¿Cargarse a Podemos?

Manoel Barbeitos
Economista

No soy inscrito ni simpatizante de PODEMOS. Tengo grandes diferencias con la línea política (?) que sigue su dirección en Galicia. Sin embargo, no me uno al grupo de los que quieren acabar con ellos. No permito que los árboles de los errores políticos de PODEMOS me impidan ver el bosque que forman aquellos que quieren acabar con esta fuerza política para así, por caso, impedir una alianza con el PSOE que obligue a este a adoptar políticas que de otro modo no aplicaría. Políticas que benefician claramente las clases populares de España y, por tanto, de Galicia. Políticas que de aplicarse provocarán una cierta reversión en la actual dinámica de creciente desigualdad social.


Discrepo, por tanto, de aquellos/las compañeros/as que piensan “cuanto peor para PODEMOS mejor para nosotros”. No, a pesar de los tremendos errores cometidos y que siguen cometiendo, como por caso su inexplicable actitud en En Marea, su fracaso no repercutirá ni en beneficio de la izquierda ni mucho menos en una mayor posibilidad de cambio político en Galicia.


Entrando en el análisis de la nueva crisis de PODEMOS observamos como se produce un fenómeno parecido al sucedido con En Marea: ante las diferencias las minorías no parecen ser quien de aceptar las decisiones votadas y aprobadas por la mayoría como marca la democracia. Sí en En Marea la candidatura partidista ENTRE TODAS no parece capaz de aceptar los contundentes resultados de las elecciones internas del pasado diciembre que dieron una amplia mayoría a COIDANDO A  CASA, candidatura liderada por Luis Villares, ahora el grupo que en PODEMOS lidera Errejón no  respeta los resultados de la Asamblea de Vista Alegre que dieron la mayoría a Pablo Iglesias. Curiosa circunstancia: sí en Madrid los afines a Pablo Iglesias defienden, con coherencia, que se respeten los resultados de las asambleas, en Galicia los mismos, que lideran PODEMOS, no quieren aceptar los resultados de la votación interna en EN MAREA utilizando argumentos parecidos a los de Errejón.



Bescansa iglesias errejn 18042018


Postura divergente que pone en evidencia el nivel político de algunos dirigentes gallegos de PODEMOS. Sin embargo, los dos comportamientos tienen un punto común preocupante: ponerr en cuestión los resultados democráticamente obtenidos cuando no favorecen sus intereses y hacerlo saltándose los procedimientos democráticos. En este punto Gómez Reino y Errejón, aunque no se parecen mucho, tienen políticamente mas en común del que en principio había parecido: adoptar la máxima de que el fin justifica los medios independientemente de cales sean estos. Claro que, por otra parte, Iglesias está ahora probando el jarabe de su propia medicina: sí en Galicia apoyó a los que querían defenestrar, utilizando formas y medios 'tripeiros', al coordinador de En Marea (Luis Villares) ahora se encuentra con que a él le está pasando lo mismo que la Villares: el mundo al revés.


Aún así, la respuesta en cada caso está siendo muy diferente: mientras Luis Villares siempre tendió a mano la otra candidatura, aun después de salir claramente vencedor, Iglesias forzaría la salida de Errejon de Podemos. Pero Errejón es un rival políticamente más poderoso e inteligente que los Reino. Y, por caso Martiño Noriega no es  Manuela Carmena. El resultado final de las dos batallas será, con toda seguridad, muy diferente, aunque ambos tendrán grandes costes tanto para EN MAREA como, en este caso, para PODEMOS.


Por otra parte no se había debido ignorar el escenario político en que se producen ambas crisis internas. Tienen lugar después de que el PARTIDO POPULAR había sido expulsado del gobierno, como resultado de una moción de censura apoyada por todas las fuerzas progresistas parlamentarias, siendo sustituido por un gobierno de PSOE (liderazgo por Pedro Sánchez), y cuando PODEMOS  y PSOE están llegando a una serie de acuerdos sobre los presupuestos. Unos acuerdos programáticos relevantes que, de ponerse en práctica, supondrán importantes mejoras para las clases populares españolas y, por tanto, gallegas. 


Unas políticas (pensiones, salarios, gasto público social …) que, de no ser por las presiones de PODEMOS, el PSOE por sí mismo no aplicaría sin lugar a dudas. Estamos, por tanto, en un nuevo escenario político que le permite la PODEMOS y la EN MAREA tener un mayor poder de influencia en las políticas gubernamentales (PSOE). Un dato muy a tener en cuenta por todos los dirigentes de ambas organizaciones  por que, además, explica en parte el radicalismo y la enorme agresividad de las derechas españolas.


Ambas crisis tienen también lugar cuando nos enfrentamos de inmediato la unas elecciones municipales que serán un test tanto para los ayuntamientos del cambio como para el crecimiento y refuerzo institucional de PODEMOS y EN MAREA. Unas elecciones que, por tanto, las fuerzas antisistémicas deben afrontar mostrando a los votantes su cara más genuina. Unas elecciones en las que deben estar EN MAREA y PODEMOS pero no enfrentados: sería un suicidio injustificable, sería hacerle un regalo las derechas (PP, Cs y VOX). Como sería un gran retroceso cambiar la marca de EN MAREA por la de PODEMOS, por razones obvias: no sólo EN MAREA es, hoy por hoy, una marca que atrae a muchos mas votantes que PODEMOS sino que además es un espacio político de encuentro plural en el que los partidos como PODEMOS deben jugar su papel siempre y cuando respeten la indispensable autonomía de EN MAREA. Algo que no debiera serles difícil sí realmente son conscientes de que sólo con una amplia mayoría social y política tendrá lugar en Galicia el cambio que todos queremos. Una mayoría que, como demuestran las evidencias, precisa indispensablemente de una organización política como EN MAREA superadora, que no sustitutora, del sistema tradicional de partidos quien ya demostró de sobra, muy especialmente en Galicia, cuáles son sus límites e insuficiencias.


Como señala uno de sus fundadores ( J. C. Monedero) PODEMOS tiene, hoy por hoy, el grave atranco de que sus problemas no son diferentes de los que tienen los partidos tradicionales (PP, Cs y PSOE) a pesar de nacer para combatirlos. Y hora ya de que recupere su identidad y de que, lo mas importante, no se confunda de bando. El 26 de mayo tiene una oportunidad que no debe desaprovechar para no caer en la trampa a la cuál le quieren llevar las derechas y sus altavoces. La trampa de la división cainita (PODEMOS/EN MAREA) que conduce a una segura derrota.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress