Granja de pulpos: amenaza para la salud pública para sus detractores; arma contra la sobrepesca para Nueva Pescanova


|

Una amenaza contra la salud pública, una tortura para los animales, un daño medioambiental severo…esas son algunas de las alegaciones de más de un centenar de colectivos que se oponen al primer criadero de pulpos que pretende abrir Nueva Pescanova en las Islas Canarias.


Galiciapress, que recientemente charló con uno de los mayores expertos en este campo, confronta ahora las críticas de los animalistas con la posición de la empresa, que desgrana para este medio los motivos que han llevado a la firma gallega a hacer esta apuesta.


Un mercado en el que la demanda supera ampliamente a la oferta, en el que la sobrepesca amenaza los caladeros y una modelo de cría bajo un estricto control ético, entre las réplicas de la compañía a los detractores. 


Granja de pulpos stop

Protesta granja de pulpos | Foto: @AnimaNaturalis


Las macrogranjas generan controversia en la tierra…y en el agua. El mundo de la acuicultura está a punto de dar un salto que lleva 60 años intentando: criar pulpos en cautividad. Décadas de experimentación han cristalizado con los primeros éxitos, que ahora Nueva Pescanova quiere llevar a cabo con el primer criadero de pulpos, que pretende abrir en las Islas Canarias en breve. Sin embargo, todavía está pendiente de muchos permisos y una fuerte oposición desde grupos animalistas y una parte de la comunidad científica pone en jaque este proyecto pionero en el mundo.


Desde Nueva Pescanova avanzan para Galiciapress que, en estos momentos, el proyecto está “en las primeras fases de desarrollo”. “La construcción de la planta en Las Palmas de Gran Canaria comenzará cuando tengamos todos las licencias necesarias y durará, como mínimo, 12 meses”, agregan. Así, parece difícil que puedan empezar a operar en 2023 como tenían previsto si no se agilizan los plazos.


Para la firma de Redondela la cristalización de este objetivo supone un paso de gigante tanto para la compañía como para el mundo de la acuicultura. “La construcción de esta planta supone otro paso más en el extenso y complejo desafío científico de garantizar un rendimiento sostenible del pulpo común. Un alimento en creciente demanda mundial por sus extraordinarias propiedades saludables y nutricionales”, explican.


“Es un proyecto pionero en el mundo que estará en la vanguardia de las mejores prácticas de bienestar animal y sostenibilidad ambiental. Se aplicarán en la planta las innovaciones y descubrimientos sobre bienestar animal que estamos realizando en nuestro centro de referencia Pescanova Biomarine Center, con la participación de ocho equipos de investigación en ciencias ambientales y marinas de España, México y Portugal”, razonan desde la empresa gallega.


Sus argumentos van muy en la línea de las explicaciones que hace unos días nos acercaba el profesor Francisco Rocha, biólogo y docente en la UVigo, que explicaba que, realizando la cría de pulpo según los parámetros establecidos, no existe un conflicto ético.


MÁS DE 100 ORGANIZACIONES EN CONTRA

Un proyecto al que se opone el Partido Animalista PACMA, que viene de entregar ante la Dirección General de Pesca y la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias “un dossier de alegaciones resultado de una evaluación de impacto ambiental (EIA) que evidenciarían los numerosos ‘cabos sueltos’ que presenta la futura granja de pulpos de Nueva Pescanova desde esa perspectiva”.


El texto, elaborado por más de un centenar de organizaciones, pone en duda los efectos de esta granja marina, con un impacto severo sobre el ecosistema local. Desde PACMA, detallan que en el informe presentado por la empresa gallega existen deficiencias notorias, como el hecho de que no se haga menciona a las medidas de control de la calidad de las tomas de agua y de los vertidos, ni al impacto en la calidad del aire que puede derivar del proyecto, entre otras ausencias.



UN MÉTODO CONTRA LA SOBREPESCA…¿O NO?

Sobre la polémica, desde Nueva Pescanova indican que, ante todo, respetan “todas las opciones y sensibilidades, y estamos comprometidos no solo con los principios de bienestar y respeto animal, sino también con la sostenibilidad y la preservación de especies que ahora mismo están muy demandadas, como es el caso del pulpo”. 


A renglón seguido, hacen suyos los argumentos de expertos como Rocha y otras personalidades científicas, que avalan la acuicultura como una solución para evitar la sobrepesca y la destrucción de los hábitats marinos.


En cambio, los grupos animalistas también arrojan dudas sobre este punto. “Examinada la documentación, los científicos firmantes afirman no haber encontrado ningún indicio de que la granja marina de pulpos sea necesaria o pueda contribuir a los objetivos indicados en el proyecto, como disminuir el esfuerzo pesquero sobre estas especies en libertad”, exponen. Al tiempo, consideran que el proyecto juega a la contra, ya que “pone inmediatamente de manifiesto los graves problemas ambientales que pueden derivarse de este tipo de instalaciones y perjuicios en distintos ámbitos".


EL NEGOCIO DEL PULPO

Pescanova también se ampara en la postura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que apoya esta clase de iniciativas “para garantizar el rendimiento sostenible de un alimento en creciente demanda en todo el mundo por sus extraordinarias propiedades saludables y nutricionales”.


“Y es que según datos de la FAO, la importación de pulpo en España creció significativamente en el primer semestre de 2021, con Marruecos siendo el principal proveedor, seguido de Mauritania. De hecho, la demanda de pulpo en España creció, solo en hostelería, un 20%”, cifra la empresa.


A medida que crece la demanda, crecen las importaciones: un 15% en el caso de Marruecos, lo que se traduce de igual manera en un crecimiento del 6% en el valor de las importaciones, por encima de los 2.000 millones de euros.


Como réplica a estas desorbitadas cifras, desde Pacma alegan que el cuidado de un pulpo tampoco es barato. Son animales carnívoros que requieren de una dieta que “se basa en prácticas de pesca insostenibles, creando una mayor presión sobre los recursos marinos ya escasos”.


De esta forma, tachan el proyecto de “incompatible” con acuerdos como el ‘Pacto Verde Europeo’ y las ‘Directrices estratégicas para una acuicultura de la UE más sostenible y competitiva para el período 2021 a 2030 de la Comisión Europea’.


EL CONFLICTO ÉTICO

Pero, ¿qué hay de todo eso de que el pulpo es un animal sensible, inteligente, capaz de sentir dolor? ¿Se respetarán las condiciones que garanticen el bienestar animal o, por el contrario, estarán en un entorno estresante que afecte a su salud y a su calidad de vida?


“El proyecto que estamos llevando a cabo en Nueva Pescanova busca la optimización y bienestar del pulpo común bajo condiciones de cultivo e involucra a ocho centros de investigación en España, México y Portugal. Los estudios realizados dentro del proyecto están comprobando que los pulpos se adaptan con normalidad a los entornos de vida en grupo sin agresiones por territorialidad y nuestro proyecto busca aplicar las condiciones naturales propias y específicas de la especie en su estado salvaje al cultivo productivo, evitando así el estrés animal”, sentencian desde Nueva Pescanova sobre las condiciones de los animales.


Los grupos contrarios no lo ven así. A su parecer, "el proyecto nada dispone respecto del bienestar animal, pues únicamente se relaciona la limpieza de las instalaciones y, ciertamente los cefalópodos están desregulados en este sentido, ya que no existe legislación europea o nacional que regule su bienestar ni las prácticas de su cría intensiva, pero está científicamente contrastado que los pulpos tienen la capacidad de percibir, sentir dolor, tener respuestas emocionales, tener memoria a largo y corto plazo, tener cognición compleja y realizar aprendizaje social".


Este es el principal motivo por el que reclaman al Gobierno de España que rechace el Permiso Ambiental para la planta y que exija más información a la empresa. “Hay razones de peso”, consideran. Con todo, por ahora España no ha recibido presiones al respecto desde la Unión Europea. Es más, Bruselas parece haber evaluado el caso y le ha dado carpetazo al considerar que no hay maltrato animal en la cría de pulpo, por lo que no valoran prohibir su cultivo, que sería pionero en el mundo.


“SE PODRÍA CREAR UNA CRISIS DE SALUD PÚBLICA”

El profesor Rocha también deslizó la idea de que Galicia era un lugar tan bueno como Canarias para abrir esa planta, pero que Pescanova apostó por las Islas por las condiciones del agua, que permiten un rendimiento de la explotación mucho mayor.


Decidimos que Canarias era la ubicación idónea tras realizar un estudio pormenorizado de las condiciones oceanográficas”, reconocen desde Nueva Pescanova sobre este asunto. Con todo, recuerdan que su principal centro de acuicultura sigue siendo el Pescanova Biomarine Centre de O Grove.



Sin embargo, Rocha sí especificaba la necesidad de contar con más estudios que nos permita conocer más sobre esta especie para poder disponer de una base más sólida a la hora de lanzarnos a proyectos de esta envergadura. Esto entronca con el temor de los grupos críticos con la planta, ya que desaconsejan el proyecto por la “la propagación de patógenos y enfermedades desconocidas que los pulpos en cautividad podrían contribuir a propagar al ecosistema marino salvaje”.


"El área de mayor preocupación que existe en este momento es esta, ya que se podría crear una crisis de salud pública sustancial en Las Palmas de Gran Canaria", comenta PACMA en su comunicado. Los expertos consultados por la organización destacan las potenciales “amenazas bacterianas y químicas”, ya que Pescanova “no ha realizado ningún análisis o estudio relevante que examine las interacciones biológicas industriales que probablemente ocurran como resultado de las prácticas de producción a gran escala, y además no cuentan con mecanismos de seguridad para proteger a las comunidades ecológicas locales o la salud pública de la comunidad de las Islas Canarias".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE