La Galicia postcoronavirus

Manoel Barbeitos
Economista

Entre los efectos colaterales que trajo la pandemia están, sin dudas, los cambios habidos en el escenario político gallego. Cambios que se manifiestan, por ejemplo, en el distinto protagonismo que tienen ahora tanto cada uno de los partidos (PP, PSOE, BNG, UP) como, muy especialmente, los primeros actores. Cambios que afectarán al resultados de las próximas elecciones pues segundo queden cubicados al final de la pandemia, que tendrá lugar en pleno impacto de la nueva recesión económica, variará la perspectiva electoral.


La cuarentena decretada paraliza todas las movilizaciones sociales en curso y traslada el foco, prácticamente en exclusiva, la pandemia. Una parálisis que también afecta a escenario político del que prácticamente desaparecen los partidos de la oposición quedando cómo únicos protagonistas el Partido Popular (PP) y su portavoz



Cubicación que, todo parece indicar, será mas favorable para el Partido Popular (PP) que para los partidos de la oposición (PSdeG-PSOE, BNG, UP). Por caso, de no estar en cuarentena y haberse celebrado las elecciones autonómicas en su momento (5 de abril), todo apuntaba la que Alberto Nuñez Feijoo y su partido (PP)  lashabría afrontado en un de los momentos mas difíciles de su largo mandato. Varios factores justifican esta evaluación. En primer lugar el lógico desgaste provocado por un mandato muy largo y también muy anódino, con una mayoría absoluta que ahogaba el debate. En segundo el impacto negativo del desastre gubernamental a nivel español del Partido Popular (Mariano Rajoy) que propició la primera moción de censura triunfante. Una moción de censura que, en sentido contrario, mejoró las expectativas electorales tanto del PSOE, en primer lugar, como de la UP, en menor medida. Finalmente, pero no a menos relevante, el auge de la contestación social en Galicia por la inoperancia gubernamental delante de los diferentes problemas económicos y sociales (desigualdad de género, atención sanitaria, industrialización, sector ganadero...).

Pero en estas aparece una pandemia de origen y carácter desconocido y se mueven todos los marcos. Así la cuarentena decretada paraliza todas las movilizaciones sociales en curso y traslada el foco, prácticamente en exclusiva, la pandemia. Una parálisis que también afecta a escenario político del que prácticamente desaparecen los partidos de la oposición quedando cómo únicos protagonistas el Partido Popular (PP) y su portavoz Alberto Nuñez Feijoo, más actor que nunca. Un protagonismo que, hay que reconocerlo, Feijóo sabe utilizar con inteligencia y para lo cual cuenta con el apoyo incondicional de pesebres-altavoces , que son una agobiante mayoría. Sin movilización social, sin actividad parlamentaria y con no muchas ideas frente a nueva coyuntura a oposición prácticamente desapareció de la escena política. Una oposición que ahora aparece desorientada y desaparecida políticamente. 

Las expectativas electorales de las izquierdas, fundamentalmente del PSdeG-PSOE y la UP, van a depender muy mucho de como sea percibida por la ciudadanía gallega la actuación del gobierno español en esta difícil coyuntura, lo que no deja de ser un claro signo de debilidad

De esta forma tenemos en Galicia un nuevo escenario, con los mismos actores pero con muy distinto protagonismo y visibilidad. Una situación que ahora sí favorece claramente al Partido Popular (PP). Y que le puede ser mas o menos favorable según se salga de la crisis provocada por la pandemia y se afronte la recesión económica. En este nuevo marco las expectativas electorales de las izquierdas, fundamentalmente del PSdeG-PSOE y la UP, van a depender muy mucho de como sea percibida por la ciudadanía gallega la actuación del gobierno español en esta difícil coyuntura, lo que no deja de ser un claro signo de debilidad. Galicia, ni es Cataluña ni el Pais Vasco, y las fuerzas soberanistas (ahora reducidas al BNG) siguen sin ser quien de coger el liderazgo de las izquierdas por razones de sobras conocidas y ya expuestas en este medio .

Pero, si algo aprendemos en los últimos años es que el voto de uno numero creciente de gallegos/as es muy volátil y coyuntural. Por lo que “todo es posible en la Galicia postcoroavirus”.

Feijoo en las instalaciones de Vigo donde el SERGAS hace los test PCR del coronavirus




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress