Martínez Abella, candidato a rector de la UDC: "La universidad pública tiene el mismo derecho que la privada a pedir Medicina"

|

Fernando Martínez Abella compite con Julio Abalde (Nova Luce) por el rectorado de la Universidad de A Coruña en las elecciones del 4 de diciembre. El catedrático atiende a Galiciapress para explicar su programa. Abalde compartió dirección con José Luis Meilán Gil, con el que fue vicerector. La pérdida de alumnos, la Ciudad de las TIC, la demanda de Medicina, o la futura competencia de la universidad privada en Galicia que promueve ABANCA  son algunos de los temas de esta entrevista.


Martu00ednez abella

Martínez Abella, candidato al rectorado de la UDC | Foto: @UDC_gal


Usted aspira a suceder a Julio Abalde al frente del rectorado de la UDC. Ya cuenta con experiencia al haber sido vicerrector hasta 2003. ¿Qué le motivó a dar este paso al frente y presentar su candidatura?

Además de ser vicerector durante una etapa que fue bastante intensa, como la creación de la Universidad Senior y otras iniciativas, reconozco que fue una etapa de trabajo  pero personalmente muy interesante donde descubrí que la gestión universitaria era un campo que me satisfacía. Después de ser vicerector, durante casi tres años, fui director de la Escuela de Caminos y sin solución de continuidad pasé a llevar la dirección del departamento en dos legislaturas. De modo que llevo casi catorce años continuos dentro de temas de gestión, por lo que aunque dan trabajo también dan la oportunidad de trabajar por la institución, algo que me satisface.


Creo que tengo un "pequeño don", en el sentido de que no quiero entrar nunca en conflictos con nadie y quizá ese talante me ayuda a dar el paso. He recibido ánimos de muchos compañeros para hacerlo y todo eso se une a la situación que estoy observando en la universidad, que está pasando las dificultades que seguramente están pasando todas, pero yo me fijo esencialmente en la nuestra.


Lo que ocurre es que tenemos una tasa demográfica que nos resulta muy desfavorable a todas las universidades, nos vemos sometidos al juicio que emana de los famosos 'Rankings universitarios' de todo tipo de color y condición, y además en el equipo rectoral actual, que en el fondo es un equipo ligado a un grupo de opinión de la UDC que es el grupo 'Nova Luce', pues da la sensación de que ocurre lo mismo que con tantas otras facetas de la vida social y hasta personal, y es que los proyectos nacen con un gran impulso, alcanzan un periodo de estabilidad, y luego se inicia una etapa de cierto declive. No porque la gente sea peor, ni muchísimo menos, sino porque el gobernar implica tomar decisiones que también afectan a aquellos que te han dado su apoyo.



Hay una cierta desidia en la gente que me lleva a pensar en una renovación con nuevas ideas, pasar a esa etapa en la que todo el mundo apoya sin mirar si está apoyando más o menos que el de al lado.


Resumo la situación de la siguiente manera: el claustro de la Universidade da Coruña, ahora mismo, no se ha podido completar. No están todos los miembros del claustro porque hay algunos centros y sectores de estudiantes en los que simplemente no hubo candidatos. Hay una cierta desidia en la gente que me lleva a pensar en una renovación con nuevas ideas, pasar a esa etapa en la que todo el mundo apoya sin mirar si está apoyando más o menos que el de al lado. Por eso el lema que he escogido es 'Impulso renovado', porque creo que debemos seguir haciendo las mismas cosas con ánimos nuevos. Esa es la base de una candidatura cimentada en la ilusión que me haría regir la UDC.


Habla de dificultades y de los rankings, que como el último de 'Times Higher Education'  destaca las áreas de la UDC de Artes y Humanidades, Ciencias de la vida y Educación. Sin embargo, los rankings muchas veces quedan en papel mojado. ¿Cómo ve usted a la Universidad da Coruña? ¿Qué aspectos considera que se deben potenciar?

Creo que la UDC es mucho mejor de lo que dicen los rankings. Me alegro extraordinariamente que en los últimos la universidad haya logrado presentarse con una buena nota, con una buena posición, y es lo que debemos intentar conseguir. Lamentablemente en el mundo en el que estamos y que vive a golpe de titular los rankings proporcionan un titular fácil. Y al final nos acaban midiendo por eso. La imagen que tenga una universidad acabará dependiendo del ranking que esté ocupando, y hay algunos en los que es más difícil actuar, como el famoso ranking de Shanghái que lo llevan instituciones sobre las que es muy difícil incidir.


Pero otros, tan importantes como ese, son los índices de medida, como los que aplica la Xunta para establecer qué financiación van a tener las destinas universidades del sistema universitario gallego. De modo que en aquellos índices en donde podamos incidir de alguna manera, como este último ligado a la financiación, hay que intentar potenciar al máximo las fortalezas de la UDC. No debemos olvidar todo el proceso de transformación al Espacio Europeo de Educación Superior, el conocido 'Plan Bolonia', tiene el objetivo de que en un periodo de tres-cuatro años la gente salga al mercado con posibilidad de desempeñarse laboralmente. La UDC es de las tres del sistema gallego la que tiene mejor índice de empleabilidad. Ese índice debe ser potenciado porque es muy importante. Ese tipo de cuestiones se pueden pelear en la Xunta y creo que hay que hacerlo.

La UDC es de las tres del sistema gallego la que tiene mejor índice de empleabilidad 

Respecto a otros rankings, llamémoslos lejanos, lo que hay que hacer es estudiarlos, porque hay aspectos donde será difícil incidir, como el hecho de que en esos rankings valoran mucho el obtener premios reconocidísimos internacionalmente como un Nobel por ejemplo, pero nosotros no debemos tomar esa medida ni mucho menos, pero en otros sí y podemos potenciar esos aspectos que ayuden a la universidad a colocarla en los escalafones semejantes a lo que realmente es. Hay que ayudar a los investigadores a que publiquen más y hacer un esfuerzo mayor para captar fondos en proyectos competitivos y hay recursos y herramientas para hacer eso.


En cuanto a las fortalezas tenemos muchas, como que destacamos de forma sobresaliente en muchos campos técnicos, especialmente en el campo de la construcción y de las ingenierías en general y las TICs en particular, y en campos científicos habituales, tanto de las tradicionales letras como de las ciencias contamos con excelentes grupos que sin duda proporcionarían un nivel de ranking mejor que el que tenemos. Por eso hay que pelear.    


LUCHA DE RECURSOS Y FRONTERAS

Sus colegas destacan de Fernando Martínez Abella que es una persona con "una gran capacidad de diálogo". A nivel de tener puente y mantener relaciones y colaboraciones con otras instituciones va a ser importante. ¿Hacia qué instituciones u organizaciones cree que debería tirar la UDC?

Hay instituciones de tipo social, de movimientos, grupos y asociaciones, que son importantes porque lo que están haciendo es llevar los temas que preocupan a la sociedad, relacionados con la igualdad, la discriminación de género...Todo eso genera grandes movimientos sociales y con ellos hay que contar porque son interlocutores válidos y la universidad tiene que estar ahí, en todos los tema.  Luego están las administraciones públicas con las que hay que abrir nuevos canales. La relación con las instituciones en generales es muy buena. Creo que el equipo de Julio Abalde lo ha hecho lo mejor que ha podido y seguro que lo ha hecho bien, pero estoy convencido de que se pueden intensificar.


Y por mi trayectoria de investigación y trabajo considero que las empresas, el tejido productivo, son fundamentales. Hay que conseguir que la UDC resulte esencial de la actividad innovadora de todo el hinterland que tiene la Universidade da Coruña. Hinterland que la globalización ha puesto ahora en los cinco continentes y que ya no es el espacio de nuestro alrededor como ciudad. Yo trabajo constantemente para empresas que nos encargan cosas desde Sudamérica por ejemplo. Todo es nuestro hinterland. Hay que establecer nuevas relaciones, conseguir el mecenazgo de instituciones públicas y privadas, explotar los recursos que nos proporcione la investigación porque el dinero es escaso y todas las universidades viven atenazadas por la falta de recursos donde el capítulo de personal se come la parte principal de nuestro presupuesto. Esta forma de trabajar, donde en nuestro grupo tenemos convenio con más de 20 empresas de forma permanente, y con todas se establece un dialogo fructífero y eso es muy satisfactorio. Es fácil entenderse con la gente en general y con las empresas en particular y ahí me gustaría poder aportar algo de la experiencia que atesoro.


En este momento las políticas en Educación parecen cada vez más orientadas a potenciar la Formación Profesional y especializada en detrimento de los estudios universitarios. ¿Cómo valora usted las políticas que se están aplicando en la actualidad?

Tanto en España como en Galicia tenemos situaciones muy parecidas y vivimos a veces bajo el influjo de lo que está ocurriendo fuera. Hay países como Alemania en donde las FPs tienen una potencia extraordinaria y, no nos engañemos, el Plan Bolonia tiende a inspirarse en el modelo anglosajón. Hay muchas veces que se intentan trasladar modelos, y muchas veces esto se hace de forma parcial y convierte el traslado en algo imperfecto. Me parece bien que se potencie la Formación Profesional sin ninguna duda y la universidad es capaz de dar soporte y apoyo a esa potenciación. Lo que pasa es que la universidad, establecida como está la asignación de recursos de una forma bastante dependiente del número de matriculados, debe hacer un esfuerzo por captar estudiantes. Considero que es fundamental que la universidad logre estudiantes y estos no tienen por qué ser los cercanos a su ubicación física.


Yo recuerdo que cuando hice mi doctorado en la Universidad Politécnica de Cataluña yo era el único español, cuando los otros nueve que me acompañaban eran todos brasileños. Latinoamérica es un gran caladero de necesidades formativas y hay una gran conexión muy propicia y favorable a nivel idiomático y cultural y creo que tenemos la capacidad y el talento para atraer relaciones de muchísimas universidades sudamericanas. No necesitamos tener un gran lugar o una superpoblación para que los estudiantes se sientan atraídos. Ahí tenemos el ejemplo holandés de Delft que está en un lugar apartado y pequeño pero por ser una de las mejores del mundo no tiene problemas de estudiantes. Ese esfuerzo hemos de hacerlo. Hay que captar estudiantes. Está menos reconocida la labor investigadora o de transferencia que el hecho de tener bastantes estudiantes. O cambiamos el modelo de financiación o hay que pelear por los estudiantes, que siempre han sido y siempre serán la definitiva razón de ser de las universidades.


Sin duda en estos momentos ese es el gran reto al que se enfrentan las universidades gallegas: la pérdida paulatina de alumnos, una reducción que ha sido constante en los últimos años y que solo el programa Erasmus parece haber servido como dique de contención a esa fuga. ¿Qué se puede hacer desde las universidades para evitar esta bajada?

Yo no tengo dudas. Nuestra frontera está más cerca de Latinoamérica a pesar del océano que nos separa que de Europa. La relación con Europa hay que mantenerla, es fundamental, el Programa Erasmus se debe potenciar, existen muchos convenios bilaterales con empresas, etc. Eso hay que mantenerlo, no me cabe duda, pero creo que tenemos más ascendientes sobre muchas universidades sudamericanas, y lo sé porque he tenido que viajar con mucha frecuencia por allí y la conexión es instantánea y profunda. Noto y percibo siempre un enorme interés por venir a nuestra universidad, por conocernos, por aprender...y hay que canalizarlo en forma de convenios.

Nuestra frontera está más cerca de Latinoamérica que de Europa

Hay instituciones que quieren promover ayudas desde la Agencia Española de Cooperación Iberoamericana hasta las agencias propias de cada país. Las agencias que financian programas hacia el exterior en Sudamérica tienen bastante potencia a pesar de que algunos paises tengan situaciones de cierta inestabilidad ellos son conscientes de que la formación les dará la mejora y a veces ellos no tienen recursos suficientes formativos y ahí es donde ven a España en primer lugar como una meta que puede paliar parcialmente sus problemas. Ahí podemos estar y creo que estamos haciendo parcialmente algo bueno por todos, por ellos y por nosotros.


UNIVERSIDADES PRIVADAS Y LA CIUDAD DE LAS TIC

En lo referido a la actualidad de las universidades gallegas la principal amenaza es la futura creación de la Universidad Intercontinental de la Empresa impulsada por ABANCA. Si bien es verdad que todavía se encuentra dando sus primeros pasos, la Xunta proyecta darle luz verde en un futuro inmediato. ¿Qué supone para el sistema público la entrada de las universidades privadas en Galicia? ¿En qué situación deja esto a la UDC en esta hipotética lucha por los recursos?

La privada es algo que viene recogido por la LOU y es legal. Por lo que hay que aceptarlo porque son las reglas del juego que tenemos. Dicho esto, primero: si es privada que sea privada, por lo que se supone que deberá nutrirse de recursos propios y de las matriculas de los alumnos y ya está; y segundo: vamos a ver qué tipo de propuestas hacen respecto a titulaciones. Digo lo siguiente: pensemos por ejemplo en Medicina, que está ubicada en la USC. Ha reducido en los últimos años el número de plazas de acceso y sin embargo sus notas de corte están próximas a 13 sobre 14. Si una privada dice que quiere ofertar Medicina debemos pensar, como país, como región, como comunidad, qué es lo que nos interesa. La pública tiene también el mismo derecho en decir que vamos a abrir la posibilidad de que haya más formación pública en Medicina independientemente de que haya una universidad privada que quiera lanzar esa vía.



Pensemos por ejemplo en Medicina, que está ubicada en la USC. Ha reducido en los últimos años el número de plazas de acceso y sin embargo sus notas de corte están próximas a 13 sobre 14. Si una privada dice que quiere ofertar Medicina debemos pensar, como país, como región, como comunidad, qué es lo que nos interesa. La pública tiene también el mismo derecho en decir que vamos a abrir la posibilidad de que haya más formación pública en Medicina  


El presidente de la Xunta y el de Abanca, Alberto Núñez Feijóo y Juan Carlos Escotet, respectivamente

La universidad privada de Abanca en Galicia ha generado polémica entre las universidad públicas


La universidad privada es algo que viene recogido por la LOU...pero si es privada es privada

La restricción que puede haber del número de plazas en una titulación muy demandada entiendo que no pueden satisfacerse los deseos de los estudiantes que al final no tienen acceso viéndose obligados a recurrir necesariamente a la privada. La universidad pública debe dar y satisfacer la demanda que haya. Ya sé que las titulaciones y las universidades generan una inercia muy grande y que no se montan o se desmonta escuelas de la noche a la mañana, pero entiendo que es legal que se haga pero al pública debe intentar en todos los casos satisfacer la demanda real que haya sobre cualquier tipo de estudio.


Entiendo entonces que si por ejemplo la Universidad de ABANCA oferta un grado de Arquitectura como el de la UDC, a los potenciales estudiantes debería llegarle primero la oferta pública y más tarde la privada en caso de tener que cubrir esos huecos.

Las personas son libres de hacer lo que les corresponda. Mi opinión es que debemos intentar hacerlo lo mejor posible, igual que tratarán de hacer ellos y eso será bueno para todos. Y luego: la exigencia que debe haber sobre la universidad pública y la privada con respecto a la calidad de los grados y ciclos que se imparten debe ser equivalente. Entonces en esas condiciones se compiten sin ningún problema.


Lo que no puede haber es manga ancha, ni para unos ni para otros, respecto a la calidad de lo que se imparte y por otra parte, repito, que si una universidad es privada pues que sea privada, y entonces será más cara y no todo el mundo tendrá esa posibilidad por muchos créditos blandos que se puedan ofertar. A partir de ahí absoluta libertad. La LOU lo contempla, la LOU lo reconoce. Al final el tener una competencia hace que nos pongamos las pilas y se hagan las cosas mejor.


Otro de los temas candentes en la institución coruñesa es la Ciudad de las TIC. Es evidente que la universidad jugará un papel fundamental en este proyecto, aunque por el momento no está ni definido su futuro emplazamiento. ¿Por dónde apuesta su candidatura que debería encontrarse el centro? ¿Y debería ser la investigación una de las piedras angulares de la futura UDC?

La investigación, sin duda, junto la innovación y la transferencia a la empresa, es fundamental. Además la UDC tiene herramientas, medios y personas que hacen eso posible y por ahí hay que apostar claramente. Respecto a la futura Ciudad de las TIC la universidad creo que debe ser un modelo, así como el sistema universitario en general. Tenemos la suerte de contar con una masa enorme de personas y además somos personas formadas que hemos recibido una buena educación, pública en muchos casos, y debemos ser un modelo para la sociedad. Con esto quiero decir que nosotros respecto a la Ciudad de las TIC debemos realizar una labor ejemplar. Esa ciudad, que es un gran proyecto en donde todas las universidades y particularmente la UDC deben participar en los grandes proyectos que afectan al desarrollo y al conocimiento, ha surgido como una oportunidad y estoy convencido de que el equipo rector actual está intentando que eso se convierta en algo poderoso y que potencie el desarrollo.


Ahora bien: cuando estamos hablando de megaproyectos como este todos los actores son importantes, y actores aquí somos todos. Lo es el Concello de A Coruña, lo es la UDC, lo serán en alguna medida la Diputación de A Coruña, la Xunta sin lugar a dudas, y además el tejido empresarial. Y en esta orquesta todos han de tocar la misma partitura porque si empiezan a aparecer notas discordantes la música sonará mal. Creo que lo que hay que hacer es aunar intereses de todos, con labores de negociación y mucho esfuerzo, pero será muy necesario, y luego definir qué es lo que se quiere, algo que está en el fondo ligado a lo anterior.

En esta orquesta todos han de tocar la misma partitura; hay que aunar intereses

No sé hasta qué punto una Ciudad de las TIC de tipo extremadamente generalista tendrá más éxito que una orientada a sectores muy especializados. Que a lo mejor es una vía interesante. Hablo por ejemplo a la especialización que tienen centros muy potentes en la UDC, me refiero sin duda la Facultad de Informática y otros grupos que están trabajando alrededor de las TIC y que se han especializado en temas muy concretos en los que pueden colaborar y establecer sinergias muy potentes con las empresas. Por ejemplo, el campo aplicado al área de medicina. A lo mejor esa especialización en aspectos muy concretos puede hacer el proyecto mucho más atractivo. Yo no conozco el convenio, entre otras cosas porque según me comentaron todavía no está firmado y hay más intenciones que realidades. Desde luego la candidatura que encabezo pretende continuar la senda que ha iniciado la actual. Hay un gran proyecto en marcha, vamos a analizarlo, vamos a cogerlo y a hacer lo que se pueda con él. 

relacionada Abalde y Martínez Abella competirán por la rectoría de la Universidad de A Coruña
relacionada El rector de la UDC insta a crear una red para promocionar el sistema universitario español en el extranjero
relacionada La Diputación de Pontevedra y la UDC, distinguidas por su lucha por la igualdad con los Premios Meninas
relacionada La UDC ofrece desde este curso dos ayudas de matrícula a refugiados de Siria o zonas de conflicto

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress