​Rodrigo Conde: “Todo está yendo rodado; tenemos posibilidades de lograr una medalla en Tokio”

|

De cara a las Olimpiadas de Tokio 2020, Galiciapress prepara el camino a los Juegos con una serie de entrevistas a algunos de los mejores deportistas gallegos que previsiblemente formarán parte de la delegación española para la cita olímpica y en los Juegos Paralímpicos. Con muchas opciones de medallas este año, Galiciapress entrevista en esta ocasión a Rodrigo Conde (Moaña, 1997), uno de los primeros españoles en sellar su billete para Tokio.


Cuando todavía ni sabía que en su deporte había campeones olímpicos, sus entrenadores ya lo veían con la medalla al cuello, aunque nunca se lo llegaron a decir a la cara. Nacido en Moaña y cincelado por las olas que golpean la península de O Morrozo, Rodrigo Conde es uno de esos diamantes en bruto del deporte nacional a los que solo hace falta ver una vez para saber que tiene algo que lo diferencia del resto. Y con solo 22 años va camino de demostrar a todos los que apostaron por él que no estaban equivocados.


Rodrigo conde y manel belasategui

Rodrigo Conde (izq.) remando junto a Manel Belasategui 


El pasado mes de agosto logró junto a su compañero Manel Belasategui (Bañolas, 1999) clasificar a su barco a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la modalidad de doble skull ligero. Campeón del mundo sub23 y condecorado por la Federación de Remo como el mejor de 2018, Conde afronta este 2020 con la seguridad de aquel que sabe que este puede ser su año. Las opciones en Tokio, sus sensaciones en el agua o la motivación de cara a julio son algunos de los temas de esta conversación, donde también hay hueco para hablar de su Moaña natal, de los sacrificios que hay que hacer para estar tan joven en la élite del deporte mundial o del tan comentado coronavirus, al que no le tiene tanto miedo como al mejillón tigre.


Lo primero de todo: a cinco meses de ir a Tokio, ¿cómo está Rodrigo Conde? ¿Cómo está siendo este principio de año?

La verdad es que está siendo muy muy bueno. Como siempre con mi compañero Manel y haciendo sesiones increíbles de entrenamientos y cada día mejor. Es que va todo rodado, es una cosa increíble.


Y eso que vienes de un 2019 histórico. Fuiste de los primeros españoles en sellar el billete a Tokio. ¿Ha sido el año en el que mejor te has sentido en cuanto a forma?

Sin duda. Tanto en lo referido a la forma física como mental. Cuando las cosas van bien desde el primer momento sabes que el resultado final va a ser bueno también y por suerte este año está siendo igual o mejor que el anterior.



Tan importante como tú va a ser Belasategui, la otra pata de este banco ¿cómo ves a tu compañero?

¡Yo por Manel no me preocuparía para nada! Ósea…es que no hay una persona más enchufada que él en el objetivo y que tenga las ideas más claras. Y tenemos las mismas ideas. Por eso van las cosas tan bien, porque pensamos exactamente igual y cuando toca apretamos los dos lo mismo, sin ninguna duda.


La compenetración es obvia, y no sé hasta qué punto juega a favor el compartir tanto tiempo en Sevilla ¿Cómo es la adaptación a la ciudad? ¿Es complicado estar lejos de Moaña a pesar de llevar tanto tiempo allí?

Al final acaba siendo tu otra casa. Al principio sí que fue duro adaptarme a estar lejos de casa, pero ahora tengo allí mi grupo de amigos, mi pareja y al final allí estoy bien. Evidentemente, no es como estar en casa, pero estoy muy bien. De todas formas no siempre estamos en Sevilla. Es más, ahora mismo estamos en Cataluña, que llegamos esta semana.


¿Y esto responde a rutinas especiales de cara a la preparación para julio?

Lo que hacemos es ir cambiando de centro de entrenamiento, pero a principio de año. Ahora ya nos quedaremos aquí en Cataluña hasta que viajemos a los Juegos. Nuestro entrenador es de aquí y también trabaja con el club, por lo que también tiene que estar aquí, y para poder entrenar mejor nos trasladamos aquí.

No hay una persona más enchufada en el objetivo y que tenga las ideas más claras que Manel 

¿Cómo preparas las Olimpiadas cuando faltan solo cinco meses? ¿Tienes entrenamientos específicos o competiciones diseñadas para preparar la cita olímpica?

No, al final competiciones todavía no tuvimos ninguna a nivel internacional. Es cierto que ahora viene la parte bonita de la temporada, por decirlo así, que son las competiciones internacionales. Tenemos dos Copas del Mundo por delante antes de los Juegos y son las dos regatas más importantes de cara a Tokio. El resto son competiciones a nivel nacional y son en teoría para ver el nivel en vistas a las pruebas internacionales.


RIVALES EN TOKIO Y EL CORONAVIRUS

¿Tienes ya marcados quienes van a ser los grandes rivales a superar en Tokio? ¿Qué crees que va a marcar la diferencia?

Todos van a ser rivales muy muy fuertes. En nuestra categoría, que es el peso ligero, las diferencias son mínimas entre los barcos, por lo que cualquiera te puede dar la sorpresa y apretarte las tuercas.


¿Pero crees que va a estar liga más bien al estado de forma o tendrá más peso un componente psicológico? Tú mismo haces hincapié en el hecho de que todo vaya rodado y tenerlo todo a punto…

Un poco de todo. Va a ser un cúmulo de cosas si queremos sacar una medalla, que sinceramente creo que tenemos muchas posibilidades de lograr una medalla. Tenemos que ser conscientes de que va a ser muy pero que muy complicado y que tiene que salir todo perfecto, tanto el peso, como la motivación, los entrenamientos de todo el año…por ahora vamos cumpliendo los objetivos a corto plazo, que son entrenar de la mejor forma posible y estar motivados. Eso es lo que va a marcar la diferencia, el tener un gran año. 


A pesar de todo, la actualidad en torno a Tokio 2020 gira en torno al coronavirus y la posibilidad de aplazar o incluso cancelar los Juegos. ¿Hay inquietud con este tema? ¿Has hablado con otros compañeros al respecto?

Hay algunos que son un poco paranoicos por decirlo de alguna manera y están un poco agobiados, pero yo la verdad no creo que vaya a pasar nada. Considero que se le está dando demasiada bola a algo que no es para tanto. Lógicamente hay que tener precaución, pero no pienso que sea tan grave como lo están pintado los medios y demás. Les gusta crear pánico y es lo que hay…


No hay que desinfectar el barco de momento entonces.

¡Al contrario! Sí que hay. Pero no por el coronavirus, sino por el maldito mejillón tigre.


MOAÑA, DISCIPLINA Y SACRIFICIO

Con 22 años formas parte de una generación de deportistas gallegos que destacan tanto por estar en la élite como por su juventud. Ana Peleteiro, Adrián Ben, Desirée Vila… Con Belasategui has clasificado el bote más joven de la historia de España y has sido distinguido como el mejor de España de 2018. ¿Estamos ante una generación irrepetible o vamos a ir a más?

Yo sinceramente espero que nuestra generación sea la que pueda dar un cambio en el remo español. Llevamos muchos años en la oscuridad, por decirlo de alguna manera, y confío en que estos Juegos sean perfectos. Es más: esa es una de las motivaciones que tengo. Me tomo estas Olimpiadas como una responsabilidad mía hacer el mejor papel posible en los Juegos y que se empiece a hablar del remo más allá de mi casa y de mis compañeros.


Desde luego en Moaña no creo que se hable de muchas otras cosas. Tal vez de Iago Aspas, pero en julio va a sonar tu nombre mucho.

En Moaña están bastante contentos y bastante volcados conmigo. Tengo que agradecerles también el apoyo que me están dando en este año tan importante.


Premio belasategui conde

Rodrigo Conde fue condecorado como el mejor de 2018 por la Federación Española de Remo


¿Cuál es tu primer recuerdo de unas olimpiadas?

Uf…pues pienso que ni sabía que existía el banco móvil. Una vez, lo típico de que curiosear y ves que lo están echando por la tele, pero yo antes competía en banco fijo con las traineras. Pero ni sabía que era una modalidad olímpica de remo y cuando lo ves dices: “¡Hostias! ¿Pero y esto que es?”. Y ya me empezó a picar la curiosidad, empecé a buscar vídeos, a hablar con mis entrenadores…y hasta hoy.


Por lo que sé fueron esos entrenadores los que te dijeron que podrías llegar a ser campeón mundial en cuestión de unos años. 

Bueno…fue un entrenador el que me dijo que debía marcharme. Que era una pena, que llevaban toda la vida cuidándome, cosa que es verdad, pero fue él el que me dijo: “Rodrigo, tienes una cualidades que no tienen otros. Aprovéchalas y vete”. Pero a mí no me dijeron directamente que podía ser campeón mundial. Eso lo hablaban por detrás.


Pues la verdad que no erraron: 22 años y olímpico. Con 22 años en agosto lo normal es estar de romería en romería, pero tú vas a estar en Tokio. ¿Cuánto tiene que sacrificar un deportista joven como tú para llegar a esta excelencia? 

Es complicado. Llega un punto en el que entras en la rutina. Y no es que ya te da igual, porque yo por ejemplo siempre fui muy carnavalero y ves a todos tus amigos saliendo, disfrazados y demás…Se hace duro, lógicamente, pero mi forma de pensar es que lo que ellos están haciendo ahora yo lo podré hacer dentro de unos años; sin embargo, lo que estoy haciendo yo ahora muy poca gente podrá hacerlo en su vida. Es lo que me ayuda a no desmotivarme. Hay que tirar de motivación de algún lado, sino es complicado.


A pesar de los éxitos del remo español este es uno de esos deportes que no recibe una cuantiosa financiación. Sin embargo, cuando llegan las grandes citas, parece que exigimos a los remeros y a otros deportistas que ganen absolutamente todo cuando en muchos casos tienen que salir a entrenarse fuera de España para tener unas condiciones mínimas para entrenar, por ejemplo. ¿Cómo ves esta desigualdad desde dentro?

En mi caso yo no puedo entrenar en Moaña porque mi especialidad allí no se puede hacer, porque no hay un río con estas condiciones. Por eso en ese aspecto no puedo exigir mucho más. Pero sí es cierto que en algunos deportes, como por ejemplo el atletismo, tengo escuchado a Ana Peleteiro decir que no hay mucho apoyo, que las pistas están deterioradas. Lógicamente esto tendría que arreglarse. De hecho hace poco salió el presidente del Comité Olímpico Español diciendo que hay deportistas en pruebas clasificatorias para los Juegos Olímpicos que se están costeando ellos mismos los viajes con dinero de su bolsillo. Eso sí que me parece, no sé si denigrante, pero injusto al menos.

Lo que mis amigos están haciendo ahora yo lo podré hacer dentro de unos años; lo que estoy haciendo yo ahora muy poca gente podrá hacerlo en su vida 


O el caso de Alberto Seoane, campeón de tenis adaptado, que tiene que recurrir al corwdfunding para tener opción de ir a Tokio en las paralimpiadas cuando es uno de los mejores en su disciplina.

Pues sí, la verdad es que es una lástima. Al final lo único que se vende es el fútbol, el baloncesto y poco más y para ellos va todo. Pero bueno, eso lo sabemos y tampoco hay que darle muchas más vueltas.  

relacionada Rodrigo Corrales: "Es triste ver deportistas de élite emigrando por no tener condiciones mínimas para entrenar en su tierra"
relacionada Rodrigo Corrales: "Dos Europeos seguidos es algo que ni nosotros mismos podíamos imaginar"
relacionada ​(VÍDEO) Así se prepara un campeón de tenis de mesa adaptado, que busca financiación para ir a Tokio 2020
relacionada ​La España de Tamara Abalde estará en Tokio 2020

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress