La minera de Touro niega que su actividad “afecte” al Camino de Santiago

|

La empresa Cobre San Rafael S.L. rechaza las conclusiones de ICOMOS presentadas por las plataformas y acusa al organismo de ser “una entidad privada que en ningún caso tiene la competencia para representar a la Unesco”. El informe, al que ha tenido acceso Galicia Press, no solo hace referencia a que la actividad minera afectaría de forma directa al trazo del Camino de Santiago, sino que el valor paisajístico del recorrido se vería gravemente afectado por una actividad que se prolongaría durante más de 16 años.


IMG 20181113 113721

Miembros de las plataformas ante los medios


Las plataformas ‘Mina Touro – O Pino NON’ y ‘Pola Defensa da Ría de Arousa’ desglosaron ayer el informe de ICOMOS sobre el “Proyecto de actualización de la explotación vigente de la mina de cobre de Touro”, proyectado por la empresa Cobre San Rafael S.L. El estudio señala que este proyecto minero tendría un grave impacto sobre el espacio ambiental y paisajístico de la zona, llegando a afectar a bienes que son Patrimonio Cultural Mundial, como ese el caso del Camino de Santiagocuyo trazado histórico se vería afectado si se reactiva la explotación minera, ya que O Pino, donde está situada la mina, es el último municipio antes de entrar en Santiago, y se encuentra situada a escasa distancia de la ruta de peregrinación. Sin embargo, la empresa al frente del proyecto minero niega estas conclusiones y señala que su actividad no repercutirá sobre el Camino.


PÉRDIDAS PAISAJISTICAS Y ECONÓMICAS

Sin embargo, el Camino de Santiago no es el único elemento que se vería afectado por el proyecto minero, tal y como se detalla en el informe de ICOMOS, donde se hace especial hincapié al hecho de que tanto las mamoas como el ramal del camino primitivo que conectaba Arzúa con Armental, perteneciente al tramo Quión-Arca, quedarían sepultadas por la escombrera programada en el proyecto minero. La destrucción de estos bienes, como señala el informe del organismo perteneciente a la ONU, supondrían “un expolio, prohibido por la Constitución Española y la Normativa de Patrimonio Estatal y Autonómico”, algo que recalcaron los miembros de las plataformas que presentaron el informe ante los medios.


La mina de Touro sepultaría parte del Camino de Santiago original 


Jorge Duarte, concejal de Espacios Ciudadanos de Santiago, ha manifestado que el ayuntamiento compostelano "comparte las inquietudes de los vecinos tanto de Touro como los municipios colindantes", igual que lo hicieron ya "más de 40 ayuntamientos gallegos y las diputaciones de A Coruña y Pontevedra", al aprobar diferentes mociones en sus corporaciones en rechazo de la mina. El propio Duarte ha manifestado en que el Camino “va más allá" de su trazado, por lo que el proyecto, según sus palabras, "pone en peligro la integridad y autenticidad" de este itinerario.


Sumado a la destrucción de estos bienes de interés histórico, las dimensiones del proyecto ocupan 341 hectáreas de bosque mixto. Esto supondría la pérdida de una gran cantidad de zonas boscosas y zonas arbustivas. Del mismo modo, la actividad minera provocaría movimientos de tierra y la construcción de diversas infraestructuras que alterarían la geomorfología del terreno y el valor paisajístico de la zona. El informe destaca especialmente el impacto paisajístico en la zona lo referido a los Montes de Astrar, “la única barrera natural que se interpone entre la traza del Camino y la Explotación Minera”, donde “el denominado Picón de Arca de 451 m de altitud será afectado por la excavación a cielo abierto, facilitando la enfilación desde la traza del Camino de Santiago, que pasa de los 400 m de altitud en el Empalme, a 300m en A Rúa, Pedrouzo y Amenal, dominando siempre la cuenca de los Regos de Burgo Xeimar y Brandelos que vierten sobre el Rio Ulla, en la cota de 100m”.


De esta forma, el Impacto Visual sobre el Camino de Santiago se prolongaría en un tramo de 18 kilómetros. “La altura y color terroso de las cortas, terraplenados y pistas de acceso, en contraste con el verde y la textura de la vegetación del lugar, serán visibles e incidirán negativamente en la percepción del paisaje y ambiente tradicional que envuelve la ruta jacobea, es decir, en el núcleo de los valores patrimoniales protegidos a nivel nacional e internacional”, denuncia el informe, que recalca que en tramos del Camino el paisaje se vería afectado hasta en un “25% del horizonte visible”.


Toda esta pérdida paisajística supondría sobre el Camino, según el propio organismo de la ONU, “una grave alteración de sus valores inmateriales, derivados de una estrecha unión entre cultura, naturaleza y espiritualidad, que es la esencia del Camino, que se verían fuertemente mermados por la introducción de una industria de gran impacto ambiental y sensorial, por completo ajena a la vocación cultural y espiritual del Camino”.


El informe señala que “la vida de la explotación proyectada será de 14 años (13 años de explotación y uno más de producción) debiendo añadirse el tiempo correspondiente a la fse de instalación (18 meses) y de clausura (1 año)”. Esto supone una actividad que se prolongaría durante más de 16 años, con los consiguientes efectos medioambientales que se derivarían de la actividad minera durante un periodo de tiempo tan prolongado, pudiendo “contaminar el suelo”, tal y como señala ICOMOS. “Las administraciones competentes en el Camino de Santiago deberían plantearse si la explotación minera de la zona durante dieciséis años es tan relevante para Galicia como para mermar sus compromisos ante la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural (vinculante) y la protección, hasta ahora milenaria, de un espacio que, por su singularidad y valores compartidos y a la vez absolutamente únicos, no sólo está protegido a nivel internacional por la UNESCO o el Consejo de Europa debido a su valor para toda la Humanidad, sino que también es la base de una buena parte de la economía gallega basada en el turismo”, sentencia el informe.


LA VERSIÓN DE LA EMPRESA

A pesar del documento redactado por ICOMOS, la empresa Cobre San Rafael S.L. sostiene que “la dirección general de Patrimonio comunicó a la compañía que la mina no se encuentra en territorio histórico del Camino de Santiago”, amparados en un informe elaborado por un equipo de investigadores de la Universidad de Vigo que indica que “el impacto visual de la mina sería prácticamente nulo”.


Además, acusan a ICOMOS, a la que señalan como “una entidad privada que en ningún caso tiene la competencia para representar a la Unesco”, de “obviar” las “medidas correctoras dictaminadas por Patrimonio y que fueron recogidas por la compañía en un informe”. 


De igual manera, señalan que "la competencia de protección y representación del Camino de Santiago corresponde, de forma exclusiva, a la Xunta”, desmarcándose de los problemas que originaría su actividad sobre el Camino. "La Dirección Xeral de Patrimonio es la encargada de velar porque este tipo de proyectos cumplan con las estrictas normativas que protegen los bienes patrimoniales de Galicia", advierte la compañía minera. 

relacionada Comité de la ONU alerta que la mina de Touro sepultará parte del Camino de Santiago original
relacionada Comité de la ONU advierte que reabrir la mina de Touro podría hacer que el Camino de Santiago dejase de ser Patrimonio de la Humanidad

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress