El Termidor de En Marea: Vino viejo en odres nuevos

Manoel Barbeitos
Economista

Después de transcurridas algunas jornadas, cuando los ánimos seguramente están mas serenos y la mente mas fría, considero oportuno exponer mi visión de lo realmente sucedido en el Plenario que En Marea celebró el pasado 27 de octubre en que participé como inscrito. Me anima a hacer estos comentarios el hecho de que la información reflejada en la mayoría de los medios de comunicación y opinión de Galicia no se ajusta a lo que realmente sucedió y, mucho menos, a su significado político.



Plenario en marea votaciu00f3n



Para mejor entender lo que realmente pasó se tengan en cuenta los siguientes hechos acontecidos:


De las prácticamente 11 horas que duró el Plenario –contando la hora de descanso para la comida- sólo 2 horas, las últimas, se destinaron al debate político, el análisis y evaluación de la acción política de EN MAREA siendo, por tanto, el resto ocupado por debates orgánicos y burocráticos. Por cierto tal debate político comenzó las 7 de la tarde cuando prácticamente todos/las los/las inscritos/las de la autodenominada Mesa por la Confluencia habían abandonado el recinto. De este modo quedó en evidencia que el debate, por caso, sobre algo tan importante como el papel que En Marea puede desarrollar en el Parlamento español, gracias al nuevo escenario creado trala moción de censura que abrió paso el un gobierno minoritario de PSOE, no interesaba a un sector presente en el Plenario. Mucho menos debatir sobre una “agenda gallega” como insistentemente se viene pidiendo desde el sector oficial ( nucleado en torno a Luis Villares). Esta falta de interés por parte de los citados inscritos fue todo una señal de cómo, durante una gran parte del Plenario, la vieja política se impuso a la nueva política.


Especialmente significativa fue la posición de PODEMOS, el grupo mas agresivo, por mas joven, en el Plenario. PODEMOS en Galicia sigue la misma línea que, por caso, en Catalunya y Valencia evidenciando cómo en este partido las posturas jacobinas priman sobre las soberanistas o federalistas. Evidencia de la que ya tuvimos constancia en el proceso de primarias que recién celebraron en Galicia donde y a pesar de los intentos, mas mediáticos y publicistas que sinceros, de Carolina Bescansa quedó claramente de manifiesto que PODEMOS carece de una agenda gallega, ni siquiera de una agenda. Una carencia que estamos ahora viendo en el Parlamento español con motivo de los Presupuestos del Estado donde Galicia está ausente de su discurso. Una posición que les lleva a considerar a EN MAREA mas como una opción rival que como una aliada en una alternativa unitaria. Sí había sido mas coherente con esa visión de EN MAREA, PODEMOS había debido seguir en Galicia su camino en solitario o con la muleta de IZQUIERDA UNIDA.


En relación la esta fuerza histórica, nada nuevo. IZQUIERDA UNIDA es, hoy por hoy, una fuerza residual en Galicia que precisa de resguardarse bajo un paraguas ajeno, como fue en su momento EN MAREA, para así no desaparecer del panorama político gallego. Lo que esta a suceder en Ferrol, con la candidatura FERROL EN COMÚN, con todas las papeletas para perder la alcaldía y pasar a ser una fuerza minoritaria de 2 o 3 concejales como mucho, es una prueba de las enormes dificultades que tienen sus afiliados para perder viejas prácticas que, si bien pueden ser eficaces para ganar asambleas, son nocivas tanto para proyectos unitarios cómo para la consecución de proyectos políticos amplios. Su futuro en Galicia está encadenado al rumbo que escoja PODEMOS.


Puede que lo mas sorprendente de este Plenario sea la confirmación de los vaivenes en que se maneja ANOVA. Como sino interpretar su última y sorprendente alianza con PODEMOS a quien, hasta no hace mucho, consideraba como un grande atranco para cualquier proyecto soberanista en Galicia?. Como entender que sus representantes en el Plenario defiendan documentos y #tesis elaborados por PODEMOS?. Como no sorprenderse delante de esta falta de discurso propio que, por caso, los llevó a estar ausentes del debate político y dejar así de reclamar una agenda propia de EN MAREA en el Parlamento español?. Menos sorprendente resulta lo su defensa cantonalista de las grandes ciudades –en definitiva favorecer sus feudos de A Coruña y Compostela- frente a conjunto de villas gallegas a pesar de que las de pequeña dimensión son mayoría en Galicia. He ahí su fuerte resistencia a que la Coordinadora de EN MAREA estuviese crean mareas municipalistas que, lógicamente, huyen del control y liderazgo de las grandes mareas urbanas para reivindicar su propia autonomía para así quedarfuera  del control de partidos como, por caso, ANOVA. Lo que realmente hay detrás de este planteamento es el intento desesperado de ANOVA de crecer como partido político gallego a partir de COMPOSTELA ABERTA y MAREA ATLÁNTICA.


El Plenario también dejó otras lecturas. Por caso que los miembros de la actual COORDINADORA de En Marea –con Luis Villares al frente- pecan de cierta ingenuidad política fruto de una buena fe y una honestidad a prueba de bombas. Principios estos que si bien son imprescindibles para un proyecto como En Marea no resultan suficientes cuando te enfrentas a partidos políticos en los que habitan viejas guardias, rebotadas de mil lugares, con larga experiencia en prácticas políticas subterráneas así como en el manejo interesado de eventos como grandes asambleas especialmente si estas son de carácter muy abierto como el Plenario de En Marea. Recordemos que en este órgano participan los inscritos, que viene siendo toda persona que formaliza la inscripción en el censo. Los/las villaristas deberían leerse algún que otro manual de cómo se “manejan” este tipo de eventos para así evitar que, por caso, se produzcan golpes de mano como fue el cambio de la mesa que dirigía el Plenario que posibilitó que de votaciones muy igualadas sepasase  a votaciones claramente favorables a los partidos de la Confluencia.


Resulta indiscutible que depués del Plenario de 27 de octubre el proyecto original de EN MAREA queda muy, muy tocado. No unicamente por la debilidad en que quedaron los que actualmente la dirigen (Luis Villares y sus acompañantes), o  por el bajo activismo de los no partidarios, o por la lamentable imagen pública que llegó a muchos ciudadanos gallegos, sino también por que por el camino se aprobaron una serie de enmiendas que cuestionan las esencias del proyecto original y caminan en la dirección de convertir la EN MAREA en una organización partidaria clásica. Por caso abrir la puerta a la existencia de liberados (“que hay de lo mío?”), favorecer las agrupaciones (“mareas”) urbanas frente a solidaridad entre todas (urbanas y rurales), primar el peso de los partidos políticos en la participación,…. decisiones todas ellas que van encaminadas a que los partidos políticos que la integran controlen la participación y la toma de decisiones en las elecciones internas para así luego repartirse, por caso, los escaños, los puestos directivos, los liberados, etc. Pero para mí aún resulta mas grave que, luego de este Plenario, se sigue votando en falta un proyecto político global y sectorial que, asumido por todas, defina la EN MAREA como una opción que aspira decididamente a gobernar en Galicia. Una realidad que parece confirmar que EN MAREA finalmente está punto de caer en lo que ya están instalados la mayoría de los partidos políticos para los que los valores, las ideas….. ya no sirven, no son útiles. Lo que cuenta es el poder y como se reparte.


Pero que se cuiden los termidorianos. Sí algo claro está hoy en día es que en política, como en la vida en general, todo es cada vez mas volátil. Que las alianzas de hoy pueden ser traiciones de mañana. Que losque hoy denominan una Mesa por la confluencia pronto puede ser un jaula de grillos. Basten dos datos: en las ultimas elecciones autonómicas y generales EN MAREA sacó 14 y 5 diputados respectivamente. Hoy, apenas de los años después, ¿ Cúantos sacaría? ¿Las propias alcaldías más relevantes (El Ferrol, A Coruña, Vigo), tienen hoy garantizada la conservación?. ¿Pueden garantizar los termidorianos que con sus modos y estrategias conservarán, en el mejor de los casos, esta presencia?.


Como decía antes: las situaciones son muy volátiles y En Marea no es una excepción. En el Plenario también quedó claro que no son pocos los que apuestan por el proyecto original de EN MAREA – de hecho en la primera votación sólo hubo una diferencia de 2 votos- que, hoy por hoy, lidera Luis Villares el gran derrotado del Plenario. Derrotado que no vencido debido a la amplia base que lo apoya. Algo que no tiene ningún otro dirigente en el espacio de EN MAREA. Algo que nadie debiera despreciar ni, mucho menos, olvidar.


Finalmente y en clave de política gallega, no cabe dudas que después de lo que pasó en este Plenario, Alberto Núñez Feijóo puede dormir aún mas tranquilo. El camino hasta una nueva mayoría en las elecciones autonómicas del 2020 está mucho mas despejado. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress