¿Hay que acudir a las marchas del 8M? Responden Prado (PPdeG), Presas (BNG) y Díaz (PSdeG)

|

El 8M vuelve envuelto en la polémica sobre si hay que manifestarse con una pandemia que retrocede, pero puede resurgir en cualquier momento. En Galicia solo están permitidas las reuniones de cuatro no convivientes, y no en todas las áreas sanitarias.


Al mismo tiempo Galicia es un país que acogió marchas negacionistas, blindadas  un  derecho a la libertad de manifestación que también protege a las reuniones feministas. Galiciapress charla con las diputadas Paula Prado (PPdeG), Noa Presas (BNG) y Noa Díaz (PSdeG) sobre la conveniencia de las concentraciones y otros aspectos de este Día Internacional de la Mujer.



Portada deputadas

Presas (BNG), Díaz (PPdeG) y Prado (PPdeG) en un montaje con fotos de archivo


Paula Prado, coordinadora interparlamentaria del PPdeG,  deja claro que su partido apoya todas las reivindicaciones feministas pero recuerda que "estamos aún saliendo de una  tercera ola muy potente y que ha causado muchísimo dolor a muchísimas familias". Prado estima que en este contexto la Delegación del Gobierno puede estimar que las marchas "pueden suponer un problema de salud pública".


Como alternativa, la política 'popular' recuerda que "los derechos de las mujeres y feminismo se defienden todos los días del año". Entiende que la situación es diferente al año pasado , porque ahora hay "más información" que en 2020 cuando el Gobierno la ocultó, dice, poniendo en riesgo a las asistentes. Por eso Prado pide que se apueste por "el sentido común" dado que "la prioridad es la protección de la saud". El PPdeG no acudirá pues a las protestas, pero prepara sus propios actos, telemáticos y en formato reducido.


Noa Presas, diputada por el Bloque Nacionalista Galego en el Parlamento de Galicia, ve en esta controversia “un intento de criminalización cuestionando el derecho de las mujeres a movilizarnos y culpabilizando, aún anticpandose a lo que vaya a pasar, de una hipotética cuarta oleada como ya se hizo hace un año en el inicio de la pandemia”. “Si hay una cuarta oleada será porque durante un año el Gobierno de España y la Xunta o no aprendieron o no quisieron tomar las medidas que se necesitaban, pero no por ejercer libremente el derecho a manifestarse”, considera Presas, a la vez que recuerda que para este 10 de marzo hay convocada una gran movilización en todo Ferrolterra para poner de manifiesto la crisis económica que sufre toda la comarca “y que sí apoyan los partidos que gobiernan el estado y la Xunta”.


De cualquier forma, Presas pone el foco en las excepcionales medidas de seguridad que imperarán este 8 de marzo, como la exigencia del uso de mascarillas o mantener la distancia de seguridad entre las participantes. “Se está intentando poner freno con esta crisis a un movimiento que estaba llegando a las masas y en unas coordenadas de izquierdas que evidenciaban muchas cuestiones en las que las mujeres contábamos con condiciones desiguales. 2021 no será como 2020, o 2019, o 2018...pero tiene que ser”, dice Presas.


Su tocaya, la diputada del Partido Socialista de Galicia Noa Díaz, no lo ve así. “Todos estamos cansados de la pandemia, pero el lunes no saldremos a las calles como partido por prudencia. No es cuestión de criticarnos entre nosotros ni poner en duda el movimiento, aunque la gente tendrá en sus retinas las imágenes de multitudes en años anteriores, pero este año no puede ser así para que no se produzcan situaciones de riesgo”, sostiene.


Con todo, esta será una jornada “de reivindicación, como fue siempre”. “Pedimos que no haya concentraciones masivas, pero vamos a respetar y no poner en duda lo que cada una decida hacer”, incide Díaz, que en este 8-M reivindicará “desde los balcones, desde las redes sociales” o incluso “con la ropa cuando salga a pasear con mis hijas”. “Será un año extraño y yo echaré mucho de menos no protestar en la calle, pero creo que no toca y apelo a la prudencia”, recalca.


Presas, por el contrario, estima que el 8-M “es una fecha a la que no podemos renunciar” en un contexto “en el que las posiciones homófobas, machistas y fascistas de la extrema derecha se están normalizando”. “La crisis está afectando a nuestros derechos y no podemos permitir un nuevo retroceso. Es necesario movilizarse, aunque no pueda ser como en los últimos años, con más medidas de seguridad y menos concentraciones de personas, pero es mucho más seguro estar al aire libre con medidas que estar en la fábrica trabajando”, razona.


En relación al debate ideológico en torno al femnismo, Paula Prado considera que decir que el feminismo es de izquierdas es un "mantra" que se ha demostrado falso. Así, la diputada conservadora recuerda que el PP en muchas ocasiones apoyó cambios legales "muy importantes" para combatir la violencia machista. Como ejemplo, pone la aprobación en 2004 de la norma que obliga a los denunciados por maltrato a abandonar el hogar. Aquel fue un cambio promovido por un Gobierno del PP en España, pero Prado recuerda que los conservadores también han apoyado medidas de defensa de la mujer desde la bancada de la oposición. 


Frente a ese consenso, la líder 'popular' denuncia el "populismo del Gobierno actual" que, en su opinión, ha logrado dividir a un "feminismo que estaba unido" en "confrontaciones internas que no deberían existir en ingún caso".  En particular, recuerda que Unidas Podemos se descolgó en 2017 del Pacto de Estado de Violencia de Género, los únicos junto a Bildu, por considerarlo insuficiente. 


Cuestionadas sobre si el feminismo se usa con fines de marketing político o incluso como arma arrojadiza, para Presas no cabe duda de que en estos momentos “se están cayendo muchas caretas de aquellos a los que le interesaba el movimiento para hacer campaña”. “Todo el mundo se ponía el lazo lila entonces, pero ahora lo quieren cuestionar”, critica.


En esa línea Díaz recuerda que este es un movimiento “que existe desde hace varios siglos” y su uso con fines espurios “se hace por la derecha”. “En la izquierda hemos reclamado esos derechos y denunciando la discriminación que sufrimos, pero la derecha siempre lo utilizará como arma de confrontación, como lo hace la extrema derecha”.


LA CRISIS GOLPEA CON MÁS DUREZA A LAS MUJERES

Simone de Beauvoir dijo en su día que bastaría cualquier crisis, ya fuese económica, política o religiosa, para poner en cuestión los derechos de las mujeres. Esta crisis, que comenzó siendo sanitaria y que ha hecho tambalear todos los pilares de la sociedad, también ha agrandado la fisura existente entre hombres y mujeres: el cuidado del hogar y de las personas dependientes, la brecha salarial, el peso de la mujer en la ciencia...son muchos los capítulos abiertos en este sentido.


Para la socialista la lista es inabarcable. “Esta no es una crisis sanitaria, sino global, y su efecto sobre las mujeres fue mayor”, sostiene Díaz. “Las desigualdades no son las mismas ahora que antes de la pandemia. Y si lo son, lo que están es mucho más agravadas”.


“Nosotras fuimos las que estuvimos en primera línea, ya no solo como personal sanitario, sino en supermercados como actividades esenciales, fuimos nosotras las que nos responsabilizamos de los cuidados dejando de lado nuestra salud para preocuparnos de la de los demás. ¿En una pareja quién tuvo que dejar el trabajo? Nosotras. Porque eran trabajos más precarios y en casa contaba el sueldo más alto. Incluso los rectores advirtieron durante el confinamiento que mientras los investigadores aumentaron su producción científica las investigadoras no lo hicieron o incluso menguó”, ejemplifica.


“Esta crisis fue con las mujeres con quién más se cebó, como muestran los brutales datos de empleo que rebelan como muchas mujeres tuvieron que volver a sus casas a cuidar a dependientes o familiares”, Presas. “No solo no se mejoraron las condiciones laborales de los trabajos más feminizados, y que sin embargo se aplaudían en el confinamiento, sino que empeoran y que los indicadores nos dicen que las mujeres jóvenes somos las más afectadas. No puede pasar como en 2008 y que se pague con el retroceso en nuestros derechos”, denuncia.


FUTURO LABORAL INCIERTO PARA LAS JÓVENES

Prado (PP) coincide en que las mujeres son las más golpeadas por la pandemia. Lo artibuye, además de la realidad de que las mujeres cargan aún con la mayoría de los cuidados familiares, a la elevada presencia femenina en profesiones como enfermería o asistencia a domicilio, muy golpeadas por el virus y por una enorme sobrecarga de trabajo. La parlamentaria se acuerda también de la alta feminización en sectores como el turismo o la hostelería, que han tenido que despedir a miles de trabajadores por las restricciones. 


Como alternativa, la coordinadora del PPdeG, reclama más inversión en formación para mujeres en sectores que, por el contrario, han capeado mejor el coronavirus, como aquellas ligadas a las tecnologías de la información. "Es fundamental formar a las mujeres en los ámbitos en los que puedan tener más posibilidades de acceso a empleos emergentes", demanda. 


La situación en la que se encuentran muchas jóvenes por la desigualdad centra parte del debate del movimiento. Presas lamenta que la situación económica provocará que muchas familias “tendrán muchos impedimentos para que sus hijas pueden estudiar, formarse o acceder a un trabajo que les permita emanciparse”. Del mismo modo, la diputada por el BNG aprovecha para denunciar la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran muchas víctimas de la violencia machista “en un momento en el que la socialización está tan restringida observamos que hay una violencia que cuesta más visibilizar y atajar”.


Sobre los retos a los que se enfrentan hoy las jóvenes gallegas, Díaz echa una mirada a sus hijas, y teme que ellas todavía tengan que “demostrar mucho más que un hombre para alcanzar los mismos objetivos”. Por otro lado, hace especial hincapié en un tema que dice preocuparle mucho: “Así las educo y deben entenderlo: es importante que crezcan sabiendo que tienen que ser libres”. “Espero que cada vez tengan menos problemas. Estamos en un mundo más igualitario, pero hay cuestiones en las que todavía no”.


LEYES Y RECLAMACIONES

Por otro lado, la actualidad en lo referido a las reivindicaciones feministas gira en estos momentos al futuro de algunas leyes que buscan avanzar en materia de igualdad, como la Ley Trans o la conocida como 'Ley del sí es sí'. Esta última fue sometida recientemente a un duro informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un organismo que pronto podría sufrir una profunda renovación.


El PPdeG interpreta el informe del órgano de gobierno de los jueces como consecuencia de un Gobierno que "está legislando para obternet titulares para mostrarse como más feminista que nadie", obviando la imprescindible seguridad jurídica que deben conferir las leyes. En su opinión, situaciones como la de la 'Ley del sí es sí' reflejan un ejecutivo dividido, donde "dos áreas, socialistas y comunistas", compiten por el foco mediático en vez de centrarse en "medidas reales y efectivas".


Desde los nacionalistas gallegos analizan con prudencia estos textos y piden al Gobierno de coalición “seriedad y responsabilidad” para legislar y “se dejen de polémicas artificiales en los medios de comunicación” para que estas leyes “se tramiten con normalidad en debates reales y no en cruces de reproches que solo favorecen a la extremaderecha y no a los colectivos que necesitan avanzar en materia legal”.


Para Díaz, en cambio, si bien la Ley Trans logrará dotar de más derechos, la labor del CGPJ lo que buscaba era “encontrar garantías jurídicas, que es lo que esperamos de estos textos”. En otro orden, sobre la 'Ley del sí es sí' la identifica como una “evidencia que nos desplaza de las situaciones de vulnerabilidad”.


Desde el PSdeG las reclamaciones van especialmente orientadas a la Xunta de Galicia, una administración que al parecer de Díaz “no estuvo a la altura”. “Pedimos que reaccione y deje de lanzar mensajes de marketing en los que dicen gastar mucho dinero en igualdad. Que racionalicen ese dinero y haga antes de nada un diagnostico de cómo afectó la pandemia a las mujeres gallegas y después se pongan a trabajar y hagan muchas más cosas, porque ese informe ya tendría que estar hecho”, insiste. A partir de ahí, según relata la socialista, podrán venir más medidas que van desde la salud hasta el teletrabajo: “La realidad es que la Xunta no puso en marcha ninguna medida nueva para esta situación”.


Por el lado del Bloque coinciden en que la lista de reclamaciones “sería larga y exigente”. “Hacen falta medidas urgentes, especialmente en el ámbito económico para que cese el avance de la precariedad en los trabajos más feminizados, que no se están tomando medidas reales para fortalecer lo público y que las mujeres que tengan que conciliar no vean como única alternativa renunciar a sus proyectos de vida y asumir esas tareas porque no hay servicios públicos que las apoyen”, puntualiza Presas, que recuerda el lema 'Sin cuidados no hay vida' del BNG.



relacionada Santiago programa coloquios, teatro, música y cine para visibilizar un 8 de marzo que "no puede pasar inadvertido"
relacionada Feijóo insta al Gobierno a "aclarar" si las manifestaciones del 8M van a estar "prohibidas en toda España"
relacionada La oposición tacha de "provocación" la propuesta de la Xunta para celebrar el 8M en Meirás
relacionada La Diputación de Pontevedra reivindica su 'Agenda Feminista' y presenta "la programación más potente" para el 8 de marzo

1 Comentarios

1

Las feministas —como todos— tienen la obligación de proteger la vida de las mujeres. Eso incluye protegerlas del Covid evitando manifestaciones. No vaya a ser que esas manifestaciones terminen provocando más muertes de mujeres que la violencia machista.

escrito por Manuel 06/mar/21    21:20

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE