un evento de referencia mundial, que coloca a Vigo en el mapa del deporte y de la cultura urbana. En lo posible, hay que asegurar su presencia en la ciudad. Sería una mala noticia que un festival de esas características no se desarrolle en nuestra ciudad.


Y visto lo publicado, ¿quién cree que el responsable del sucedido? ¿El ayuntamiento de Abel Caballero o el Puerto de Vigo de López Veiga?

Resultaría frívolo que nosotros dijéramos quién es el responsable. La investigación judicial esperamos que determine los responsables. Es necesario que se clarifique y que se den todas las explicaciones por parte de esas dos administraciones, pero también por parte de la Xunta para explicar porque el suelo se vino abajo, provocando 477 heridos y felizmente ningún muerto, pero pudo haberlo habido. Tiene que haber explicaciones en el Juzgado pero también en la política. 

¿Cómo fue posible que este accidente gravísimo se produjera? Que se investigue, caiga quien caiga. También para evitar que vuelva a pasar, en ese espacio o en otros.

Lo que ya claro está es que hubo falta de cooperación entre las administraciones. Falta de cooperación que parece ha provocado la falta del elemento que parece ser el elemento principal que explica ese accidente. Dicho esto, el PSOE vetó ayer en el pleno la comparecencia del Alcalde. Desde el BNG decimos que se un alcalde se niega a comparecer para explicar un accidente como el del Marisquiño, no puede continuar siendo alcalde ni un solo minuto. Su negativa a comparecer tiene que ir acompañada por su dimisión inmediata e irrevocable.


Hoy arranca la comisión de investigación del Marisquiño en el Parlamento de Galicia, pero también la de los recortes en la Sanidad Pública. En Vigo ya hace varios años que funciona el Hospital Álvaro Cunqueiro, polémico por lanzarlo la Xunta mediante el modelo de colaboración pública-privada y que suscitó enormes marchas de protesta en la urbe. ¿Pasado ya un tiempo, que balance hace del HAC? ¿Mejoró la calidad sanitaria en Vigo?

Hubo un clamor social porque la Vigo se le castigó durante estos años con un hospital privatizado pero también insuficiente. Esto está teniendo efectos importantes, vemos como los servicios no sanitarios están en una situación muy mejorable, también por la precariedad laboral que sufre el personal. Seguimos con precariedades importantes que se ven claramente con el tema de las camas. La Consellería siempre dice lo mismo, que tiene la capacidad de desdoblar, la cuestión es que no la desdobla porque no tiene personal para hacerlo. Si el HAC funciona, prestando una atención digna, es gracias al enorme esfuerzo del personal que padece los recortes del PP. Se confirmó que el modelo privatizado no era sólo un negocio para las empresas sino un modelo en el que se recortaba prestaciones, que también se ven en la Atención Primaria con la ausencia de servicios de pediatría. El PP es el enemigo de la sanidad pública.


Abordando ya el panorama político, desde fuera da  la sensación que la agenda localista de Abel Caballero funciona electoralemente muy bien entre los vigueses. ¿Qué alternativa ofrece el Bloque frente a esto?

Hay quien se apropia de la bandera de Vigo, que no pueden ser cuatro letras que se invocan de manera reiterada para ocultarlo todo y justificar la total falta de acción de gobierno. En Vigo no hay política municipal, en Vigo lo que hay es espectáculo. No hay Gobierno, hay un concejal plenipotenciario cuya única área es dar titulares y hacerse fotos. El BNG no admite lecciones a la hora de defender Vigo, que no es otra cosa que defender a los vecinos y vecinas. Defender Vigo no es tener Vigo en la boca, es hacer, por ejemplo, que puedan usar el bus urbano cómo en otra ciudad, y no tengan que esperar 45 minutos o que se puedan desplazar en autobús urbano también en domingo.


El BNG no está ahora mismo en el Pleno del Ayuntamiento, cuando en la ciudad hubo en su día un alcalde nacionalista. Supongo que usted aspira al máximo, a gobernar por mayoría si lo consigue, pero ¿qué expectativas reales tiene el Bloque para las municipales de esta primavera partiendo de que está fuera del Consistorio?

Nuestras expectativas son muy positivas. No solo en Vigo, constatamos que hay una nueva onda de simpatía, de gente que vuelve a mirar al BNG. Fue un resultado muy duro el de las últimas elecciones. Quedamos fuera, por la mínima. Tomamos buena nota y creemos que entendemos el mensaje. Ese resultado durísimo se convirtió en una oportunidad. En tres años con el BNG fuera del Salón del Plenos cualquier vecino puede ver la evidencia de la diferencia entre que esté o no el Bloque. El BNG fue una fuerza determinante en Vigo, desde lo Gobierno o desde la oposición. La ciudad avanzaba, había propuestas y alternativas y hoy hay una falta de política municipal por un Gobierno que es hoy absolutamente ineficaz pero también hay decirlo, sin ánimo de polemizar, también hay una falta de alternativa que se lo puso muy fácil desde la oposición. Nuestro objetivo es traducir esa simpatía en un apoyo que nos garantice, yo personalmente estoy convencido de que volveremos al Salón de Plenos, que el Bloque sea determinante. Será bueno para el BNG y para la ciudad.


Y para lograrlo, que le diría a un vigués de izquierda que en su día votó al Bloque pero que ahora votó las mareas o la Podemos o la Caballero en las locales. ¿Cómo lo convencería que votara de nuevo BNG?

No nos dirigimos a unos votantes o a otros, el nuestro es un proyecto con vocación de mayoría, con independencia de que hayas votado antes. Queremos sumar a todos para darle un nuevo impulso a la ciudad sobre dos ideas. Primero, hacer de Vigo una ciudad para el pueblo, que el Ayuntamiento use sus importantes recursos públicos para resolver los problemas reales: transporte, cultura, deporte, empleo,e tc. En segundo lugar, frente a los que quieren hacer de Vigo una especie de ciudad-estado del tamaño de su ego, para seguir desgobernándola como si fuera su cortijo, nosotros queremos hacer de ella el motor de todo el país, para que vuelva a ser la capital de la industria y de la innovación de Galicia, y del cambio político.


Última pregunta, de tipo personal. Cierto es que en las últimas elecciones el Bloque repunta tras la caída de hace años, pero también es cierto que en Vigo parte de no tener representantes en el Pleno. En una situación así, ¿qué llevó a Xabier Pérez Iglesias a dar el paso adelante y postularse para ser cabeza de cartel?

En el BNG somos un proyecto político de transformación desde la izquierda y el nacionalismo en beneficio de la mayoría, por lo que tenemos una visión de la política institucional muy distinta que la de otros. No la concebimos en clave de carrera o individuos. Dicho esto, mi motivación hoy es la misma que la que tenía cuando con 13 años entré en el movimiento vecinal, que es que hay una realidad que no me gusta, que es injusta. Luego, con 13 años, entendí que, si bien es una tarea colectiva transformar la realidad, también requiere del compromiso individual de las personas. Mi compromiso es poner lo mejor de mí mismo acompañado de mis compañeros de organización, que hoy está absolutamente cohesionada, al servicio de esa transformación para devolver la ciudad al pueblo y hacer de Vigo un motor de cambio. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress