Obreros portugueses en Galicia: “una vulneración de derechos que roza a la esclavitud”

|

En declaraciones a Galicia Press, el secretario nacional de la Federación de la Construcción y la Madera de la CIG, Plácido Valencia, desgrana la precariedad laboral en la que viven muchos trabajadores de la construcción, tanto portugueses como gallegos. 



Padornelo tunel ave

Obras en la constucción del AVE


La larga e interminable línea de AVE que unirá Galicia con Madrid seguirá sin finalizarse hasta, al menos, 2020, tal y como explicó la pasada semana José Luís Ábalos ministro de Fomento. Diariamente son cientos de obreros los que trabajan en las faraónicas obras que conectarán la capital del Estado con Galicia por medio de la alta velocidad. Un buen número de esos operarios tiene que cruzar diariamente la frontera, ya que la mano de obra lusa está muy presente en la construcción gallega. Una mano de obra que, aunque percibe un sueldo mejor que el que recibiría en Portugal, se ve sometida diariamente a la explotación laboral de las empresas que buscan sacar más beneficio recortando los derechos de los trabajadores.


Plácido Valencia, es la persona responsable de la ‘Campaña por los Trabajadores Transfronterizos’. El sindicato está muy concienciado sobre esta situación que califican de “una vulneración de derechos que roza a la esclavitud”. “Lamentablemente estos casos en la construcción se dan sobre todo en obras del Estado, como la construcción del AVE”, afirma Valencia, ya que son las empresas subcontratadas las que someten a los trabajadores a estas condiciones, amparadas por la permisividad y desinterés de las administraciones públicas. Por otro lado, también advierte de que aunque él solo puede hablar por su sector, es de sobra conocido que empresas del textil o la automoción utilizan los mismos métodos.


Durante la reunión que mantuvieron el pasado 26 de septiembre en Verín la CIG y el sindicato portugués CGTP-IN, los cuales firmaron un convenio de colaboración en febrero de este año, Valencia expuso en su intervención como las empresas pactan un salario por horas con los trabajadores y les obligan a firmar un contrato en el que se estipula que su jornada es de 8 horas, cuando en realidad esa jornada puede ser incluso de 20 horas. “Trabajan horas de forma reiterada para poder alcanzar el sueldo acordado, ya que con salarios de 4 euros la hora, como se ha dado en algunos casos, no se puede ganar el dinero que deben ganar trabajando solo 8 horas al día”, afirma Valencia.


Pero estas condiciones no se limitan al lugar de trabajo. Valencia advierte que muchos trabajadores son obligados a residir hacinados en pisos con otros compañeros, bajo la supervisión de un superior, lo que les impide denunciar su situación. También declara que en muchos casos son los supervisores los que controlan la nómina que perciben los obreros y que les descuenta el transporte o la gasolina de su sueldo. Tampoco tienen vacaciones y a la hora de acceder a prestaciones, como el paro o las pensiones, los trabajadores se enfrentan a muchas dificultades al no poder presentar la documentación que le requieren desde las administraciones portuguesas.


ACCIDENTES LABORALES

En lo relativo a los accidentes laborales en la construcción del AVE, Valencia confirma que solo tiene constancia de un trabajador portugués que sufriese lesiones, pero precisa que es un dato irreal, ya que “no hay forma de saber cuántos trabajadores viven en estas condiciones laborales porque no existen registros fiables”. Con todo, desde la CIG muestran su preocupación por el alto número de muertes registradas en la construcción del AVE en los últimos años, algo que Valencia achaca a las condiciones precarias en las que trabajan. “Cuando prolongas tu jornada laboral durante horas y horas, la fatiga termina siendo un riesgo para ti y para tus compañeros, lo que provoca los accidentes laborales”, alerta.


Para luchar contra estas empresas, Valencia admite que es difícil actuar contra ellas porque “utilizan direcciones ficticias, por lo que cuando llegas a la sede de la empresa ves que allí no hay nadie, es algo que hemos visto en varias empresas en Tui”. Por otro lado, recalca que muchos trabajadores afectados no pueden buscar ayuda ya que se encuentran bajo el yugo de la empresa o del supervisor, por lo que sin su tesmtimonio la lucha de los sindicatos pierde fuerza.



relacionada Portugueses trabajando a "4 euros la hora" en las obras públicas gallegas

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress