'OPERACIÓN ALIMOCHE' DE LA GUARDIA CIVIL

Diez detenidos de una organización que introducía droga por el Puerto de Marín

|


Operación de la Guardia Civil contra el tráfico de droga en el puerto de Marín (Pontevedra)


Dos años de investigaciones han dado sus frutos. La Guardia Civil da por desarticulada una organización criminal que llevaba varios años introduciendo grandes cantidades de cocaína procedente de Sudamérica a través de contenedores que llegaban al puerto de Marín. La operación, bautizada Alimoche, ha supuesto la detención de diez personas en las provincias de Pontevedra, Ourense y Madrid y se prevé que haya nuevos arrestos en los próximos días.


Cuatro de los detenidos han pasado este jueves a disposición judicial y el resto quedaron en libertad en sede judicial. En relación con los que comparecieron, fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han informado de que el Juzgado de Instrucción número 8 de Vigo ha decretado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para los cuatro, imputados por un delito contra la salud pública y otro de pertenencia a organización criminal. Dos de ellos están considerados los responsables de la red y otros dos tan sólo integrantes de la misma.


Además de las diez detenciones, se han practicado cuatro registros domiciliarios, interviniéndose dinero en metálico, numerosa documentación y material informático, así como otros efectos relacionados con el tráfico de drogas como 100 gramos de cocaína, sustancias de corte de la droga o balanzas de precisión.


La organización criminal tenía implicaciones en todo el territorio nacional y dos puntos fuertes que le permitían hacerlo sin llamar la atención de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. En primer lugar, contaban con un tejido empresarial en Sudamérica y España y altos conocimientos en comercio internacional, en especial un joven empresario ourensano que actuaba como coordinador de la organización. En segundo lugar, contaba con unaimportante capacidad operativa basada en altos conocimientos en praxis policial y en la perfecta coordinación y reparto de funciones de los miembros para las diferentes transacciones de estupefacientes.


Los investigadores se han encontrado con grandes dificultades a la hora de vigilar a los miembros del grupo finalmente desarticulado debido a los citados conocimientos en praxis policial para la investigación de este tipo de delitos y utilizaban diferentes y sofisticados medios de comunicación, en sistemática y continua renovación.


La Guardia Civil destaca la heterogeneidad de las personas finalmente detenidas, en su mayoría jóvenes y sin antecedentes penales y que desarrollaban diferentes actividades laborales no vinculadas socialmente al narcotráfico. Además, no tenían relación aparente entre ellas, siendo sus perfiles tan variados como un bombero o varios empresarios.


La operativa y estructura de la organización fue descubierta en su gran parte en marzo de 2014, cuando la práctica totalidad de sus miembros se desplazaron a Marín en un importante número de vehículos y establecieron puntos fijos de vigilancia y móviles de contravigilancia mientras algunos de los miembros accedían a la terminal de contenedores del puerto.


Los que accedieron al puerto eran personas vinculada laboralmente con la dársena que buscaron y localizaron un contenedor que había llegado del Puerto de Callao (Perú) con fruta enlatada en su interior, violentaron los precintos y abrieron el mismo, para recuperar 60 kilogramos de cocaína (valorados en unos dos millones de euros), sacarlos del puerto y distribuirlos en diferentes puntos del territorio nacional. Sin embargo, no hallaron la droga porque había sido intervenida por las autoridades peruanas antes de partir el contenedor rumbo a España. En julio del año 2015 los investigadores descubrieron que tres de los ahora detenidos viajaron a Colombia para cerrar el acuerdo, pero el tráfico de cocaína desde ese país se frustró al intervenir las Fuerzas de Seguridad.


Este grupo organizado también también tenía establecidos puntos de distribución de sustancias estupefacientes en Ourense y Madrid y en julio de 2014 se detectó que organizaron un viaje desde Madrid a Francia para traer droga por vía terrestre. En aquel caso, se logró dar el alto a uno de los vehículos usados en el narcotransporte y se localizó en un doble fondo (o 'caleta') un paquete de medio kilo de cocaína.


La investigación ha estado dirigida por el Juzgado de Instrucción número 8 de Vigo y coordinada por el fiscal Antidroga de Pontevedra Luis Uriarte. Ha sido desarrollada por el Equipo Contra el Crimen Organizado de Galicia (ECO Galicia), perteneciente a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que contó en diferentes fases de la investigación con el apoyo de diferentes unidades del cuerpo, destacando el EDOA (Equipo Delincuencia Organizada y Antidroga) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Pontevedra y demás unidades de la Comandancia de Pontevedra.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress