Conflicto Colectivo, ¿sí o no?

Roberto González

Roberto González es secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Galicia.

Hace año y medio el Sindicato Unificado de Policía optó por la vía de la responsabilidad. Evitó los populismos de aquellos que hoy emulan a Pablo Iglesias con la historia del chalé. Sí, de los que proponían como solución a la falta de personal poner a los liberados sindicales a patrullar, pero que ahora, son ellos los que se refugian en esas liberaciones a tiempo total. El SUP huyó del discurso destructivo y tomó el camino más arriesgado. Lo fácil hubiese sido no firmar el acuerdo, levantarse de las mesas y esperar. Hoy, posiblemente contaría con más afiliados pero el colectivo nunca le perdonaría tal error. El tiempo le dio la razón. El cambio de Gobierno que, inesperadamente, se produjo a las pocas semanas de la firma del acuerdo. La inestabilidad política en la que nos encontramos instalados desde entonces. La presión de otros colectivos pidiendo también lo suyo o el riesgo de perder el apoyo ciudadano y mediático ganado a raíz 1 de octubre de 2017. Pero sobre todo los hechos; dos tercios del acuerdo ya en nómina; en contraposición una ILP que, a día de hoy por lo menos a los policías, no nos ha reportado ni un solo euro, y que no excluye para nada el cumplimiento del acuerdo, a pesar de que su tramitación lleva aparejados importantes cambios normativos que ralentizarían su aprobación y su aplicación. La voluntad política que reclaman para  su viabilidad es la misma que esperamos para el cumplimiento íntegro del acuerdo con la diferencia de la agilidad y de que con el acuerdo vamos acercándonos poco a poco a la igualdad,asegurando y consolidando cada incremento.


Convocar Conflicto Colectivo antes de asegurar el pago del tercer tramo del acuerdo de equiparación, bajo mi punto de vista, es una temeridad y pone en riesgo su cobro, no obstante estaré a lo que digan las bases. Hasta ahora el Gobierno ha cumplido, inyectando en nómina los 300 euros brutos al mes fruto del acuerdo. Cobremos el tercer tramo y luego peleemos porque se haga efectiva la cláusula primera y por el aporte extra que se determine de un estudio de las diferencias retributivas puesto por puesto, que a día de hoy no se conoce. En ese camino, en el de construir, pueden contar con el SUP. Si quieren destruir, busquen otros aliados. Ahora ya no vale únicamente con descargar la responsabilidad en los demás.


La hoja de ruta del SUP la deben marcar sus afiliados, los que siguen confiando en nosotros como el mejor aval para defender sus derechos desde la responsabilidad y desde la experiencia de contar con los mejores servicios y con la implicación de sus representantes que, sin apenas liberaciones, seguirán abriendo las sedes sindicales y prestando un servicio de calidad a los compañeros. A ellos nos debemos y ellos marcarán nuestros designios.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress