Por qué en Galicia las derechas tienen muchas posibilidades de volver a ganar

Manoel Barbeitos
Economista

Acerca de los resultados que avanzan la mayoría de las encuestas y que apuntan a una nueva mayoría absoluta del Partido Popular (PP) en las elecciones autonómicas del 12 de julio puede resultar de interés volver la vista atrás y, por caso, poner el foco en varios aspectos subrayables de las tres últimas convocatorias electorales (2009, 2012 y 2016) que otorgaron mayorías absolutas al Partido Popular (PP).


Un primer dato destacable es el de que el Partido Popular (PP), recurrente ganador en estas tres contiendas electorales, se movió entre el 45,8% (2012) y el 47,6% (2016) de los votos que en términos absolutos supuso estar siempre por encima de los 650.000 sufragios, llegando a rozar los 800.000 (2009). Evidencias empíricas que confirman una indiscutible fidelidad en el voto tal que le permitió consolidar su clara hegemonía política en Galicia. Una fidelidad en el voto que se produce cuando el Partido Popular (PP) presenta el mismo candidato en todas y cada una de estas convocatorias (A. Núñez Feijóo) lo que, sin género de dudas, confirma a este político como el líder de las derechas gallegas. Su César. Evidencias que también otorgan al Partido Popular (PP) en Galicia, a diferencia de lo que sucede en el Estado, una imagen pública de solidez y estabilidad que, con total seguridad, es tanto su principal activo como una garantía para tales resultados electorales.


Por contra, en la acera de enfrente donde se ubican las izquierdas la fotografía es muy, muy diferente. En primer lugar el escenario plural que las define nunca tuvo, a pesar de eso, los mismos actores, ni siquiera el mismo guion. Si en todas las convocatorias estuvieron presente tanto el PSdeG-PSOE como el BNG no sucedió lo mismo con la autodenominada izquierda rupturista que se presentó en cada convocatoria electoral con una marca diferente: Alternativa Gallega de Izquierdas, En Marea, Galicia en Común. Que este espacio electoral, quien con 14 escaños llegó a liderar la oposición en algún momento (En Marea, 2016), no finalice de consolidar una representación estable condiciona, sin dudas, el resultado de tal  espacio y del global de las izquierdas facilitando así el triunfo a las derechas gallegas.


Al mismo tiempo mientras estas últimas, aglutinadas en torno al Partido Popular (PP), presentaron en todas y cada una de las citadas convocatorias al mismo candidato (A. Núñez Feijóo), que repite de nuevo ahora, las izquierdas presentaron cuatro posibles candidatos a presidencia de la Xunta de Galicia (Emilio Touriño en 2009, Pachi Vázquez en 2012, Luis Villares en 2016 y ahora Gonzalo Caballero este 2020): uno diferente en cada convocatoria. Una fluidez en los liderados y portavocías que deriva de los cambios habidos en las cabeceras de listas de todos y cada uno de los partidos de las izquierdas. Así PSdeG-PSOE, BNG, AGE/EN MAREA/GALICIA EN COMÚN, presentaron en cada convocatoria (2009, 2012, 2016) y ahora en el 2020 un portavoz diferente (solo el BNG repite, y por primera vez, en esta convocatoria con Ana Pontón). Es preciso resaltar el caso del PSdeG-PSOE, partido con mayores posibilidades de acceder la presidencia de la Xunta, que en cada convocatoria presentó un cabeza de lista diferente (2009: Touriño, 2012: Vázquez, 2016: Leiceaga, 2020: Caballero). Seguramente que en España no haya muchos casos semejantes.


Puede que esta pequeña fotografía en perspectiva de la realidad partidaria en las cuatro últimas convocatorias electorales en Galicia ayude a entender mejor por qué el Partido Popular (PP) viene repitiendo victorias abrumadoras. Porque, una vez más, este partido tiene muchas posibilidades de volver a ganar, y de nuevo con mayoría absoluta, el próximo 12 de julio. Victorias a las que contribuyen tanto méritos políticos propios, tal que los citados, como  la congénita incapacidad de las izquierdas gallegas para consolidar alternativas y candidatos estables. Incapacidad debida muy especialmente a su endémico afán cainita.  A, como decía  Bertolt  Brecht, ese instinto de las izquierdas que le lleva a "arrancar la derrota de las fauces de la victoria".

1 Comentarios

1

Postureo valeiro que aproveitan para un beneficio máis terrenal. As esquerdas si poden...pero xa saben que teñen que traballar máis polos cidadáns e pactar e dialogar....

escrito por jlpeque 16/jun/20    09:27

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress