Tino Fernández y los violinistas del Titanic

|

El milagro económico que logró en el Deportivo de La Coruña no fue suficiente para dirigir un equipo huérfano de un proyecto deportivo a la altura del nombre del club.


Tinofernandezriazor

Tino Fernández dimite como presidente del Deportivo de La Coruña


El 21 de enero tomaba posesión de su cargo Tino Fernández, el segundo presidente de la historia del Deportivo de La Coruña para toda una generación de incondicionales blanquiazules que hasta ese momento solo conocían la robusta figura de Augusto Cesar Lendoiro. “¿También tú, Tino?”, debió exclamar el día de su derrocamiento el hombre con nombre de dirigente romano y que, como pasó con tantos emperadores a lo largo de la historia, se aferró a su trono hasta agotar las arcas y la paciencia del pueblo.


El adiós de Tino Fernández, aun siendo sorpresivo, no es sorprendente. El ya expresidente deportivista empezó a irse en cuanto la afición se giró al palco y lo despidió con pañuelos, en una debacle (otra más) como la del sábado ante el Extremadura. La penosa segunda vuelta del campeonato parece que llegó a su fin en ese momento, cuando el Depor descabalgó de los puestos de playoff, pero los que realmente llegaron a su límite fueron cinco consejeros y Tino Fernández, un gran gestor en el plano económico pero que adoleció durante toda su estancia en Riazor de un verdadero plan en el apartado balompédico, aunque eso no evitó que renovase el cargo por otros cinco años hace pocos meses.


MILAGRO ECONÓMICO

Cierto es que para siempre quedará su nombre como el de la persona que salvó el Deportivo de La Coruña de la desaparición. Con un organizado plan económico, el empresario convertido en presidente volvió a poner en verde las cuentas del club que entonces contaba con un saldo negativo de 160 millones.


El milagro llegó, en gran medida, gracias a un crédito de ABANCA con el que el club saneó su deuda con Hacienda a cambio de hipotecarse con la entidad bancaria, pero también a saber comprar, vender y a los nuevos repartos televisivos. Pero su renuncia, que no será efectiva hasta que se celebre la Junta de Accionistas, proyectada para final de temporada, supone un nuevo fracaso en la historia del deportivismo. Y ya van uno cuantos en poco tiempo.


Escotettinofernandezabancadeportivo

ABANCA y el Deportivo firmaron un acuerdo para un prestamo de 43 millones de euros


BANDAZOS

Y esto es porque el milagro económico nunca fue acompañado de un buen proyecto deportivo. Un ejemplo son los nueve técnicos en cinco años, o coquetear con el descenso durante su gobierno en Primera hasta perder la categoría la pasada campaña. Solo con Fernando Vázquez, en su primer año de mandato, el Depor tuvo un poco de estabilidad, pero el técnico gallego no pudo ni debutar en Primera con el club coruñés antes de que Tino perdiese la paciencia a raíz de unas declaraciones del entrenador.


A partir de ahí, bandazo: Víctor Fernández, Víctor Sánchez del Amo, Gaizka Garitano, Pepe Mel, Cristóbal Parralo, Seedorf y Natxo González nunca llegaron a dar con la tecla en Riazor, llevando al club por derroteros inciertos, salvándolo en el último momento o empeorando a su antecesor. Al recién llegado, Pep Martí, es pronto para evaluarlo como un acierto o un fracaso, pero sus dos derrotas ante Osasuna y especialmente en casa ante Extremadura, no son un buen presagio.


PRESENTE…¿Y FUTURO?

La situación ahora es la siguiente: el Depor, ese equipo que lleva sin ganar desde el 10 de febrero (la victoria en los despachos ante el Reus no cuenta), tiene siete jornadas para regresar a los playoff, que es lo mínimo que se le puede exigir al club con su historia y su plantilla. Pero ni los jugadores parecen capacitados para medirse el viernes al Numancia en Soria (es más, muchos probablemente ya piensen en la temporada que viene, lejos de A Coruña, y aquí véase Pablo Marí, Duarte, Didier Moreno, Carlos Fernández…), ni la afición tiene la esperanza de ver a los suyos saliendo del bache aunque todavía cuenta con muchas opciones de ascenso, ni Martí ni Carmelo, entrenador y director deportivo, saben muy bien lo que hacer ahora que silban las balas pero no saben de dónde vienen.


El caso es que, a siete fechas para que concluya la temporada, el proyecto del Deportivo no solo se ha ido a pique, sino que se ha partido en dos. La nave herculina se hunde y mientras los aficionados y jugadores buscan al capitán, él y el resto de altos mandos se han subido a los botes y reman lejos de la catástrofe. Ahora, Carmelo y Martí se miran el uno al otro, violín en mano, y no les queda otra que seguir tocando. Hasta que un milagro rescate a ambos o hasta que el Depor se zambulla para siempre en las gélidas e inmisericordes aguas del Atlántico, ese que baña la costa de Galicia. Pasará lo que ocurra primero. 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress