¿Qué está pasando?

Manoel Barbeitos
Economista

Esa era la sensación que transmitían los dirigentes tanto del PSOE como de UP la noche electoral del pasado domingo 19 de junio, después de conocer los resultados en las elecciones autonómicas andaluzas que daban una mayoría absoluta al Partido Popular y significaban una clara derrota tanto del PSOE A como de Por Andalucía (UP). La sensación de no entender lo que estaba pasando. 

 

De no entender como los partidos que integran el Gobierno más progresista de la historia de España van de derrota electoral en derrota electoral (Madrid, Castilla-León, Andalucía) a causa de que son las clases populares quien los abandonan.


Con seguridad de que estos dirigentes ni en sus peores sueños esperaban tener que afrontar en esta legislatura (2019/2023) los graves problemas con los que se están encontrando. Así, por si no fuese suficiente, la recesión económica con la que iniciaron su mandato, como herencia del Gobierno anterior del Partido Popular (M. Rajoy), en el transcurso de la actual legislatura explotarían una pandemia de la COVID-19 (marzo 2020)  y una guerra en Europa (febrero 2022). 

 

Fenómenos exógenos que vinieron a agravar la situación recesiva, pues a una crisis de demanda se sumó una de oferta. La caída de la actividad, el comercio y el empleo junto a una elevada inflación,serán algunas de las principales consecuencias de este triple impacto recesivo que provoca que se dispare el malestar social, especialmente entre los ciudadanos de rentas medias y bajas tal que se refleja en una pérdida de apoyo electoral al gobierno de torno.

 

Una pérdida de apoyo que se acompaña de un ascenso de las fuerzas conservadoras y totalitarias en una dinámica muy extendida en la Unión Europea no siendo España, por tanto, una excepción como se puede ver analizando los resultados electorales de estos años: so 5 países de la UE -ninguno de ellos de los grandes- tienen el parlamento libre de partidos de ultraderecha que ya están en 22 parlamentos y 5 gobiernos. 


A este triple impacto se suman factores nacionales como, por caso, la evidencia de que en esta coyuntura el Gobierno español de turno (PSOE/UP) no parece quien de presentar ni un liderazgo sólido ni un gobierno unido y solidario. Ni Pedro Sánchez es quien de transmitir una imagen de estadista ni el gobierno de coalición es quien de evitar las repetidas batallas internas por el relato –con comportamientos de un  infantilismo y una inmadurez políticas inauditos-. 

 

Incapacidades que deterioran su imagen a pesar de estar aplicando una serie de medidas de impacto que, aún siendo insuficientes, permiten calificar la este Gobierno como lo más progresista de la democracia por ser quien mayor atención está prestando a los ciudadanos de rentas medias y bajas, las clases populares.


Centrándonos en las elecciones andaluzas resulta claro que mientras el Partido Popular (PP) fue quien de afrontarlas con un liderazgo sólido (Juanma Moreno) y un partido unido (PPdeA) las izquierdas (PSOE/UP) dieron una imagen lamentable: Liderazgos débiles y cuestionados, disensiones internas, prácticas de dudosa democracia, descalificaciones mutuas... factores que sumados a los anteriores seguramente ayuden a entender mejor la lógica de los resultados. 
 

Con este horizonte electoral afirmar que el Partido Popular (PP) va a ganar las próximas elecciones generales no deja de ser un ejercicio muy ariscado dado el tiempo que falta para que se celebren -diciembre 2023- y las incertidumbres que vuelan sobre el futuro inmediato: Pandemia, guerra de Ucrania, inflación... 

 

A pesar de eso, las izquierdas no habían debido menospreciar la evidencia de que el lectorado no las juzga con el mismo rasero que las derechas como, por caso, estamos viendo con la corrupción. Otro factor que influye  en este distinto baremo ciudadano es el comportamiento de los medios de comunicación y opinión subvencionados que son quien de tapar la corrupción de las derechas -a pesar de que, por caso, de hoy al 2027 el PP tiene pendientes, so en la Audiencia Nacional, 27 casos- al tiempo que construyen un relato lleno de infinitas trolas sobre las izquierdas. 

 

El mismo sucede con un sector, no muy numeroso, pero sí muy influyente del poder judicial: Se compare, por caso, el trato judicial al Partido Popular y la Unidas Podemos.

 

El presidente del Gobierno de España , Pedro Sánchez, comparece tras la reunión del Consejo de Ministros Extraordinario, en el Palacio de la Moncloa, a 22 de junio de 2022, en Madrid (España).
Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez


 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE