Incógnitas sobre el futuro laboral de los trabajadores de Jealsa (Rianxeira) tras el gran incendio de Boiro

|

La compañía intenta reponerse al incendio que arrasó sus instalaciones y mantiene su compromiso de cumplir con sus clientes, mientras todavía evalúa el alcance de los daños y aguardan a las aseguradoras.


Galiciapress charla con el comité de empresa, que como la dirección de momento prefiere guardar silencio, con los sindicatos, trabajadores y vecinos para radiografiar la situación actual de uno de los motores económicos de la comarca de O Barbanza, del que dependen miles de familias.


El área de producción se salvó de las llamas, pero el desescombrado será una de las incógnitas a resolver, al igual de la situación en la que quedan los trabajadores fijos y fijos discontinuos, obligados a tomar vacaciones forzosas y que podrían ser reubicados en otras fábricas del grupo, como Escurís.


Incendio jealsa

Bomberos trabajando en el interior de la nave incendiada en Jealsa 


Una densa y oscura nube de humo negro hizo acto de presencia el pasado sábado en torno a las 14:30 horas en la ría de Arousa y no abandonó o Barbanza hasta bien entrada la tarde. Desde distintos puntos de la geografía gallega se podía ver la inmensa columna que procedía de la fábrica Jealsa Rianxeira, en llamas por causas todavía desconocidas. Cerca de seis horas tardó un operativo compuesto por más de un centenar de efectivos en controlar el incendio, que asestó un golpe dramático a la economía barbanzana y a miles de familias que dependen del empleo de la fábrica.


Pese a las dimensiones catastróficas del incendio (en torno a 11.000 m2), afortunadamente algunas áreas de la factoría se libraron de las llamas. Así, transcurridos apenas dos días desde su extinción, la actividad en las áreas de administración y almacén se retomó, aunque lógicamente a un ritmo mucho más bajo del habitual. El compromiso de la compañía de cumplir con sus clientes parece mantenerse firme pese al incendio, mientras la actualidad de Jealsa sigue centrada en evaluar el alcance de los daños a la espera del dictamen de los seguros.


“Todos nuestros centros de producción en el mundo permanecen a pleno rendimiento, poniendo en marcha las acciones necesarias para superar esta situación, que estamos seguros nos unirá aún más como empresa y equipo humano”, señalaba en su comunicado el domingo. La factura final será la que determine la hoja de ruta de una compañía que, de momento, tiene muchos interrogantes y no tantas certezas.


Desde el comité de empresa se resisten a hacer declaraciones después de la primera reunión mantenida el lunes con la dirección y a la espera de que lo que suceda en un nuevo encuentro programado para este miércoles por la tarde. “No hay nada concreto. En cuanto se sepa algo nuevo se comunicará”, señala Josefa Silva, presidenta del comité de empresa, que quiere evitar posible malentendidos en lo relativo a la fecha de reinicio del grueso de la actividad, la gran incógnita en estos momentos y un aspecto que se abordará en la siguiente reunión cuando desde la dirección dispongan de más datos.


SALVADA EL ÁREA DE PRODUCCIÓN

Las primeras estimaciones valoran las pérdidas en decenas de millones de euros. El área frigorífica de congelados, el área Pet Select que produce comida para animales, maquinaria como carretillas elevadoras o aparatos de suministro eléctrico... todo eso quedó a merced de las llamas, mientras que el área de producción, por suerte, salió bien parada, por lo que la actividad podría retomarse antes de lo esperado.


No obstante, todavía hay que resolver dos cuestiones. La primera son las labores de desescombrado, ya que es preciso retirar en la medida de lo posible aquellas zonas calcinadas para que puedan circular con libertad los camiones y operarios. Tanto es así, que algunas zonas de acceso han queda impracticables, como demuestra el hecho de que hasta Gardacostas y Salvamento Marítimo tuvieron que participar en un operativo de extinción que suponía también un riesgo medioambiental por el efecto que el incendio puede tener sobre la ría de Arousa.


Por otro lado, en Jealsa trabajan en las alternativas que se les presenta para poder reactivar el complejo toda vez que la cadena de producción ha estallado por los aires al quedar inoperativa, entre otros escalafones, el área de premonda, donde se corta, limpia y clasifican los túnidos. La opción lógica es que otras factorías del grupo, como la pobrense Escuris o las plantas ubicadas en Portugal, asuman la carga de trabajo perdida por el incendio y el producto se lleve a Jelsa para su envasado y almacenamiento. Tampoco zonas comprometidas como las de los autoclaves, donde se esterilizan las latas, se vieron afectadas.



MOTOR DE LA COMARCA

Jealsa es, indudablemente, uno de los motores económicos no solo de Boiro, sino de toda la comarca del Barbanza. En mayor o menor medida, todos los vecinos de Boiro, A Pobra, Ribeira, Rianxo, Lousame o Noia conocen a alguien o tienen familia y amigos vinculados a la actividad de la compañía. La paralización de Jealsa produce un efecto dominó en todos los actores del sector conservero, desde los pesqueros hasta los transportistas.


El informe Ardán 2021 del Consorcio Zona Franca de Vigo sitúa a Jealsa a la cabeza del ranking de empresas del Barbanza en facturación con los datos auditados de 2019. Como el resto de fábricas de la zona, el crecimiento de Jealsa previo a la pandemia era notable, y entre Jealsa y Escurís logró facturar 854.209.139 euros, muy por encima de los más de 483 millones de euros que facturó Frinsa, su inmediato competidor.


Además, al tratarse de un sector esencial como el de la alimentación, el ritmo de trabajo apenas se vio afectado por la pandemia, por lo que las cifras correspondientes al pasado curso fiscal podrían ser incluso mejores. Ahora, mientras se trabaja para restaurar la normalidad en O Bodión -reconstruir lo perdido necesitará de al menos dos años según los primeros cálculos-, las demás empresas conserveras de la comarca absorberán, en la medida de lo posible, muchos de los empleos que han queda destruidos temporalmente.


MILES DE FAMILIAS PENDIENTES DEL TELÉFONO

La única notificación que han recibido la mayoría de empleados por ahora es que se mantengan atentos a sus teléfonos y a la app de Jealsa a la espera de novedades. Los trabajadores eventuales y de ETT, así como los que iban a comenzar su actividad este mismo lunes, han sido enviados al paro. En estos momento son más de un millar los empleados que están atentos a cualquier noticia procedente de Jealsa. “Son muchas familias las que comen de Jealsa. Hay matrimonios que trabajan aquí, gente con más de 30 años en la empresa, padres e hijos que vienen juntos a esta fábrica...”, lamenta un empleado.


La magnitud de los empleos perdidos se sabrá una vez que se esclarezcan los siguientes pasos a seguir en Jealsa, pero está claro que muchos trabajadores se han quedado sin su medio de vida. En algunos casos, hay empleados fijos o fijos discontinuos, que ahora se encuentran de vacaciones forzosas -Jealsa les ha dado 15 días, el plazo que se marcan antes de tomar una decisión definitiva- que podrían ser reubicados en Escuris, una posibilidad que ya se ha dado entre los mecánicos.


Esta noticia no ha sido bien acogida en UGT, que si bien dicen no tener constancia de este hecho, precisan que han percibido “algún pequeños movimiento” y que ahora Jealsa debe ser cautelosa y adaptarse a la ley. “Hay que saber que cauces legales tiene y qué medidas provisionales se están tomando”, advierten, si bien matizan que ahora mismo debe imperar la “prudencia” y que en lo que se encuentran es a la espera “de las previsiones de puesta en marcha de parte de la actividad y ver cómo se solventa la situación de los trabajadores cuando tengamos certezas”.


LA RESILIENCIA DE JEALSA

Las administraciones ya han tendido la mano a la compañía fundada hace 60 años por Jesús Alonso, que mantiene una relación muy restrecha con el Gobierno de Galicia, especialmente con el presidente Núñez Feijóo, que incluso ha acudido a alguna cena de Navidad de la compañía, como durante el homenaje por el 90 cumpleaños del fundador


Jesus alonso jealsa y Feiju00f3o

Feijóo y Jesús Alonso | Foto: Xunta.gal



"A la empresa le hemos dicho, al igual que al Ayuntamiento, que ponemos a su disposición todos los servicios de la Administración General del Estado para tratar de atemperar todos los daños que puedan sufrir la empresa y los trabajadores", afirmaba PilarLópez-Roibóo, subdelegada del Gobierno en la provincia desplazada al lugar del siniestro el pasado sábado.


Con todo, hay que destacar que este no es el primer varapalo que recibe la firma en este sentido. Ya sus factorías de Chile y Guatemala registraron incendios de distintas proporciones a principios de siglo, si bien no son comparables a la fábrica de O Bodión, emblema de Jealsa. Ya entonces, en el caso de la planta chilena, Jealsa apostó por alquilar otras instalaciones con el fin de mantener viva su actividad. También uno de sus atuneros resultó dañado por un incendio. La gran suerte de la compañía es que, pese a los desastres, no tuvo que lamentar daños personales en ningún caso.


relacionada "No veo nada, hay mucho humo y se escuchan explosiones”, ​así comenzó el incendio de Jealsa Rianxeira
relacionada Finalizadas las tareas de extinción del incendio en Jealsa
relacionada Vídeo a vista de dron muestra gran parte de la fábrica de Jealsa calcinada

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE