"Necesitamos más soluciones que ayudas", claman hosteleros ante la marcha del sábado

|

Las deudas de muchos hosteleros siguen siendo astronómicas.  El levantamiento de las restricciones, si bien permite la reapertura de algunos negocios, apenas da para cubrir gastos y no en todos los casos.


Obligados a cerrar a las 18 horas, con aforos limitados, reuniones de no más de cuatro personas, con toda la terraza montada pero pudiendo utilizar solo la mitad de las mesas, días de lluvía como hoy... muchos son los impedimentos que privan el despegue de un sector necesitado de más soluciones cuando se cumple un año del confinamiento.


Álex Iglesias, presidente de la Asociación de Hosteleiros e Empresarios do Deza, explica para Galiciapress que la movilización que prepara el sector para este sábado busca ser "ordenada pero multitudinaria" y demostrar la unidad que existe en la hostelería gallega.


Manifestación de hosteleros que recorre las calles de Santiago hasta la Xunta para reclamar el rescate del sector

Manifestación de hosteleros en Santiago de Compostela | Foto: EP

 

El sábado 13 de marzo será el aniversario de una fecha triste que nos hace retroceder a los albores de la pandemia en España, al amanecer de una crisis sanitaria que ha ramificado en muchas crisis que afectan muchos estamentos de la sociedad. El 13 de marzo de 2020 comenzó el confinamiento en España y la hostelería echó el candado para, en un principio, reabrir unas semanas después, cuando el país mejorase sus cifras.


Han pasado casi 365 días desde entonces y muchas verjas siguen bajadas en los bares de España, incapaces de sobreponerse a esta lacra que ha arrasado con muchos negocios sin el suficiente músculo económico como para sobrevivir a los continuos cierres y aperturas con restricciones que los acosan.


Es el cabo de año del primer día de confinamiento. De esto hace un año y queremos conmemorar esa fecha ante la Xunta para que nos escuchen y por eso convocamos a todos los Concellos de Galicia y todas las asociaciones de hostelería para que se unan”. El que habla es Álex Iglesias, presidente de la Asociación de Hosteleiros e Empresarios do Deza y uno de tantos profesionales que se está viendo afectado por esta situación que lo ha obligado a celebrar la enésima reapertura de su negocio. “El inicio de esta desescalada está siendo más duro que otras veces porque el cliente está un poquito reacio y se nota”, lamenta Iglesias, que percibe “cierto miedo” entre los consumidores, lo que ha favorecido a que no se produzca “la afluencia que sí hubo en noviembre o en verano”.


A este miedo generalizado hay que tener en cuenta un cierto cambio en los hábitos de consumo por los horarios impuestos . “Estamos viendo que o bien alargan el vermú para comer tarde o directamente comen muy pronto para rematar con unas copas y arrancar a las 18 horas”, comenta Iglesias. Sin embargo, al cerrar tan pronto, las restricciones se notan especialmente entre semana, cuando antes, los martes de Champions League, por ejemplo, “era días de mucho trajín, pero entre semana se nota un bajón tremendo”.


UNAS LIMITACIONES ABUSIVAS

Muchos hosteleros critican que el levantamiento de las restricciones no es suficiente y denuncian que las limitaciones horarias son una losa demasiado pesada para el sector. Iglesias es de esa misma línea de pensamiento y comparte que una apertura al 100% “es inviable por el tema sanitario”, aunque aboga por una reapertura “con unas restricciones más abiertas”. 


Un restaurante que tiene que trabajar con el 30% en interior pero solo el 50% del día hace que el aforo ni siquiera sea del 30%, ya que eso no da ni para cubrir gastos, porque solo puedes dar un servicio y ningún negocio se mantiene así”, critica.


Además, el tope de cuatro personas por mesa es otro de los puntos candentes. “Nosotros vivíamos mucho de comidas de empresa y en los fines de semana de las familias, pero en mi caso por ejemplo ya somos cuatro solo en la unidad familiar. Es imposible quedar con más personas”, incide. “Es una situación muy difícil porque cada uno tiene su clientela pero todos pensamos que son restricciones inviables”.


En este escenario, muchas organizaciones han trasladado a la Xunta la necesidad de modificar las restricciones actuales, una posibilidad a la que el Gobierno de Galicia parece haberse abierto y que trasladará al Gobierno central. El propio Julio García Comesaña, conselleiro de Sanidade, dejó caer que la próxima semana podrían producirse cambios, aunque no contemplan variaciones en cuanto al toque de queda o al cierre perimetral de la comunidad.


Así, la Semana Santa se presenta de momento con unas perspectivas muy diferentes a la que tenía el sector hasta no hace tanto. Sin embargo, en la Asociación de Hosteleiros e Empresarios do Deza argumentan que “es mejor que nos abran y trabajar con el turismo interior y los clientes gallegos que forzar un poco como pasó en verano y vivir una caída como la de septiembre”.


Esa apertura tendrá que venir inevitablemente de la mano de cambios en el control de aforos, porque como advierte Iglesias, el hecho de tener que montar toda la terraza pero precintar las mesas no disponibles está provocando más inconvenientes que ventajas.


“Los controles de aforo de las autoridades están empezando, pero son medidas ilógicas, porque muchos aprovechamos la situación para reducir los comedores y tenerlos mucho más abiertos, pero nos mandan montar todas las mesas para rodear y apretar a los clientes con mesas bloqueadas cuando no hay ninguna necesidad”, relata, a la vez que recalca en como esto lo que hace es entorpecer el servicio de sus trabajadores y restringe la movilidad y comodidad de los clientes.



AYUDAS NO, SOLUCIONES SÍ

Con tantas limitaciones, el sector confía en que sus protestas sean pronto escuchadas por la Xunta, que recientemente atendió una importante demanda del gremio, que solicitaba que al nuevo plan de ayudas pudieran acceder también aquellos negocios con deudas. “Parece que nos escucharon. No es una locura, pero sí un avance, porque a veces tienes la sensación de que estás llamando a puertas y no hay nadie al otro lado”, señala Iglesias. En esa línea, subraya que ellos buscan “más soluciones que ayudas, porque ya ha pasado un año”.


La Xunta de Galicia, que finalmente modificó la condiciones para accedera estas ayudas, sostiene que las partidas de este segundo paquete de ayudas comenzarán a cobrarse la semana que viene. A la sombra de este segundo plan de rescate, desde el Gobierno autonómico critican que ellos ofrecen “certezas” por las incertidumbres que arroja el Gobierno de España en materia de ayudas. Desde la asociación se resisten a valorar estas palabras por el sencillo hecho de que, hasta la fecha, “no hemos escuchado absolutamente nada”.


“Solo sabemos el número que vino de Europa y no se dijo nada más, ni siquiera un plan de reparto. Ahora solo hay conjeturas: que si serán en créditos ICO, que si pueden ser de otra manera... Pero no hay nada escrito, y tal y como estamos, si no hay negro sobre blanco nadie lo va a creer”, asume Iglesias.


WhatsApp Image 2021 03 10 at 11.13.59

Llamada a la manifestación el próximo 13 de marzo


Por estos motivos, desde la Asociación de Hosteleiros e Empresarios do Deza hacen un llamamiento a todo el sector para que se sumen a las protestas del sábado 13 de marzo y celebrar una movilización “con orden pero multitudinaria”. “Como hubo mucha unión en la anterior con pequeñas protestas muy repartidas, esta vez queremos esa misma unión en Santiago, respetando la situación pero haciendo mucho ruido”, razona Iglesias. “Las ventanas de San Cateano son muy gordas, tenemos que hacer mucho ruido para que les entre algo, porque hay que moverse y visibilizarnos unidos, que vean la situación en la que nos encontramos”, reclama una hostelería que, pese a llevar un año escuchando campanadas de difunto, se resiste a morir.   


relacionada Sanidade deja entrever una ampliación en los horarios de la hostelería gallega para la próxima semana
relacionada Los hosteleros de Lugo propondrán a la Xunta que amplíe la apertura de restaurantes y el toque de queda
relacionada Hostelero se enfrenta 60.500€ de multa por saltarse los horarios y negarse a abrirle a la Policía de Lugo

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress