"DomusVi gana; los mayores pierden": archivan las denuncias contra la residencia de Aldán (Cangas)

|

El enésimo archivo de una denuncia contra DomusVi y la Xunta vuelve a poner de manifiesto la indefensión de muchas familias que durante esta crisis sanitaria perdieron a sus seres queridos en las residencias de mayores, foco de un gran número de muertes en Galicia.


Este es el caso de Helena, una de las pocas personas que, junto a su hermana Lupe y otra familia de una residente del centro, dio el paso de denunciar a la dirección del geriátrico y al Gobierno de Galicia por la atención que recibió su madre, fallecida durante la primera ola, en la residencia DomusVi Aldán de Cangas. 


Pese a las denuncias, estas no prosperan en los juzgados mientras la asistencia a los mayores sigue estando en tela de juicio. "Es mucho peor que antes", denuncia para Galiciapress, a la vez que indica que DomusVi no cubre las ausencias por vacaciones, que todavía no han recibido respuestas ni de la dirección ni de la Xunta a sus muchos correos o que pese a tener la certeza de que su pelea "contra el poder" tiene las de perder no va a cejar en su empeño: "Queremos evitar que vuelva a suceder".


Protesta de los familiares de los ancianos de la residencia DomusVi Cangas en Aldán

Protesta de los familiares de los residentes en DomusVi Aldán 


A las hermanas Martínez Sanjuan no las mueve el dinero -es posible que nunca vean un solo céntimo- ni la venganza -no les devolvería a su madre, fallecida durante la primera ola-. Su cruzada, esa que desde hace ya casi año y medio las tiene entre juzgados contra DomusVi y la Xunta por lo ocurrido en la residencia DomusVi de Aldán, en Cangas do Morrazo, solo busca un fin: que ningún mayor tenga que volver a pasar por lo que se vivió en el centro cangués durante el estallido de la crisis sanitaria.


En la residencia de Cangas, durante la primera ola, murieron la friolera de 22 residentes con coronavirus (según las cifras oficiales; otras elevan el número de víctimas hasta las 37) sin ser trasladadas a un hospital, a pesar de que había unidades de cuidados intensivos disponibles, tal y como denunciaron los familiares de los usuarios de un centro en el que se destaparon en su día más de un centenar de contagios.


Era tal el descontrol, tantas las carencias de personal y medios y tal la magnitud de la pandemia en el emplazamiento que la Xunta se vio obligada a intervenir el centro, algo que mejoró parcialmente la atención a los mayores, como relataron en su día personal de la plataforma de Traballador@s de Residencias de Galicia (TReGa). De eso hace ya más de un año, sin que nada haya cambiado en el geriátrico, donde las protestas de los familiares son una constante semana tras semana, exigiendo a la dirección una asistencia digna a los mayores que allí se encuentran.


Helena Martínez Sanjuan, junto con su hermana Lupe, mantiene su batalla contra el centro reclamando justicia, por su madre fallecida durante la primera ola y por el resto de ancianos. Ahora, las dos hermanas tratan de reponerse al último varapalo judicial, ya que la Audiencia Provincial de Pontevedra decidió archivar el caso al considerar que a la asistencia a las dos mujeres de las dos familias denunciantes "se ajustan a la 'lex artis'". De esta forma, la Audiencia pontevedresa apoya la resolución alcanzada en su día por el Juzgado Número 3 de Cangas al entender que "no existen indicios fundados de responsabilidad penal".


Con este auto, quedan exonerados la consejera delegada de DomusVi en España, Josefina Fernández, la directora del centro de Cangas, Laura Cancelo, y los entonces director xeral de Maiores e Persoas con Discapacidade y jefa de Inspección de Maiores e Discapacitados de la Xunta, Ildefonsode la Campa y Berta Besada, respectivamente, a los que se acusaba de presuntos responsables de delitos de homicidio, lesiones por imprudencia profesional, y abandono de discapacitados.


“DOMUSVI GANA; LOS MAYORES PIERDEN”

Helena lamenta que se tuvo que enterar por la prensa del dictamen de la Audiencia de Pontevedra antes de que se lo notificasen sus propios abogados o las plataformas involucradas en la defensa de la atención a los usuarios de la residencia con las que están en permanente contacto, como VellezDigna. La información llegó a oídos de los medios, presumiblemente, desde la parte denunciada, que con casi toda seguridad quiso transmitir cuanto antes su “triunfo” en los juzgados.


Detrás de estas noticias hay personas. ¿Por qué no nos dejan ni respirar? No nos lo pudieron comunicar hasta sábado, cuando ya estaba la noticia en la red. Casi nos da un infarto. No podemos enterarnos por la prensa de semejante noticia”, denuncia la afectada, que resume el proceso con que “DomusVi gana y los mayores pierden”.


Para Helena todavía es difícil de asimilar un nuevo archivo, y más cuando DomusVi, el gigante de los geriátricos en España, acumula tantas investigaciones y demandas, aunque ninguna parece prosperar. De hecho, en la familia Martínez Sanjuan el pesimismo en torno a este caso ha llegado al punto de que piden a sus propios abogados que no les trasladen “ningún tipo de esperanza”. “Nosotros teníamos claro cuando demandamos y cuando sigamos demandando que vamos a perder porque luchamos contra el poder. Y contra el poder es muy difícil ganar”, enfatiza. Con todo, esto no detiene ni a Helena ni a Lupe: “Seguimos peleando. No vamos a parar. Se acabó la vía penal, pero no la civil ni las protestas”.


De momento, desde el despacho Pérez-Lema Avogados e Consultores, que representa a familiares de usuarias de la residencia DomusVi de Aldán, censura que las diligencias "adolecen de incongruencias y sesgos que limitan su valor probatorio" y cuestiona el proceso, donde la documentación en la que se apoya la sentencia “respondía únicamente a los intereses de defensa de la residencia DomusVi Aldán y no evaluó el grado de cumplimiento de los protocolos sanitarios".


“Nuestra intención no es recuperar el dinero, sino que se abra expediente a esta gente, se intente cerrar a este tipo de residencias y se preste un cuidado adecuado a los mayores. Porque a día de hoy está empeorado”, incide una de las familias denunciantes.


Josefina Fernández del brazo de Feijóo al recibir un premio de la Confederación de Empresarios de Galicia

Josefina Fernández y Núñez Feijóo | Foto: Xunta


NI EL PÉSAME

En todo este tiempo de lucha, Helena critica que nadie se haya dignado a recibirlas o atenderlas y que incluso la directora del centro las rehuyó en varias ocasiones para evitar un encuentro con las denunciantes. “Se ríen en nuestra cara. Cero respuestas. Llevo muchos correos electrónicos al centro, a la central de Vigo, a la central de Madrid...”, recapitula Helena, que también se puso en contacto con la Xunta. “Escribimos un correo a la secretaria de Feijóo, que prometió mediar. De eso hace siete u ocho meses”, explica. Ni siquiera ha recibido el pésame de las instituciones.


Instituciones que, sin contar con los familiares -a los que incluso llegan a bloquear en redes sociales para evitar las críticas en Internet-, celebran actos y homenajes en recuerdo de las víctimas, mientras que los familiares tienen que “quedarse en la puerta” de una residencia muy apartada de los ojos del resto de la ciudadanía, lo que resta visibilidad a sus reivindicaciones.

“Nuestra intención no es recuperar el dinero, sino que se abra expediente a esta gente, se intente cerrar a este tipo de residencias y se preste un cuidado adecuado a los mayores"


2.200 EUROS AL MES PARA QUE DOMUSVI NO CUBRA LAS BAJAS

Aislada o no, allí dentro “pasan cosas muy graves todavía a día de hoy”, expone Helena. “No ha mejorado nada. Es penoso. Residentes con las uñas que parecían garras, personas dependientes encamadas...”, dice, al tiempo que incide en que la higiene es muy deficiente. “Y las visitas de los familiares siempre fuera, para que no puedan ver nada de cómo está la habitación, al personal...es mucho peor que antes”, incide.


En este contexto, la llegada del verano no hace más que empeorar el servicio, ya que es el momento en el que muchos trabajadores toman vacaciones sin que la dirección refuerce las plantillas, según denuncia la afectada. “No se están sustituyendo. Pero ni siquiera los fisioterapeutas, tan importantes para la salud de los mayores. La animadora social también se va de vacaciones sin que nadie la cubra. Pero lo más grave es que el médico se va de vacaciones y en su lugar estará un médico solo a media jornada”.


Este no es el servicio por el que pagamos 2.200 euros al mes. Y no conozco ningún jubilado con una pensión así”, apunta. A renglón seguido, añade que esto no es algo fortuito, sino que “las vacaciones están programadas”, por lo que la dirección tuvo tiempo de maniobra suficiente como para tomar medidas.


UN EJEMPLO PARA EL RESTO DE FAMILIAS

Aunque las derrotas duelan, Helena insiste y anima al resto de familiares a que imiten su ejemplo, que denuncien y peleen para que lo ocurrido en Aldán no vuelva a suceder. “Conocemos a muchas personas en la misma situación como nosotros, pero no entendemos como no demandan. Solo por el hecho de que tengan esa mancha. A nosotros en el día de mañana nos tendrá que cuidar alguien, y no quiero que me atiendan como lo hicieron con mamá, porque directamente no la atendieron”, subraya. No obstante, reprocha el “pasotismo” de muchos afectados que “consienten” las prácticas de DomusVi, también en lo referido al tratamiento de las visitas a los residentes.



Ahora, a la espera de una reunión en los próximos días para evaluar las opciones existentes para continuar con su batalla por la vía judicial, en la familia Martínez Sanjuan esperan encontrar “algún hueco” por el que acceder y seguir adelante. Lo que no tiene vuelta de hoja es la protesta en la calle. “Somos pocos, por desgracia, pero continuaremos. Siempre. Vamos a estar siempre ahí los que podamos. Y hay que estar, porque fue una autentica barbaridad. Negarles la asistencia sanitaria, no saber nada de los residentes durante días... fue una auténtica tortura tanto para los que estaban dentro como para los familiares. Solo queremos evitar que vuelva a suceder”, concluye Helena, con la esperanza de que sus palabras no caigan, como las denuncias, en el saco roto de una sociedad que parece “estar a otras cosas”.   

relacionada Familiares de usuarias de la DomusVi de Cangas critican las diligencias "insuficientes" ante el archivo de la causa
relacionada Archivan la denuncia contra DomusVi Cangas y cargos de la Xunta por la asistencia a dos usuarias en la primera ola
relacionada Un juzgado abre diligencias tras una denuncia contra la directora de DomusVi Chantada por agresión a un usuario

2 Comentarios

1

Muchos jueves a favor de los amigos del PP. Si fueran sus padres los que sufrieran las condiciones en las que están los usuarios de Domusvi, a lo mejor las diligencias se harían de otra forma. Como trabajadora de esa empresa, se de lo que hablo

escrito por Mbt 08/jul/21    16:54
2

A disfrutar de lo votado.

escrito por Xpc 08/jul/21    06:15

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE