Emre Mor, un tío “cojonudo”

|

El jugador turco sigue viendo a sus compañeros desde la grada después de ser apartado el pasado 23 de enero. 


El indulto por parte del club parece lejano y en el Celta parecen haber perdido la esperanza con recuperar lo invertido en él.


Mor celta emre

Emre Mor es el segundo fichaje más caro de la historia del Celta de Vigo / Foto: RC Celta


Emre Mor es un tío cojonudo”, espetó el presidente Mouriño a los medios. El dirigente celeste fue tan escueto como contundente al referirse a la situación del talento turco, apartado por el club hasta nuevo aviso, la tercera vez en año y medio en Vigo. Mouriño insistió en que el otomano es un muchacho “fabuloso, no da un problema y no se mete con nadie”, pero matizó sabiamente que el problema es “su actitud”. “Es lo que nos ha obligado a apartarlo, porque no está pensando en el fútbol y no está centrado en su futuro”, lamentó el máximo accionista del Celta de Vigo, uno de los pocos amigos que parecen quedarle al bueno de Emre en Balaidos.


UNA PERLA PERDIDA

Las palabras del presidente responden casi con total seguridad a su intención por salvar la imagen de un jugador llamado a dejar huella pero que transita por un sendero cada vez más pedregoso. Nadie duda de su calidad futbolística, porque Emre es posiblemente el jugador más dotado a nivel técnico de la plantilla celtiña. Con clase, imaginación y último paso, este este muchacho de 21 años no tardó de dar el salto de su Dinamarca natal a un fútbol más sofisticado como el de la Bundesliga, con apenas 18 años.


En el Borussia Dortmund dejó pinceladas de su calidad, pero su juventud y la falta de oportunidades le cerraron la puerta del Signal Iduna Park. Con todo, y aunque solo visitó la zamarra amarilla en doce ocasiones, el Celta vio en el turco una oportunidad de mercado y un jugador que podría dar muchas alegrías en Balaidos, pero los incondicionales celtarras siguen esperando a esa perla turca de la que tanto hablaban los expertos del fútbol internacional, llegando a colocarlo como heredero de Nuri Şahin.


Después de una primera temporada irregular a las órdenes de Unzué, en donde las lesiones, su indisciplina y su falta de adaptación a la ciudad y a la liga no le permitieron encontrar sitio en el once del Celta (cuatro titularidades en liga, un gol y tres asistencias) jugando menos de 1.000 minutos en todo el curso, este segundo año no está siendo mejor. Ni en Antonio Mohamed ni en Miguel Cardoso ha encontrado la figura del técnico que logre descifrar lo que necesita Emre Mor, cada vez más aislado del fútbol y de sus compañeros. Ocho partidos de liga le contemplan esta temporada donde ha estado el doble de veces o en el banquillo o en la grada.


MAL NEGOCIO

El principal problema del Celta ahora es intentar recuperar la inversión por un jugador que consideran irrecuperable a nivel deportivo por su falta total de compromiso. El segundo fichaje más caro de la historia del club, por el que se pagó 13 millones de euros, tiene ahora un precio de mercado de apenas 3 kilos, aunque en Vigo esperan arañar algún millón más.


Emre mor

Los actos de indisciplina han apartado a Emre Mor de sus compañeros / Foto: RC Celta


Esta devaluación se debe a la falta de minutos y sobre todo a la mala cabeza del turco, apartado de las sesiones con el resto de sus compañeros desde el pasado 23 de enero. Su presencia en el próximo partido es una incógnita sencillamente porque su concurso en el próximo entrenamiento también lo es, aunque todo apunta a que su situación no se revertirá. Sus salidas de tono en redes sociales tampoco ayudan a mejorar la situación. El Celta aún no ha dado las razones que explican el motivo de este tercer castigo, ya que con Unzué estuvo castigado de cara a la pared en dos ocasiones, si bien Cardoso apuntó que esta vez la orden de no alinearle viene desde arriba.


En enero se apuró hasta el último momento para intentar darle salida. Los grandes del fútbol turco se interesaron por él, pero nadie se atrevió a dar el paso para intentar reconducir la zurda perdida de Emre Mor, aunque Miñambres comentó que las operaciones no fructificaron porque fue el jugador el que decidió quedarse, aun siendo consciente de su situación en el equipo.


Con contrato hasta 2022 y una de las mejores nóminas de la plantilla, el Celta confía en poder arrancar la página el próximo verano de este negocio ruinoso a nivel económico y futbolístico, pasándole la patata caliente a otro equipo, de la forma que sea. Incluso, como admitió Mouriño, la entidad celeste estudió la posibilidad de rescindirlo para que se marchase cuanto antes de la ciudad olívica. Un jovencito confuso que puede estar viendo pasar delante de él el último tren que lo puede llevar a la élite del fútbol mundial, pero parece que ha decidido no subirse. Veremos si vuelve a pasar otro. 

relacionada El Celta estalla contra La Liga y los árbitros

2 Comentarios

1

Veo que corregís lo de indesciplina pero vuestra soberbia denota cierta ignorancia al no querer publicar mis comentarios y al negaros a sacarnos la etiqueta de violentos -celtarras- a todos los celtistas. Por cierto, los Celtarras como grupo fue expulsado de Balaídos, no como otros que siguen amparando a radicales y violentos, porque si expulsan a los radicales pierden el 40% de sus apoyos

escrito por Rashford 13/feb/19    00:41
2

Celtistas o celestes, no Celtarras. Y se dice indisciplina, no indesciplina.

escrito por Celtistasynoceltarras 12/feb/19    22:30

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress