​Noriega: “Hubo gente en el espacio de las mareas que jugó para el enemigo"

|



¿Se presentará Martiño Noriega a la reelección a la alcaldía de Santiago? Este uno de los temas de esta entrevista, en la que el líder de Compostela Aberta hace balance a nivel local (relaciones con el PSOE, con el BNG, depuradora, “poderes fácticos”, el papel de Compostela Monumental, etc.), comarcal (Mina de Touro) y autonómico. A En Marea le pide responsabilidad y critica que no supiera cerrar el caso Quinteiro.



Martiu00f1o noriega




Empecemos por un tema de máxima actualidad, la acusación de terrorismo sobre los detenidos en Cataluña, miembros de los llamados Comités de Defensa de la República. ¿Qué le parece?


Forma parte del despropósito con el que el Estado está enfrentando la situación en Catalunya, que básicamente se reduce a fiarlo todo a una vía judicial, sembrando dudas sobre la independencia de poderes, y a entrar en un recorte importante de derechos fundamentales y libertades consolidadas. No es inocente. La cuestión de Cataluña es una cuestión política y que debe ser resuelta políticamente, no se puede ignorar a millones de personas. En el despropósito ya llevamos instalados tiempo, forma parte de un contexto, en el que los poder fácticos del Régimen del 78 cierran filas.


Tiene solución a medio plazo o la actualidad política va a seguir estando marcada por la cuestión catalana?


El Gobierno del Estado ya llegó la conclusión de que en ningún momento apostará por vías de solución políticas. Cada decisión que se adopta en el ámbito judicial y cada silencio que da en el ámbito político únicamente incrementan la dificultad para llegar la resolución de una situación . Creo que será un conflicto que arrastraremos durante décadas y que tiene responsables, responsables que ocupan puestos importantes en el Gobierno central.


Hablando de actualidad local, el PP y la Xunta advierten que con la solución propuesta por el Ayuntamiento para la depuradora, Santiago corre peligro de perder los fondos de la UE para cofinanciar esta infraestructura …


Santiago lleva con un problema estructural desde hace tres décadas, sin una depuradora que depure las aguas en una calidad óptima. En los últimos años se hicieron varias actuaciones para ampliar la existente y el grado de depuración de las aguas, que estaba en un 50 por ciento, ahora está en un 70 o 80 por ciento. En este sentido, ya han sido otros los ciclos en los que se perdieron fondos. No es una novedad, porque siempre hubo bastante disenso sobre la ubicación y el enfoque. Ahora lo vuelve a ver. Arrastramos una política de hechos consumados, después de múltiples discrepancias el PP acordó una nueva ubicación en el Souto, que nos heredamos, y para a cuál nosotros pedimos en su rato seguridad jurídica en su tramitación y el menor impacto ambiental posible a través del empleo de nueva tecnología. El tema lleva tramitándose desde 2011-2012, alegaron que no era posible cambiar el proyecto porque ya estaba tramitándose desde entonces. Por lo tanto, el Ayuntamiento se desvinculó de esa propuesta que están haciendo la Xunta y el Estado a través de Acuaes.


¿Y cuál es su solución ?


Proponemos una alternativa en el propio lugar, donde la actual depuradora, que emplea nueva tecnología, la que empieza a emplearse en muchos estados europeos, ocupa menos espacio, tiene menos coste y  no provocaría un daño ambiental irreparable. Nosotros defendemos que la propuesta del Ayuntamiento no significaría renunciar a los fondos de la UE. Sucede que somos tres administraciones y hay otras dos con una visión muy rígida. Este es el minuto de partido y resultado de una cuestión que va a evolucionar seguro en las próximas semanas.


Al hilo de este conflicto ¿Cómo calificas las relaciones del Ayuntamiento con la Xunta?


Santiago es una ciudad construida siempre en la concertación y en el consenso, como consecuencia de la capitalidad. La ciudad no entiende otras dinámicas como las que se pueden dar por ejemplo en Vigo, donde siempre hay uno comparo entre el gobierno local y la Xunta. Aquí no, incluso desde posiciones políticas diferentes hubo consenso, porque compartimos tiempo y espacio. Aunque puede haber tensiones políticas intentamos solventarlas. Nosotros intentamos ser leales la este mandato. Otra cuestión es que ejercemos nosotros ese consenso más que la propia Xunta, que a veces presenta sesgos partidistas en las relaciones institucionales. Pusimos más de una vez la otra mejilla por el bien de la ciudad porque las diferencias políticas existen pero estamos hablando de relaciones institucionales y de infraestructuras para la ciudad, por lo que estamos obligados a cooperar. A veces es complicado, pero por nosotros no va a quedar.


Hablando de Vigo, Caballero dijo esta semana que, mientras Vigo presenta un cheque social para las familias necesitadas, Santiago y Ferrol no le dedican un euro a esto …


Eso no es cierto. Abel Caballero vive en el conflicto permanente contra el Gobierno Central y contra los gobiernos de las mareas. Él toma posición en base la esta dinámica. Respeto lo que digan los vigueses y las viguesas a través de su máximo representante. Políticamente, vivo en las antípodas de este tipo de declaraciones y prácticas de Caballero. No me interesa para nada. Nosotros tenemos una renta social pionera aprobada desde hace un año, que está dando ya cobertura a cientos de familias en la ciudad. Dedicamos, a mayores, dinero a sufragar la luz, la recogida de basura y otros servicios de cientos de familias. Multiplicamos por tres o por cuatro las bolsas para comedores escolares y para ayudas de libros, ya no hay lista de espera. Incluso en las encuestas se reconoce el esfuerzo del Ayuntamiento a nivel social. Por lo tanto, no sé si es un analfabetismo consciente o inconsciente. Nosotros no tenemos nada que demostrarle a Caballero, no hacemos política ficción con la gente con necesidades.


Volviendo a la política supramunicipal. Las mareas llevan casi un mes en un lío interno por el caso Quinteiro. ¿Debe dimitir la diputada?


Quien no gestionó bien las situación fue el propio espacio a nivel nacional. Fue un síntoma que el espacio no está bien cosido dentro de su diversidad. Yo tengo mi opinión personal sobre el tema.


¿Cuál es?

Es secundaria. No la doy públicamente. Defiendo la actuación correcta de la policía municipal. Trasladé que era el grupo parlamentario donde había que decidir que responsabilidades había que asumir.


¿Por qué?

Es donde está toda la diversidad del espacio de En Marea. En estos ratos, en los órganos del espacio político es cierto que hay muchos agentes que no están participando. Meter tensión entre el grupo parlamentario, donde está toda esa diversidad, y el espacio político, que no es representativo de todo el espacio, me parece poco inteligente, no lo entiendo. Lo que tuviera que hacer Paula -dimitir, pedir disculpas o no hacer nada- se tenía que haber  sustanciado en el Grupo Parlamentario desde una posición de responsabilidad. Nada de eso sucedió. Al final estamos en una situación en la que se metió tensión entre Grupo y espacio con una dirección política que para muchos es cuestionable. Se trabajó a favor del viento de una instrumentalización política del PP. Justo en el momento en el que se aprobaba la Ley de Sanidad que sacó a miles de gallegos a la calle y cuando llevamos dos meses con la Justicia paralizada. Hubo gente en el espacio que jugó para el enemigo. Hace tiempo vengo diciendo que esa es mi opinión y en todo caso estoy totalmente centrado en los retos que tenemos en el Ayuntamiento aunque no puedo obviar la representatividad de la ciudad a nivel nacional.


Un votante potencial de En Marea puede preguntarse si esta fuerza incapaz de resolver un conflicto relativamente menor y de ámbito personal, va a ser capaz de resolver un conflicto en caso de que lleguen al Gobierno con varios partidos ocupando diferentes consellerías y teniendo que resolver problemas mucho más importantes y que afectan a cientos de miles de personas ...


De ahí mi malestar y mi distancia. Yo creo que en el Ayuntamiento llevamos tres años muy duros en los que fuimos capaces de demostrar cohesión y coherencia desde la diversidad para solventar los retos de la ciudad. No lo digo yo, lo dicen las encuestas, en las que yo no creo mucho. Este tipo de dinámicas no nos ayudan nada a los que llevamos tres años trabajando. Es una cierta irresponsabilidad. Las diferencias políticas no se deben escenificar en cuestiones menores. Hay que mostrar un mínimo de coherencia. Ahí los liderazgos individuales y colectivos son importantes.


Cierto es que Compostela Aberta logró esquivar este tipo de polémicas, por lo menos de puertas cara fuera …


Y es que el reto que tenemos en la ciudad no es menor, estético. Enfrentarnos a poder fácticos en la ciudad que no quieren a determinado tipo de candidaturas, recuperar una ciudad que viene de una legislatura con tres alcaldes y docenas de imputados. Por lo tanto, estamos para lo importante. Y el resto, no lo entienden los votantes de En Marea, que yo creo que el primero que tendrían sería el derecho a lo que yo llamo  mátrix mediática les diga la verdad. Hay mucha manipulación, pero el espacio tampoco estuvo la altura porque retroalimentó todo esto, y retrasó la decisión que debería haber tomado, en un sentido o en otro.


Y un mes seguimos dándole vueltas al tema …


Hay un interés en que esto suceda. A mí entrar comparativas con la corrupción que hay en otras comunidades, con el caso Cifuentes … me parece interesado. Pero el propio espacio retroalimentó la polémica.


La izquierda no se puede echar las manos a cabeza porque la derecha use las herramientas que tiene su disposición.


Eso nosotros los vivimos con ese “ matrix” todos los días. Compostela Aberta es un espacio que funcionó muy bien porque todos desarmamos las cuestiones de parte. Eso no significa renunciar a los principios de cadaquén, pero todos nos sentimos vinculados a un proyecto de ciudad. Y hay gente que venía de plataformas, movimientos sociales, movimientos ecologistas, partidos políticos … ¿Hay uniformidad? No, pero hay un común denominador que es la propia ciudad. Este tipo de cuestiones nos generan malestar. Intentamos actuar responsablemente y centrarnos en lo nuestro. Bastante problemas tenemos aquí. Hace días que fijé la posición y no tengo nada más que añadir.


La persona que a nivel autonómico estaba llamada a actuar como nexo, para calmar las inevitables tensiones era Villares, una persona que venía de fuera de todos los grupos organizados en las mareas y que podía ser ese denominador común. Esa labor a esta altura parece evidente que no se completó. ¿Como valora el trabajo de Villares?


Sé que hay interese en ese debate, pero yo huyo de las discusiones nominales; pero a nadie se le escapa que si hago una crítica de cómo se está tratando el tema en el ámbito nacional, evidentemente la crítica prorrateada también toca a los que tienen responsabilidades, y él tiene una responsabilidad evidente.


Cambiando de tema, en Santiago hay un gran debate sobre el futuro del casco viejo. El PP acusa a Compostela Aberta de haber paralizado el casco histórico retrasando el Plan Especial. ¿Cómo respondería la esta acusación?


Estamos con un mandato, que ya viene de la anterior legislatura, de una modificación del plan especial que lleva funcionando desde la década de los 90 y fue exitoso para la ciudad. Estamos haciéndolo con mucho cuidado porque entendemos que hay muchas cuestiones en ese plan que siguen vigentes. Hay muchos riesgos, uno de ellos que el casco histórico acabe convertido en un parque temático desnaturalizado.


¿No lo es ya?

De nosotros depende ponerle freno o darle vía libre. Cuando hablamos de medidas que se han adoptado, como la moratoria a los hoteles o intento de regulación de los apartamentos turísticos, no lo hacemos por una cuestión de principios políticos, lo hacemos por lógica. El casco histórico es la única zona de la ciudad que pierde habitantes. El comercio, que le da identidad, va desapareciendo a favor de grandes cadenas de recuerdos. La presión de los pisos turísticos, es cierto que ahora esto está más frenado, elimina posibilidades de vivir en el casco histórico. Por lo tanto, entendemos que necesitamos un nuevo Plan Especial para afrontar estos retos. Quien se opone? El PP y determinadas entidades del casco histórico, como Compostela Monumental y otras, que no son representativas del casco histórico.


¿Por qué?

Compostela Monumental es una entidad de ámbito asociativo comercial que lleva ocho años sin celebrar una asamblea y sin aprobar cuentas. Curiosamente, tiene de sede en un edificio cedido por la Xunta y curiosamente hacen siempre aportacións en clave partidaria. Como ruido mediático está muy bien, como representación del casco histórico no. Estamos obligados a conversar con todo el mundo pero evidentemente nuestra guía no va a ser una asociación que yo entiendo que no es representativa en estos ratos.


Habla de frenar la turistificación del casco viejo. ¿Podrías nombrar alguna medida concreta que pueda ser eficaz para esto?

Nosotros hablamos de gobernanza del turismo, concepto que introducimos hace un año. La consecuencia más evidente es la demanda de la tasa turística, que hablaba de prorratear las cargas de la ciudad. El turismo deja unos beneficios indirectos, gran parte de la ciudad vive del turismo, pero podemos morir de éxito. Por que no para empezar una tasa que es de ámbito autonómico pero que nos permita obtener recursos para los gastos que genera el turismo, para mantenimiento de políticas en el casco histórico, para cuidar el entorno y para una promoción más sostenible de la ciudad, que #apostar por la desestacionalización, que se está logrando, pero lo que pasa es que la carga global es cada vez mayor. Tuvimos muchas presiones y llevamos años con moratoria de construcciones de hoteles en el casco histórico, recibimos muchas presiones pero vamos a mantenerla.


El cierto es que uno pasea por el casco viejo y no ve a penas nada más que hotelitos y bares …


No sabes las presiones que hay para rehabilitar viviendas y hacer hoteles, nosotros decidimos parar el número de licencias, que antes estaban en tramitación ...


Es una situación complicada …


A parte de tener vivienda en la aldea, tengo vivienda en la Algalia. Pateo mucho el casco histórico. Fórmulas mágicas no las hay. Acabamos de hacer el censo de pisos de alquiler turísticos. Estamos hablando de un impacto económico importante. Curiosamente, pese a lo que se vende -además de que no es una actividad regulada- no es una actividad mayoritariamente de personas que alquilen una habitación para tener recursos extra. Muchos son multipropietarios y muchos de ellos derivados del sector de la hostelería. Estamos obligados a regular ese volumen. Y luego con medidas de ayudas concretas, para la rehabilitación de viviendas, impulsándolo desde el Consorcio. ¿Son medidas mágicas? No. Lo que no podemos hacer es que se autoregule. Yo creo en el intervencionismo. ¿Qué pasa aquí? Hay competencias autonómicas que no se ejercen porque no interesa, interesa más un modelo de turismo masivo. Cuando dices esto te dicen que eres un clasista, que sólo quieres turismo de calidad. Yo quiero que la ciudad sea sostenible y viable y que no se rompa el modelo de convivencia entre la gente que viene y la gente que vive. Ahora está en riesgo claramente. El que no lo ve es que no quiere ver.


A nivel comarcal, hay mucho debate sobre la Mina de Touro. Parece que la Xunta le va a dar para adelante a la reapertura. ¿Hay preocupación en el Ayuntamiento de Santiago?


Hay preocupación no solo por esa mina sino por los proyectos que forman parte de una estrategia  que entiende que el país sólo sirve para el turismo, que tiene un modelo productivo no diversificado para el  expolio de sus materias primas. Ya paso en otros tiempos. Pero ahora pasa con más intensidad. En Corcoesto pasó algo así. Nosotros tenemos una cantera rehabilitada, aquí en Miramontes, con autorización autonómica de 2013 que se está demostrando que no es una explotación sólo para rehabilitar la cantera y de Tecnosolos no sólo está habiendo depósitos de residuos.


Ya, pero Atalaya Mininning dice que va a crear 400 empleos …


Por ejemplo, hay que considerar los empleos de ENCE respeto al impacto que provoca en la Ría ENCE. Ese es el criterio de algunos, pero por otra parte está que país le vamos a dejar a nuestros hijos. Un país destruido, con graves problemas, con sectores productivos desmantelandos, obligando a marchar a muchos jóvenes y con importantes impactos en espacios naturales. En el fondo todos somos responsables, esto refleja la situación del país en su conjunto. Yo espero que podamos frenarlo pero en el fondo esto refleja fuertes intereses económicos.


En la recta final de legislatura ¿Qué balance hace de las relaciones con el BNG?


Estan los hechos para demostrar que se hubo investidura y hubo presupuestos en momentos clave fue con el apoyo del BNG. A mí me da lástima que en el instante en que apoyaron los presupuestos no hubiesen entrado en el gobierno. Ahí pesaron más en el Bloque razones de estrategia política de ámbito nacional que de interés local. Este es el gobierno más pequeño de efectivos que tuvo Santiago, diez concejales. Un gobierno que ahora está rodado pero que al inicio no tenía experiencia en la gestión municipal, sólo yo venía de un ayuntamiento. Eso es bueno por una parte pero tiene unos problemas. Lo lógico es que se hubiesen incorporado para gestionar aquellos acuerdos presupuestarios. Prefirieron una estrategia nacional a una estrategia de ciudad, pero es cierto que no se obstaculiza la dinámica local. Lo valoro positivamente y a ellos les consta. As veces no se valora lo suficiente la normalidad que le dimos al Ayuntamiento con un gobierno en minoría: presupuestos todos los años, más de 20 de millones de euros captados de la UE, procesos de remunicipalización finalizados a nivel administrativo. Puede parecer normal, pero para un gobierno en minoría demuestra que hubo un gran esfuerzo y diálogo, por construir lo que la realidad de las urnas dejó. Nadie entendería que el PP fuera hegemónico.


Las relaciones con el PSdeG ya fueron otra historia, ¿no?


Sí, porque el PSOE interpretó que había habido una usurpación de su espacio político.


¿Mejoraron las relaciones desde la llegada de Gonzalo Caballero al liderado del PSdeG?


La dinámica local siempre fue la dinámica local. Yo con Gonzalo mantengo una relación cordial, incluso de participar en tertulias televisivas y mantenemos el contacto. Pero el grupo local consideró que le me los había usurpado el espacio y eso fue un error. Los espacios políticos ya no son de nadie. La gente es más líquida a la hora de votar y está más formada. El PSOE de Santiago adoptó una equidistancia entre el pasado del PP y la nueva etapa que yo creo no es inteligente porque el pasado del PP en esta ciudad pesa mucho, aun no le pidieron disculpas por lo que hicieron en la pasada legislatura, son gente desmemoriada y eso les resta credibilidad.


Martiño Noriega que balance hace a nivel personal? No es lo mismo ser alcalde de Teo que dirigir la capital de Galicia, por ejemplo a nivel de prensa, con portadas llamándole alcalde 2.0 …


Lo diré dentro de unos años, cuando coja distancia de todo esto. Es una experiencia intensa, que a mí me va a dejar marca. Un orgullo gobernar con otros hombres y mujeres ña capital de tu país. Pero también con  dificultades encontradas, tuvimos que renunciar la muchas cosas en el ámbito personal que pasan factura, a mucho de nuestro espacio personal. También hay que ser conscientes de que era un instante histórico y teníamos que ser serios y responsables; ser rebeldes competentes. Lo otro también deja heridas, no es cómodo enfrentarte a ese “tigre” permanentemente. Es muy desagradable. Tienes que encorazarte, pero no perder nunca la inocencia y el compromiso, pero blindarte y coger distancia, y entender que eso nodeja de ser una parte de la miseria contra la que estás luchando.


Dice que era un instanteexcepcional. ¿Tan excepcional fue que Martiño no se plantea volver a presentarse al proceso de Compostela Aberta para en su caso llegar a ser alcalde?


Cuando fijé la fecha después del verano para tomar la decisión no era una estrategia. Hay una parte personal que no lo tiene decidido, por razones que no vienen al caso, del ámbito personal y familiar. Los procesos son tan acelerados estos años que actuar con previsiones, como en los 90 en política, no es realista. Es una decisión que adoptaré individual y colectivamente después del verano. A día de hoy … depende del día que me preguntes. No he tomado la decisión y estamos en un año importante, ejecutando fondos europeos. Quiero que el equipo esté centrado, aunque entiendo que todo el entorno ya está en campaña electoral.


Ya, pero están todos en precampaña  ¿Compostela Aberta haría bien en poder competir en esa precampaña, no?


O no. En el libro que publiqué con Daniel Salgado, A Contradicción Permamente, una de las preguntas que me hacía era sobre loelanterior proceso electoral, que fue de exposición corta, en el que uno de los factores que ayudó fue a hacer un movimiento rápido y no haber sufrido una exposición larga. Los poder fácticos actúan con tanta agresividad que cuanto menos identifiquen las personas que se quedan o las que puedan venir, mejor para todos. 




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Cabecerarecomendados 1
Cabeceraultimahora
Cabeceralomasleido 1

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress