¿Cazar o proteger al lobo? Ganaderos y ecologistas hablan sobre el futuro de los 700 lobos de Galicia

|

Representantes de Unións Agrarias, la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico y de la organización Grupo Lobo Galicia, ligada al colectivo ‘Censo Lobo Ibérico’, atienden a Galiciapress en esta primera entrega de una serie de reportajes sobre la situación del lobo ibérico en el país.


La visiones son contrapuestas. Desde el sindicato destacan la importancia de la caza para el control poblacional.  Los grupos ecologistas señalan que el impacto sobre la ganadería en Galicia es mínimo. Ellos abogan por otros métodos, como incluir al lobo en el LESPE para dotarlo de más protección.


Lobo ibu00e9rico

La caza del lobo ibérico está permitida al norte del Duero


Decía Félix Rodríguez de la Fuente que el lobo tenía que “vivir donde pueda y donde deba, para que en las noches españolas no dejen nunca de escucharse los hermosos aullidos del lobo”. El divulgador y naturalista es, probablemente, el mayor exponente de la lucha por la protección del lobo ibérico en este país, aunque hace ya más de cuatro décadas que nos dejó. Si hoy pudiese ver la situación del lobo ibérico, tal vez su gesto fuese de sorpresa al ver cómo en España conviven dos ideas antagónicas en su planteamiento: el lobo es una especie a proteger; el lobo es una especie a abatir por los cazadores.


El lobo está de triste y rabiosa actualidad por diversos motivos, pero tal vez el más importante es por el rechazo de los gobiernos de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León a incluir la especie en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPE), lo que supondría blindar al lobo ante la explotación cinegética, dotaría de más herramientas jurídicas para perseguir a los furtivos y daría pie a una recuperación del lobo de forma conjunta. 


Además, los promotores de esta iniciativa recuerdan que su situación como ‘Especie de Interés Comunitario’, el ‘Convenio de Berna’ y el ‘Plan de Xestión do Lobo’ de la Xunta deberían garantizar su protección.


Este proceso ha enfrentado a animalistas contra administraciones, cazadores y ganaderos, especialmente estos últimos por el impacto que, según defienden, podría tener su nueva categorización en su actividad. "No queremos que se extinga el lobo ibérico, pero tampoco el ganadero", razonó el consejero cántabro Guillermo Blanco.



¿CUÁNTOS LOBOS HAY EN GALICIA?

Presente en Galicia, las poblaciones del lobo ibérico en el norte peninsular son mucho más abundantes que en el resto de España, donde su presencia ha ido perdiendo peso hasta acabar diezmados. Hay provincias al sur del Duero que mantienen una protección estricta sobre el animal, no así en el norte, donde sí se autoriza su caza.


La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) no diferencia la situación del lobo en Galicia del resto de comunidades, ya que se trata de “una única población, que se encuentra, en virtud de los dos únicos censos válidos efectuados con un intervalo de veintiséis años, estable”.


El Grupo Lobo Galicia, vinculado a la plataforma Censo Lobo Ibérico, sí se atreve a dar cifras, con 90 grupos familiares compuestos por cerca de 700 ejemplares, según las cuentas de la administracion autonómica.


A Serra do Xistral, Serra da Loba, Serra do Xurés, Serra do Courel o Serra do Larouco e Leboreiro son las zonas donde destaca especialmente la presencia de estos animales. Sin embargo, desde la organización aprecian un “claro estancamiento de la población” con grupos “muy alejados de la media que reconoce la administración de 7/8 lobos por grupo”. “Siendo realistas nos estamos encontrando una media de 3/5 lobos por grupo”, sostienen.


“Estas diferencias son fáciles de entender, ya que nuestro trabajo analiza la dinámica poblacional del lobo ibérico en un espacio de tiempo más adecuado que el de los censos que son realizados durante solo dos años, de manera indirecta y tomando como referencia cardinal la época reproductiva que incluye a los cachorros que por desgracia tienen una alta mortalidad y por diferentes causas no saldrán adelante”, indican. En ese sentido, la organización considera estos censos “un contrasentido” que no arrojan datos reales sino aproximadas.


UNIÓNS DICE QUE ESTÁ POR TODA GALICIA

Desde Unión Agrarias, en cambio, definen las poblaciones de lobo, “repartidas por toda la comunidad”, como “estables” y “nada amenazadas actualmente”. “Según los censos disponibles habrá unos 700 ejemplares en Galicia, aunque pueden ser más. Somos la segunda región más lobera de España, detrás de Castilla León donde el censo es superior a los 1.500 ejemplares”, afirman desde el sindicato.


“Cada vez se acerca más la zonas pobladas, donde ya empieza a ser un problema porque mata y devora cada vez más perros, aparte de ganado doméstico”


“Cada vez se acerca más la zonas pobladas, donde ya empieza a ser un problema porque mata y devora cada vez más perros, aparte de ganado doméstico”, denuncian desde UU. AA., a la vez que hacen hincapié en la “franca expansión” de la especie a nivel nacional, tal y como lo prueban los “ataques” de los animales.


Ternera muerta por lobos en A Golada en una foto de CRTVG

Ternera muerta por lobos en A Golada en una foto de CRTVG  


Estos ataques han provocado, según el relato del sindicato, que algunas explotaciones de ovino “hayan tirado la toalla”. “Hay zonas donde la ganadería extensiva y en ecológico es impracticable por los ataques del lobo, especialmente porque cuando desaparecen terneros o reses sin dejar rastro, por lo que no es posible pedir indemnización”, critican. A renglón seguido, ponen el foco en el “caballo de monte, en riesgo de extinción” por el lobo.


Así, los cálculos de UU.AA. “demuestran que el peso vivo de las reses que mata al lobo en Galicia duplican las necesidades de alimentación del lobo”, lo que indica “que la mayor parte de la alimentación del lobo en Galicia es ganado doméstico”. Esto se debe a la falta de carroña, que “durante siglos garantizó la convivencia del lobo con la ganadería”, por lo que ahora se necesitaría de nuevas fórmulas para recuperar el equilibrio.


AMENAZAS

La versión de ASCEL es distinta al manifestar que el impacto del lobo sobre la ganadería gallega es mínimo, mientras que el lobo vive bajo amenazas constantes, sobre todo de cazadores furtivos. “Por cada lobo legal se matan hasta ocho ilegalmente”, lamentan desde ASCEL, que también subrayan el “efecto llamada” de la caza permitida que no reduce la caza ilegal.


En el Grupo Lobo, que llevan tiempo denunciando las matanzas ilegales en los montes gallegos, además destacan la “degradación de su hábitat” por la eucaliptización y la proliferación de parques eólicos, dos factores que ayudan en la extinción de la especie, junto con los atropellos. Tampoco la situación de abandono en la que vive el rural gallego desde hace años ayuda a mejorar la situación de unos y otros, así como la reducción de la cabaña equina.


Es necesario alejar al lobo del control letal, tanto el legal como el ilegal, los controles de poblacionales de lobos se realizan pese a no estar científicamente probado que la eliminación de ejemplares tengan incidencia en la disminución de daños al ganado y, vista la experiencia de Galicia en la última década, observamos que de nada han servido las estrategias basadas en batidas a la especie”, afirman.


A renglón seguido, desde la plataforma reprochan la “ausencia total de estrategias para fomentar la coexistencia de la ganadería extensiva con el cánido, siendo las subvenciones convocadas para implementar medidas preventivas en las explotaciones gallegas totalmente insuficientes, tanto en cantidad como en publicidad”, así como la “nefasta gestión de la administración gallega, que resulta absurda e ineficaz”. “Resulta vergonzoso ver como se aprueban batidas a grupos de lobos por daños recurrentes a explotaciones ganaderas exentas de estas medidas”, reprueban.

“Resulta vergonzoso ver como se aprueban batidas a grupos de lobos por daños recurrentes a explotaciones ganaderas exentas de estas medidas”


En otro orden, las cacerías de lobo amenazan de forma directa a otras especies. Hace unas semanas se registró la muerte de dos hembras de osos pardos -una especie que empieza a recuperar su presencia en los montes gallegos- durante dos cacerías en España, algo que para ASCEL significan “crímenes inaceptables”. “No se debería poder cazar donde se sepa que se encuentra un oso, especialmente en áreas críticas para la especie definidas en los planes de recuperación autonómicos, y hay complicidades inaceptables y otras responsabilidades que esperemos sean depuradas”, sentencian.


La lectura del Grupo Lobo Galicia es similar, ya que piden un “mayor control sobre las batidas y endurecimiento de las sanciones” con el fin de evitar estos accidentes, que se producen en muchas ocasiones contra el lobo durante cacerías de jabalís, donde el control de los Agentes Medioambientales no es tan exhaustivo como durante las batidas contra los cánidos.



CAZADORES Y CONTROLES PERIMETRALES

Cacerías que, para incomprensión de muchos, se siguen celebrando en Galicia pese a la delicada situación epidemiológica que atraviesa. Además, y pese a las restricciones de movilidad que todavía imperan en muchos municipios y que afectaron a más de 60 localidades gallegas, los cazadores pueden abandonar el perímetro y moverse con libertad por la comunidad para participar en estas batidas.


Así, desde ASCEL cuestionan las “prebendas” que la Xunta concedió “a quienes matan animales” pero que se niegan “a quienes realizan un uso pacífico del medio, respetando la biodiversidad”. En términos idénticos se expresan en el Grupo Lobo Galicia, que ven una “irresponsabilidad” permitir estos desplazamientos al rural “en pleno auge de la pandemia” por el impacto que la enfermedad puede tener en estas zonas donde la población envejecida es abundante.


En cambio, desde Unións Agrarias celebran la decisión de la Xunta, que va dirigida a controlar la fauna salvaje. “Hay dos formas de controlar la fauna salvaje: mediante la caza practicada con criterios de gestión, o no hacer nada y esperar la que las poblaciones las controlen la rabia, la sarna, la tuberculosis…”, esgrimen.


De esta forma, estiman que la presencia del lobo no controla la población de jabalís “ni un 5%” al control que sí ejerce la caza, por lo que piden “no frivolizar con este tema”. “La caza, como herramienta de gestión de las poblaciones de jabalí, es una actividad esencial, guste o no guste a determinados colectivos. El jabalí es a día de hoy un problema social en el rural gallego que impide la práctica de la agricultura y la  ganadería, con daños evaluados en el entorno de los 15 millones de euros que salen de las  rentas de las explotaciones y de las familias”, defienden. El impacto de la especie en espacios naturales o la siniestralidad en las carreteras relacionada con los jabalís son otros de los argumentos para su control.



“LAS ADMINISTRACIONES NO SE RIGEN POR LA RACIONALIDAD”

Pero, ¿realmente tiene sentido autorizar estas batidas cuando los números sobre los ejemplares en Galicia son tan poco homogéneos? La realidad, es que los dos censos realizados hasta la fecha, el último hace casi una década, no ofrecen unos datos concluyentes, sino aproximados. En el Grupo Lobo Galicia consideran que el ‘Plan de Xestión’ de la Xunta no es malo en su planteamiento, pero que necesita de una actualización para ser eficaz y suficiente. “La falta de compromiso e inacción de la Xunta que solo aplica políticas basadas en batidas y pagos por daños con la única finalidad de contentar a cazadores y ganaderos”, reiteran.


Las administraciones no se rigen, en lo ambiental, en España, por el conocimiento y la racionalidad”, sentencian desde ASCEL. A la sombra de esto, las plataformas animalistas reclaman el fin de la caza, la protección estricta del lobo en toda la península, una implicación “real” de las administraciones en su defensa y conservación con planes rigurosos, el fomento de especies autóctonas o la restauración de hábitats entre otras muchas medidas que persiguen la supervivencia de todo un símbolo de la naturaleza salvaje en España.


Investigadas tres personas por irregularidades en la homologación de un trofeo de caza de un ejemplar de lobo en A Gudiña (Ourense).

Trofeo de lobo incautado por la Guardia Civil a cazadores gallegos de un ejemplar abtiado ilegalmente en A Gudiña 





Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress