Juan Carlos pone a Galicia en el mapa

Manoel Barbeitos
Economista

El señor Alfonso Rueda, nuevo presidente de la Xunta de Galicia, aseguraba días atrás que "la sola presencia del rey emérito en tierras gallegas supondrá un empujón para el turismo de la zona. Juan Carlos I es un reclamo no solo para Sanxenxo, sino para Galicia desde el punto de vista del turismo, de la afluencia y de ponernos en el mapa...".


El 18 de julio del 2014 Juan Carlos I, rey emérito de España, abdicaba de su cargo lo que le supuso tanto la pérdida de la condición de inviolabilidad como de exención de responsabilidades, que le reconoce la Constitución Española (artículo 56.3 C.Y.) al titular de la Corona. Un cambio de estatus jurídico que también le permitió al poder judicial investigar por caso a origen de su fortuna, las prácticas comerciales e incluso la vida privada. Investigación que sacaría la luz un comportamiento real deplorable.


Así resultó que el emérito tiene acumulada una fortuna nada pequeña fruto de las comisiones recibidas en negocios internacionales del gobierno español. Negocios como, por caso, la venta de armas las dictaduras arábigas y la marroquí o la construcción de grandes infraestructuras en esos territorios como el AVE entre Medina y La Meca.


Son dineros producto, por tanto, de la CORRUPCIÓN: un delito castigado por la justicia española pero que, como sabemos, es una práctica frecuente entre los políticos españoles mayoritariamente de las derechas. Hay más, pues con parte diera dinero el monarca le pagaba a sus múltiples AMANTES.


Independientemente del juicio que cada quien pueda hacer de las prácticas amorosas de Juan Carlos, este no deja de ser una conducta indigna de un dirigente político al utilizar fondos públicos para financiar tales actividades privadas... Juan Carlos, no solo no declaró a la Hacienda española esos ingresos, cometiendo un FRAUDE FISCAL, sino que ocultaría la mayor parte diera dinero en paraísos fiscales como, por caso Suiza: EVASIÓN FISCAL.


La estas prácticas se le podían sumar otras como, por caso, la famosa cacería en BOTSWANA, que confirman comportamientos nada gratificantes e impropios del gobernante de un estado democrático. Para más vergüenza y para evitar rendir cuentas delante de la justicia y de los ciudadanos de los pueblos de España, Juan Carlos se escapa en secreto y se esconde en QATAR, un estado que es famoso por la constante violación de los derechos humanos, pero que sabe que por las amistades contraídas en el lugar no lo va a extraditar en caso de que la Justicia española lo solicite. Se convierte, así, en un PRÓFUGO de la justicia española.


Como podemos comprobar estamos delante de un ciudadano ejemplar que prestigia los lugares por donde pasa y los cargos políticos que ocupa. Un jefe de estado que, con su conducta, copa las portadas de la prensa internacional para vergüenza y descrédito de la democracia española. Un real ciudadano que ahora, con la suya presencia en las regatas en Sanxenxo también "coloca a Galicia en el mapa".


En que zona del mapa? En un lugar vecino a Sicilia por que no cabe dudas de que igual que sucedió, por caso, con los señores Dorado, Oubiña, Miñanco...Galicia vuelve a ser noticia siciliana. Para a los cinéfilos, hace falta señalar que esta historia regia podría servirle #a lo grande cineasta Francis Ford Coppola para hacer nuevos capítulos de su obra maestra "El Padrino".


Para lo análisis político también es preciso subrayar que todo esto se lo podemos agradecer tanto a las derechas españolas (PP/ Vox) y la un sector del PSOE, como la una parte relevante del poder judicial y la mayoría de la prensa de información y opinión que durante todos estos años trataron de evitar que los ciudadanos me los había tenido un real conocimiento de los hechos como de impedir que le habían sido exigidas responsabilidades al emérito.


Un personaje público que ahora, para más bochorno, aparece como libre de cargos tanto por haber prescrito los delitos citados cómo porque parte de ellos se cometieron cuando disfrutaba de la referida inviolabilidad.


Una libertad que, como estamos viendo, utiliza sin lo menor decoro (" L'État, c' est moi"). Sin parecer que le importe ni el enorme daño que le continúa haciendo a la imagen de la democracia española ni la burla que supone para sus ciudadanos. Peajes de una democracia muy deficitaria.


Archivo - El rey emérito, Don Juan Carlos I  CONTACTOPHOTO  (Foto de ARCHIVO)  02/1/2022

Archivo - El rey emérito, Don Juan Carlos I 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE