Familiares revelan que la empresaria de DomusVi acusada de colarse en la vacuna "no va a sus residencias”

|

La vacunación supuestamente irregular de Josefina Fernández y su hermano, Pedro Fernández, directivos de DomusVi, alimenta una ola de indignación. No solo entre toda la oposición, que ha pedido en bloque explicaciones a Feijóo (las han reclamado PSOE,  BNGCiudadanos y EU); también entre los familiares de usuarios de residencias de esta multinacional.


La Asociación Galega de Familiares e Usuarias de Residencias e da Dependencia (REDE), fue la encargada de dar la voz de alarma. Su presidente, Paulino Campos, censura en una conversación con Galiciapress las “mentiras” que utiliza la empresa para justificar la vacunación de la que llaman “reina española de las residencias” y su hermano. Ni Josefina ni Pedro realizan labores asistenciales ni están en contacto con pacientes ni trabajadores, denuncia.


Cuando esta tarde le preguntaron al mandario por el tema, el presidente enarboló el siguiente argumento. Feijóo dice que si los Fernández tienen contacto con los ancianos, como dice que notificaron a la Xunta, están bien vacunados; si no lo tienen, el presidente cree que ellos son los que deben dar explicaciones, no la Administración. Según djo Rede a Galiciapress, no tienen contacto con los mayores.


Josefina Fernández del brazo de Feijóo al recibir un premio de la Confederación de Empresarios de Galicia

Feijóo junto a Josefina Fernández  entregándole un premio antes de la pandemia| Foto: Xunta


En la Asociación Galega de Familiares e Usuarias de Residencias e da Dependencia (REDE) fueron los primeros en tener constancia de esta irregularidad. La “vacunación fraudulenta del clan Fernández Miguélez” fue puesta en conocimiento de la plataforma por fuentes de DomusVi que alertó de la presencia de la consejera delegada de la compañía en la residencia DomusVi Salesas de Vigo.


Paulino Campos, presidente de la organización, incide en que el geriátrico olívico, que tuvo entre sus usuarios a familiares del presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijóo o de la también popular Corina Porro, es “un bunker”, “absolutamente privada sin plazas concertadas” en donde impera el silencio entre el personal, amedrentado por la compañía. “A los trabajadores y trabajadoras de la residencia ya les advierten al llegar que allí no hay comités de empresa ni sindicatos y les obligan a firmar un contrato con clausulas de confidencialidad, por lo que viven con mucho temor”, lamenta Campos.


El primer avisó que recibieron en REDE fue el día 8 de enero, cuando llegó la alerta de que “unas personas trajeadas” se habían vacunado en el geriátrico vigués. Erróneamente, la fuente de la asociación las identificó como “la jefa y su marido”, ya que en realidad se trataba de los hermanos Josefina y Pedro Fernández Miguélez. Ya el día 29 de enero, día de la segunda dosis, vuelven a ser vistos en el centro, aunque en esta ocasión acuden a distintas horas y por separado.


Desde la plataforma entienden la confusión: “Los trabajadores no conocen a Josefina. Nunca la han visto por los geriátricos, solo en fotos o cuando hay algún acto o inauguraciones, que entonces sí acude con el resto de personalidades”. Inauguraciones que, por otro lado, no se celebran desde hace casi una década, según el relato de REDE, donde indican que el último centro que abrió sus puertas, precisamente este de Salesas-Montecelo en Teis, data de 2012.


VERSIÓN DE DOMUS VI

Esto choca frontalmente con la versión ofrecida por DomusVi, que justifica la vacunación a los hermanos Fernández Miguélez por recomendación del departamento médico al estar “en primera línea contra el virus y estar en contacto con trabajadores y usuarios”, por lo que entrarían dentro de la categoría de profesionales vacunados en esta segunda fase de la campaña.



“Las trabajadoras más veteranas no conocen físicamente a Josefina. Ella nunca va. La excusa de DomusVi es una mentira asquerosa"


Las trabajadoras más veteranas no conocen físicamente a Josefina. Ella nunca va. La excusa de DomusVi es una mentira asquerosa. En seis años nunca la he visto y me he hartado de preguntar por ella, pero en las residencias DomusVi no conocen a Josefina más allá de las ocasiones en las que hay visitas de Fabiola García o la infanta Elena”, insiste el presidente de REDE, que por otro lado advierte que ya temían que, teniendo vacunas en sus residencias, la consejera delegada pudiese saltarse la cola de vacunación.


PRESIÓN DE LAS FUERZAS POLÍTICAS

“La Xunta de Galicia tendrá que explicar cómo ha permitido que esto suceda, como también tendrá que explicar cómo se lo ha permitido a la alcaldesa de Boimorto, los 200 del Hospital Montecelo...”, reprocha Campos. Esas explicaciones son las que también han reclamado Ciudadanos, Esquerda Unida, PsdeG o BNG a lo largo del día de hoy.


Los socialistas ven “bastantes sombras en el proceso de vacunación” y han pedido responsabilidades a la Xunta tanto por la inmunización de la dirección de DomusVi como por las vacunas que recibió María Jesus Novo, regidora de Boimorto. "Su vacunación es un insulto a la ciudadanía y a los fallecidos en sus centros", denunció Pablo Aragüena.


Beatriz Pino, de Ciudadanos, también instó a la Xunta a “controlar” a quién se está vacunando y censuro la “desvergüenza” y “falta de escrúpulos” de los que “quitan vacunas a alguien enfermo y de riesgo que sí la necesita”, mientras que Eva Solla hizo hincapié en que esta fase de la vacunación “no incluye a los directivos de las residencias” y recordó las muertes en los geriátricos de DomusVi durante la primera ola.



Por otro lado, los nacionalistas gallegos reclamaron “depurar responsabilidades” y “explicaciones inmediatas” al Gobierno de Galicia. Olalla Rodil destaca que la Xunta no puede ampararse en que se trate de “un problema de empresa”, ya que la responsabilidad de la Xunta es hacer llegar las vacunas a los colectivos prioritarios, de los que no forman parte “ninguna empresaria ni su hermano".


DESESCALADA CON SEGURIDAD Y CONTACTO

Pese a este escándalo, desde REDE recalcan que se encuentran más preocupados “por lo que ocurre con los trabajadores del bunker” que por la vacunación de Josefina Fernández, a la que tachan de “tramposa”, y que también critican la actitud y “prepotencia” de Pedro Fernández, al que acusan de “maltratar verbalmente” y “humillar” a familiares de residentes y trabajadores, además de llegar a las manos con un funcionario en la residencia de Cangas.


Del mismo modo, ahora en REDE centran sus esfuerzos en denunciar irregularidades como la ocurrida en Os Gozos, con el traslado de pacientes y el trato dispensado a los mismos, un caso que ya ha sido llevado ante la Valedora do Pobo, o en la desescalada que empiezan a enfilar los centros para la tercera edad una vez que concluya el proceso de vacunación y se logre la inmunidad, algo que se dará en los próximos días.



Hablamos de más de 70.000 dosis, 36.000 vacunados, aunque todavía quedarán algunos usuarios que falten por vacunar porque pudieron estar afectados por la Covid en el momento de la vacunación, pero ninguna residencia va a quedar sin vacunar”, recuerda Campos. En esa línea, sobre los brotes de las últimas semanas, destaca la “virulencia” de estos, especialmente los registrados en residencias de A Coruña y que parecen estar ligados a la cepa británica, más agresiva. En estos casos, destaca, la vacunación no llegó a tiempo antes de desatarse los brotes, lo que empeoró el escenario.


No así en Sarria, donde el brote se declaró tras la primera vacunación y en donde REDE ha detectado que el efecto de la misma sirvió como “contención” a los efectos de la enfermedad, aunque eso no ha impedido que haya que lamentar ya cuatro decesos en el centro lucense. Por otra banda, desde la asociación reclaman más personal y material para la residencia municipal de Sarria.


Con todo, desde la plataforma subrayan que pronto se superarán los 700 fallecidos solo en las residencias, lo que representa en torno al 38% del total de fallecidos por coronavirus en Galicia, aunque ahora comenzará “otra fase de control” con una “curva descendente” gracias a la inmunización, lo que permitirá reabrir los centros para las visitas.


Un proceso “por etapas”, con todas las medidas de seguridad necesarias pero que debe incluir “el contacto, el sentir”. Una experiencia que ya han vivido los residentes de Ribadumia, donde por su situación de inmunidad colectiva de un brote anterior pudieron recuperar el contacto con los usuarios. Ahora las vacunas permitirán una inmunidad mayor y dotarán de “garantías” a los residentes y sus familias.


Campos relaciona el supuesto trato de favor a Josefina con el hecho de que el difunto padre del presidente fue usuario de DomusVi en el asilo donde, precisamente, se cometió la supuesta  irregularidad:




Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress