​Incapacitantes pero seguras

Roberto González

Roberto González es secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Galicia.

La Dirección General de la Policía ha anunciado esta semana la licitación de un mínimo de 10.000 defensas extensibles destinadas a los agentes policiales. Unos medios que vendrán a paliar la falta de medios no letales con los que cuenta el Cuerpo.


Esta adquisición responde a las demandas de los propios agentes durante la última década, tanto de chalecos, espráis, defensas extensibles o táser. En este último caso con reciente simulación incluida para concienciar a medios de comunicación y sociedad de los beneficios de contar con este tipo de armas incapacitantes.


En el caso de las táser es difícil entender como a pesar de las demandas de los agentes, el Ministerio de Interior se niega a proporcionar este material a la Policía Nacional cuando hay numerosos ayuntamientos que ya vienen dotando a sus policías locales de los mismos.


En el momento en que los propios agentes o terceros son atacados con un arma blanca, no existe opción intermedia. La defensa no es suficiente para repeler la agresión y en el caso del arma de fuego, los tribunales consideran su uso desproporcionado en según qué circunstancias. Lo mismo sucede con los incidentes AMOK, de neutralización de individuos que se relacionan con terrorismo islamista y en predisposición de atentar. Un individuo, cuchillo en mano, que comienza a gritar “Alá es grande” en un espacio público, en caso de realizar una neutralización con la táser, permitiría a las unidades de Información, “a posteriori”, obtener datos sobre el origen de radicalización o pertenencia a algún grupo, y, en caso de tratarse de un enajenado mental, podría seguir su vida normal tras el pertinente tratamiento psiquiátrico. Ahora mismo, la alternativa es que nos ataquen o disparen a nosotros primero y si sobrevivimos, defendernos después y, aun así, responder judicialmente con posibilidad de perder el puesto de trabajo ante la indefensión en el uso de armas de fuego.


El uso de las táser es necesario, no solo para proteger la integridad física de los agentes y de los ciudadanos que motivan las intervenciones y de terceras personas que se ven afectadas directa o indirectamente, sino también para salvaguardar la seguridad jurídica de los propios agentes, cuyo uso del arma de fuego será examinada con detalle por los tribunales sin tener en cuenta, en ocasiones, que en décimas de segundo hay que tomar una decisión que lastrará el resto de la carrera profesional. Esta inseguridad nos limita en nuestras intervenciones por el temor a ser condenados o inhabilitados. Dado el primer paso con las defensas extensibles, urge la habilitación de medios de dotación intermedia, como las táser, por nuestra seguridad y por la de todos los ciudadanos.


Las táser cuentan con un curso de formación asociado y garantizan la correcta observación de su uso al disponer de un sistema de grabación de vídeo y audio automático que estaría a disposición judicial. No está demostrado, ni acreditado que cause ningún daño, más allá de dos pequeños hematomas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress