(VÍDEO) El Celta cae y con él puede caer Cardoso

|

La derrota de la escuadra celeste por 1-4 ante un rival directo como el Levante puede dar pie a la destitución del técnico luso.



Doce partidos; diez puntos de 36 posibles, solo uno por encima de los puestos de descenso. Los fríos datos son los que son, y al Celta de Vigo ya no le salen las cuentas. Un nuevo tropiezo en casa, acompañado de una goleada por 1-4 ante el Levante, un rival directo en la lucha por la salvación, puede ser el último servicio como celeste de un Miguel Cardoso que cada vez cuenta con menos crédito en Vigo. El mal ritmo del equipo, sumado a las tensiones extradeportivas que esta semana han enfrentado a Mouriño con parte de la grada, dejan a la entidad olívica en un callejón sin salida.


El partido fue un desastre de principio a fin, empezando por el planteamiento. Sin Maxi y con Iago Aspas a medio gas, el Cardoso prefirió inventar un once sin un nueve definido y donde Boufal, Boudebouz y Brais estaban totalmente perdidos en ataque, en vez de probar a Aspas, que no jugó un solo minuto. Así, en el primer cuarto de hora solo un maravilloso destello del marroquí inquietó la meta de Aitor.


Después de eso, llegó el desastre. Rochina encontró a Morales, que entró por el centro talmente libre de marca y superó a Rubén Blanco sin dificultad. Era el minuto 20 y el Celta se esfumó del partido. Pudo ampliar ventaja Simon a la media hora, pero el guardameta del Celta lo evitó con una soberbia parada. Diez minutos después ya no pudo evitar el 0-2, cuando Coke remató totalmente solo en el segundo palo un córner mal defendido por la zaga celtiña.


El segundo tiempo fue una catástrofe desde el minuto uno, cuando Boudebouz, debutante, corrió la misma suerte que Hoedt el día de su estreno, y se fue a los vestuarios antes de tiempo por una temeraria entrada. Quedaba todo el segundo tiempo por delante y el Celta se vio dos goles por debajo y con uno menos. Mal negocio.


Morales puso más tierra de por medio a la hora de juego, en una jugada calcada al del primer gol. El Celta solo se metió realmente en el partido en los minutos finales, cuando la vergüenza torera y un Levante que no quiso hacer más sangre le dejaron llegar un poquito al área granota. Brais Méndez redujo distancias desde los once metos en el 88, pero Mayoral respondió en la siguiente jugada con el 1-4 que cerraba la cuenta y quién sabe si la etapa de Cardoso en Balaidos. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress