Que no os engañen con sus adrómenas sobre las pensiones

Manoel Barbeitos
Economista

Con motivo de las negociaciones entre el gobierno español (PSOE/UP) y los agentes sociales (UGT, CCOO, CEOE) sobre el sistema público de pensiones, se multiplicaron los artículos de opinión, las editoriales, los informes y estudios... que, en su inmensa mayoría, intentan convencernos de la inviabilidad del actual sistema público y, por tanto, de la necesidad de una reforma que, una inmensa mayoría, apunta debe ser una revisión a baja (mayores dificultades de acceso, menor importe medio) y una paralela apertura a participación del capital privado. Una nueva andrómena o, como dirían los anglosajones, una fake new que se explica en base a los intereses que se ocultan tras esas voces.


Por caso, reparemos en que estos negacionistas llevan prácticamente cuatro décadas anunciando el "apocalipsis pensionil"  sin que esta se haya producido al día de hoy a pesar del notable incremento tanto del número de pensionistas como de los importes medios. Sepamos también que estos sabios son prácticamente los mismos que a las puertas de la mayor crisis bancaria de la historia del capitalismo (2008), delante de las claras señales que la anunciaban, trataron de convencernos de que el sistema bancario español disfrutaba de una salud excelente por ser uno de los más solventes de occidente. La realidad ya la conocemos, el gobierno español tuvo que salir escopeteado a su rescate (61.000 millones de euros de fondos públicos que el gobierno de turno cogió prestados del Fondo de Reserva de las pensiones. Las pensiones pagaron así el rescate bancario) sin evitar el derrumbe y la práctica desaparición de las cajas de ahorro. Sepamos también que muchos de estos profetas defienden, directa o indirectamente, los sistemas privados de pensiones quien además de tener demostrando contundentemente en los últimos años su volatilidad y extremo riesgo no son más que un negocio para la banca y los fondos de inversión que, no por casualidad son quien están detrás de la mayoría de tales artículos, informes, estudios...


Con estos antecedentes es fácil aceptar que la credibilidad de estos negacionistas de la viabilidad del sistema público de pensiones es prácticamente nula. Por si no fuesen suficientes los argumentos anteriores señalar que hay más evidencias que, por caso, demuestran la falsedad interesada de los argumentos a favor de tal inviabilidad del sistema. Argumentos como que hacer previsiones demográficas a tan largo plazo no son admisibles lo mismo que poner la tilde en los gastos sin reparar en los ingresos que es donde está realmente el problema.


No deberían quedar dudas sobre las reales intenciones de la mayoría de estos  negacionistas: sembrar el miedo, crear un estado de ansiedad general para así conseguir tanto debilitar a la resistencia de las clases populares las reformas  regresivas de las pensiones públicas cuanto evitar que el debate político se centre en el que resulta decisivo, en si queremos, o no, un sistema público de pensiones, que sea universal y garantizadora de unas pensiones suficientes. Si seguimos defendiendo, como así consta en la Constitución Española, que "los poderes públicos garantizarán mediante pensiones idóneas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad" (Art. 50).


En un artículo posterior intentaré explicarle a los lectores cómo los peligros para el sistema público de pensiones no vienen de la dinámica demográfica sino de las fuerzas ocultas que intentan finalizar con el mismo por razones ideológicas e intereses de clase.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE