La regeneración de pastos en zonas de montaña, detrás de los 65 incendios de los diez primeros días del año

|

Incendio forestal en Chandrexa de Queixa (Ourense), en la madrugada del día 5

El tiempo frío y seco adelantó este habitual pico de fuegos en Galicia, buena parte de ellos en el Macizo Central de Ourense

La regeneración de pastos en zonas de montaña está detrás de los 65 incendios forestales que registró Galicia durante los diez primeros días del año, coincidiendo con tiempo frío y seco, según la "sencilla y breve" explicación que, "por desgracia", traslada el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González.

En declaraciones a Europa Press, este doctor en Ciencias Biológicas e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)recuerda que "normalmente en Galicia hay dos picos de incendios", uno que coincide con el verano o el término de la temporada estival y otro que "con relativa frecuencia" se da en el invierno.

Este año, las bajas temperaturas y la ausencia de precipitaciones de los últimos días de 2018 hicieron que se adelantasen las quemas que año tras año practican pastores a modo de "herramienta de ganadería", para regenerar pastos en zonas como el Macizo Central ourensano, apunta González.

"Todo son zonas de montaña y de interior, aprovechando días secos, soleados y con helada, en los que la vegetación está lo suficientemente seca como para que arda", destaca.

Y es que, solo de acuerdo con la información que aportó esos días de forma pública la Xunta (que comunica los datos de incendios forestales cuando superan las 20 hectáreas de afectación), en apenas una semana ardieron más de 440 hectáreas, sobre todo en la provincia de Ourense.

"CLARA INTENCIONALIDAD"
De acuerdo con las cifras globales de la Consellería de Medio Rural, recabadas por Europa Press, en poco más de diez días (del 30 de diciembre al 9 de enero) la comunidad tuvo 104 avisos de incendio, de los que 65 se transformaron en fuegos y 44 quedaron en conatos (el 68%).

"Se constató una clara intencionalidad de hacer daño debido a la hora y el lugar en el que se detectaban los incendios. No hablamos de escapes de quemas", advierte la consellería.

En el caso de Ourense, el departamento autonómico señala que "la acción incendiaria" se centró estos días en el distrito forestal de Verín-Viana y constata hasta 11 incendios con más de un foco simultáneo, como uno en A Mezquita, con seis.

"De localizar al incendiario, caerá sobre él todo el peso de la ley y, por parte de la consellería, trasladaremos además los gastos de extinción", resalta Medio Rural.

"SIN COBERTURA"
En este contexto, en la víspera de Reyes, Xosé Santos, de la asociación Amigas das Árbores, denunciaba como en esa zona, en la Serra de Queixa, en pleno Macizo Central, ardió "toda la tarde del 4 y la madrugada del 5, con temperaturas bajo cero".

En la extinción, indicaba, participaron brigadistas, autobombistas y agentes forestales, pero lamentaba que esta labor se desarrolló "en silencio, sin cobertura mediática ni reponsables de la Xunta de Galicia".

"La Administración lo sabe, y algo debería hacer (...) Una vez más, con estos incendios, no se está actuando sobre la raíz del problema", expone Serafín González.

LA CARGA GANADERA
Para el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, es preciso "sensibilizar a esos ganaderos" y para ello propone "retirar" ayudas a los que opten por el fuego como herramienta de gestión de la biomasa y fomentar con subvenciones las prácticas adecuadas, como dejar que el matorral rebrote o, en todo caso, efectuar desbroces.

Una de las cuestiones que, a su juicio, debe abordar la Xunta es "si la carga ganadera es correcta", puesto que arden extensiones de gran tamaño en las que las ganaderías no superan las 30-40 vacas.

Así, en su opinión, en algunas ocasiones procedería incrementar la carga, de modo que las reses den abasto con todo el matorral, para lo que aboga por que la Administración estudie "las zonas más aptas" para la ganadería en extensivo, que, según remarca, "es necesaria para mantener la biodiversidad".

Por su parte, la Xunta anunció en primavera de 2017 un plan para el pastoreo en el Macizo Central ourensano con una partida de 800.000 euros para la ordenación de este aprovechamiento en toda la zona y la mejora en la lucha contra los incendios forestales.

La por entonces conselleira, Ángeles Vázquez, visitó precisamente Chandrexa de Queixa, donde se reunió con ganaderos y con representantes municipales.

LOS DAÑOS
Sobre el pico de incendios de invierno, González señala que "son quemas de pastores sin ninguna duda" y advierte de que, "por lo de pronto, una quema con temperaturas tan bajas" genera "daños importantes" en toda la fauna, desde insectos y reptiles hasta micromamíferos y otros de mayor tamaño a los que las llamas "probablemente se haya llevado por delante" o a los que ha dejado "indefensos" y "sin refugio".

Esto se produce, además, en un momento de bajas temperaturas en el que mamíferos y aves ya "bajan hacia los valles para escapar del frío". "Si además algunas de las zonas se queman, todavía tienen que huir más", constata, preguntado por casuísticas como los accidentes de tráfico provocados por la presencia de jabalíes en la vía.

La vegetación, por su parte, también "queda destruida", mientras que el efecto sobre el suelo "dependerá de las lluvias" pero "puede que sea menos importante", ya que, al hacer frío, no arde durante tanto tiempo.

Tras un año en el que el periodo de alto riesgo volvió a prolongarse durante el mes de octubre (medida que comenzó a adoptarse tras la ola de incendios de ese mes de 2017), desde el pasado 1 de noviembre vuelven a estar autorizadas las quemas de restos agrícolas y forestales, siempre previa comunicación o autorización.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress