Euforias peligrosas

Manoel Barbeitos
Economista

El nuevo año 2020 encuentra a las izquierdas de Galicia en un claro estado de euforia y optimismo. Los resultados de las últimas elecciones (locales y generales) y la formación en España de un gobierno de progreso (PSOE/UP) con importante apoyo parlamentario, alimentan esos ánimos. Siendo comprensible ese optimismo, esa euforia, no les vendría mal un poco, o un mucho, de prudencia, si tenemos en cuenta experiencias anteriores. Unas experiencias que nos enseñan como en Galicia no se deben trasladar los resultados de las elecciones generales, incluso de las locales, a las elecciones autonómicas.


Por caso, en lo que llevamos de autonomía (1981), mientras en España las izquierdas (PSOE) gobernaron amplios períodos de tiempo (Felipe González: 1982/1996, Jose  Luis  R. Zapatero: 2004/2011), estos resultados no tuvieron su paralelismo en Galicia. En este país las izquierdas solo ganaron una vez las elecciones autonómicas (Emilio  P. Touriño: 2005) y gobernaron otro período más por mor de un  particular “coup de force” palaciego pero democrático (Fernando  G. Laxe: 1987). No hubo nunca una simbiosis entre ambos gobiernos pues, por caso, durante los mandatos del PSOE en Madrid fueron mucho más frecuentes en Galicia los mandatos del PP. La osmosis, por tanto, no existe.


Hay otros datos a considerar. En primer lugar que esas dos victorias vinieron siempre después de acontecimientos excepcionales que no parece que tengan cabida ahora. La primera vez (1987) accedieron al gobierno de la Xunta de Galicia por mor de una previa ruptura del grupo  parlamentar del PP que dio paso a una nueva mayoría. La segunda vino favorecida por acontecimientos (el desastre del Prestige y el declive físico de M. Fraga) que hacen entender que su victoria  y el acceso al gobierno gallego se dio más por mor de la crisis de las derechas que por méritos propios. Por otra parte, ambos gobiernos no fueron quienes de consolidarse, de prorrogar el mandato, dejando en la memoria colectiva de los gallegos una imagen, indiscutiblemente injusta, de malos gestores que las derechas de Galicia y sus altavoces siempre supieron aprovechar y han seguido haciendo.


No menos decisivo, y sin que entre en contradicción con lo señalado al principio -sino por mor de la actual volatilidad de los votos-, será el devenir del nuevo gobierno español (PSOE/UP). Un gobierno que será objeto de ataques de las derechas (VOX, PP,  Cs) por tierra, mar y aire. Ataques para los que seguirán contando con apoyos muy relevantes (poder judicial, cloacas del estado, mayoría de medios de comunicación y opinión...) frente a los que a su vez se precisará de apoyos  también fuertes y amplios. Apoyos estos que dependerán básicamente de dos factores: que el nuevo gobierno se muestre fuerte y solidario, sin luchas cainitas, y que cumpla sus promesas. Reto difícil pero no imposible y sí exigible.


Estas izquierdas de Galicia deben también superar algunas de sus actuales debilidades como, por caso, la derivada del hecho indiscutible de que frente a un liderazgo consolidado y nada débil de las derechas (A. Núñez Feijóo) ellas carecen de lo mismo: una evidencia nada insignificante en los tiempos que corren. Al mismo tiempo tienen que aceptar que su imagen galleguista y muy débil, tanto porque unos carecen de la misma (PSdeG-PSOE, EN COMÚN) como porque otros (BNG y EN MAREA) son, hoy por hoy, fuerzas secundarias. Las nefastas consecuencias que la división de EN MAREA tuvo para el galleguismo político -por caso en Galicia, pasar de liderar una alternativa de gobierno al PP a tener un papel secundario; en España, de poder tener grupo parlamentario propio a contar con un solo parlamentario y  ubicado en un grupo mixto- debió hacer reflexionar a los dirigentes de ambas organizaciones (BNG, EN MAREA) sobre los costes de un galleguismo dividido. Finalmente aquellas deben ser quienes de convencer a la ciudadanía gallega de su real capacidad para gobernar juntas con eficacia y durante mucho tiempo.


Por todas estas razones cuidado con las euforias que pueden ser peligrosas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress