Real Club Celta…de Mos

|

Los continuos tira y afloja entre Mouriño, presidente del RC Celta de Vigo, y Abel Caballero, alcalde de Vigo, han desembocado en la espantada del equipo de fútbol de la ciudad y puede que lejos de Balaidos. 


Ciudad deportiva celta 2

Proyección de la ciudad deportiva del Celta / Foto: RC Celta


La entidad celeste empieza a preparar su desembarco en Mos, donde construirá su ciudad deportiva en un macroproyecto que pretende ser el primer paso para que el Celta se instale definitivamente entre los grandes del fútbol español. Sin embargo, las constantes tensiones entre el club y el consistorio vigués pueden terminar en una ruptura total, con el cuadro celtiña abandonando la ciudad que le vio nacer y planteándose la construcción de un nuevo estadio lejos de Vigo para no tener que jugar en Balaidos, estadio de propiedad municipal.


LA CIUDAD DEPORTIVA

El complejo contará con ocho campos de fútbol, zona de tecnificación, zona de recuperación y tratamiento de lesiones, residencia, canchas para la realización de diversos deportes, piscina, cafetería-restaurante, tienda del club, sala de prensa, vestuarios, pabellón deportivo multiusos y gimnasios. Además, las instalaciones albergarán la Universidad del Deporte e Vigo y un estadio con capacidad para 4.000 espectadores, que pasará a ser la casa del Celta B, abandonando así el estadio de Bareiro.





Las obras en Mos ya comenzaron el septiembre pasado y el proyecto corre a cargo del estudio de arquitectura Irisarri-Piñera, ya que el diseño se amoldaba a la visión del club de crear una ciudad deportiva “funcional y moderna”. Sin embargo, la prioridad ahora es construir todas las instalaciones relacionadas con el fútbol base celeste, para dotar a la cantera celtiña de unas instalaciones a medida en la mayor brevedad posible. Se espera que la primera etapa del proyecto finalice el próximo 2019 y el equipo se traslade de las instalaciones de A Madroa para afincarse definitivamente en Mos.


VOCES CRÍTICAS

Aunque el proyecto es firme (tanto el Celta como el ayuntamiento de Mos trabajan para obtener todos los permisos y licencias para llevarlo a cabo), hay diversas asociaciones vecinales y ecologistas que se oponen a la construcción de la ciudad deportiva, que estará enclavada en una zona que afecta a las Comunidades de montes de Pereiras y Tameiga.


Sin embargo, el Celta y el ayuntamiento parecen haber llegado a acuerdos con los principales movimientos que se oponían a la construcción del proyecto (preocupados principalmente por la viabilidad del proyecto en ese terreno y en el uso y suministro del agua), aunque aun a día de hoy se siguen celebrando marchas contra el proyecto, como la protagonizada el pasado 24 de noviembre por miembros de GañaMos, PSdeG, BNG, representantes del comercio local y asociaciones vecinales, acusando al gobierno mosense de querer dar “un pelotazo urbanístico”.

Con todo, siguen existiendo voces críticas contra la ciudad deportiva. El BNG anunció hace unas semanas su intención de llevar ante el Parlamento de Galicia una proposición no de ley para vetar el proyecto de ciudad deportiva y el complejo comercial asociado, una medida que también apoyan Marea de Vigo y PSOE de Vigo. Esto se debe a que la propuesta de modificación de la Ley del Suelo que se incluye en los presupuestos autonómicos para 2019 es la que permite la expropiación de los terrenos donde se instalará el Celta.


Nidia Arevalo, alcaldesa de Mos, considera que la ciudad deportiva es “una oportunidad única para Mos”. La líder del PP municipal asegura que el desembarco del Celta en la localidad “generará 1.500 puestos de empleo directos”, también beneficiados por el complejo comercial que previsiblemente acompañará a la construcción de la ciudad deportiva. “Tenemos un 65% de suelo rústico que mantendríamos y esa área de ocio no tiene que resultar incompatible con seguir disfrutando de un ayuntamiento verde", asegura la alcaldesa.



Mouriu00f1o mos alcaldesa

Mouriño firmando el acuerod con Nidia Arévalo


EL CELTA Y CABALLERO

A pesar de todo, el principal opositor para que el proyecto del club celeste vea la luz sigue siendo Abel Caballero. El alcalde socialista no dio en su día su brazo a torcer ante la propuesta del club de hacerse en propiedad con Balaidos y todos los problemas derivados con las reformas del estadio, cuyo gasto ha corrido principalmente a costa del Celta, han agrandado todavía más la distancia entre el club y el ayuntamiento.


Hace unas semanas Caballero recordaba al Celta que la ciudad le da “300.000 euros para su Fundación todos los años”, y se pregunta si el ayuntamiento de Mos “le da al Celta 300.000 euros, pero Vigo sí”. Además, puso de manifiesto que fue el propio Caballero el que ayudó en su momento a reflotar al Celta para sacarlo del concurso de acreedores. “Yo firmé un convenio de cesión del campo de fútbol para que eso fuera parte del activo y permitiera al Celta salir de concurso”, manifestó el edil socialista. Además, instó a la Xunta y al “señor Feijóo” a explicar “por qué quieren llevar el campo de jugar el Celta a Mos y por qué se quieren llevar las superficies comerciales de Vigo a Mos”


La respuesta del Celta de Vigo se dio el pasado fin de semana, cuando la entidad olívica contrató espacios publicitarios en medios locales para atacar a Abel Caballero, al que acusan de torpedear el proyecto de la ciudad deportiva en Mos después de que el propio alcalde rechazase la propuesta para que el complejo se construyese en Vigo.


Haciendo mención a la retahíla de canteranos celestes que han llegado en los últimos años al combinado nacional, ya sea a la absoluta o a sus divisiones inferiores, el Celta le pregunta a Caballero: “Sr. Alcalde ¿qué le hizo el RC Celta para que no lo deje crecer? ¿Por qué se opone a que esta cantera, orgullo del celtismo, orgullo de la ciudad, orgullo de Vigo, orgullo de España, siga desarrollándose, dando frutos y éxitos? Sr. Alcalde ¿por qué no considera los éxitos del RC Celta como éxitos de la ciudad? Sr. Alcalde ¿por qué nos negó el permiso para construir la Ciudad Deportiva del RC Celta en Vigo?”.


Celta ciudad deportiva


La nota termina acusando de nuevo a Caballero: “Sr. Alcalce, nos echó de Vigo”, sentencia la nota, antes de afirmar que a pesar de la oposición del edil, “la afouteza de la cantera seguirá siendo un pilar del Celta y de la ciudad y no pararemos hasta que tengamos las instalaciones que nuestras categorías inferiores y nuestro club se merecen”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress