Los 444 hospitalizados por Covid-19 en Galicia son el mejor dato desde el 2 de abril, pero la mejoría pierde fuelle


|

La situación mejora, pero a un ritmo lento y cada vez menos perceptible. Esta jornada los casos activos vuelven a caer en la comunidad, que notifica solo 765 nuevos positivos. 


La positividad de las PCR sigue siendo alta, del 37%, pero, pese a todo, lejos del 41% que marcaba ayer. Afortunadamente, esto no significa un aumento de hospitalizados, apartado que sigue mejorando, y a buen ritmo. 

Los fallecidos por Covid, en cambio, sí es un apartado que hoy crece, después de no crecer ayer, un dato que hay que poner en contexto, pues al ser ayer festivo en Santiago, puede que hubiese un atasco de datos. En todo caso, hay que recordar que el SERGAS cambió el criterio para contar muertos, desde hace poco solo cuenta los decesos en los que se interpreta que la covid jugó un papel clave, incrementando así la subjetividad del criterio y reduciendo artificialmente el cómputo de muertes.



La incidencia acumulada semanal baja nueve puntos hasta los 195 positivos por 100.000 habitantes y encandena tres días seguidos a la baja tras el susto del lunes. Ese día rebotó, poniendo fin a casi un mes seguido de mejoría. Afortunadamente, parece que solo fue un bache, provocado al menos en parte por la distorsión estadística, tal vez explicada por el Día das Letras Galegas, también festivo. La incidencia acumulada a 14 días, menos proclive a vaivenes, no sufrió ese bache y encadena ya 24 días seguidos a la baja. Se encuentra en los 411 casos por cada 100.000 habitantes. 

  

Hay que recordar que con el nuevo sistema solo se hacen pruebas a personas mayores de 60 y colectivos especialmente vulnerables, enfermos de cáncer por ejemplo. Tampoco se suman los positivos de autotest caseros, que eran mayoría en el anterior sistema. Esto provoca que los índices de sean muchísimo más bajos de lo que es la transmisión real. El cambio de método de seguimiento de la transmisión se produjo a finales de marzo, por eso en la gráfica hay dos etapas diferenciadas con dos colores diferentes, sus cifras no son directamente comparables. Por otra parte, el cambio de método que redujo artificialmente la cifra de hospitalizados se ejecutó en la penúltima semana de abril.


El doble de la incidencia a 7 días es algo menor que la incidencia a 14 días. La razón de tasas es de 0,95; por lo tanto en la última semana hubo un 5% de positivos más que en la penúltima. El ritmo de mejoría ha bajado, sobre todo si lo comparamos con las cifras que marcaba una semana atrás. Con todo, hay que entender que el descenso entonces fue muy pronunciado, y que era un ritmo dificilmente sostenibñle. Por otro lado, es el segundo día en el que mejora la razón de tasas 


La tasa de positividad ayer fue de un exagerado 41% a pesar de que se completaron más de 1.400 PCRs, una cantidad similar a la habitual. Hoy las PCRs bajan, por encima del millar pero por poco, y la positividad cae. Lo bueno es que cae cuatro puntos en un día; lo malo es que se establece en un todavía muy alarmante 37%. En todo caso, es consecuencia de someter a grupos muy concretos y sospechosos a los test. 


EVOLUCIÓN DE LOS CASOS ACTIVOS

El total de infectados desciende hoy un -1,8% después de subir ayer +3,6 %. La media semanal vuelve a caer y se queda en el -2,4%. ¿Es una buena ciftra? Lo es, pero sensiblemente peor que hace una semana, cuando el ritmo de descenso era del -3,8%. La tendencia ahora es empeorar, y eso es peligroso.



Esto quiere decir que, desde la perspectiva que importa, la semanal, seguimos mejorando pero, como nos vamos acercando más y más a cero, esa mejoría está perdiendo más y más fuerza y va camino de esfumarse por completo en cuestión de dos o tres semanas. Toca estar atentos y ser especialmente cautelosos. 

 

DATOS POR ÁREAS

En cuanto a las áreas sanitarias, vemos que solo A Coruña gana casos activos, pero son solo nueve más. Pontevedra, en cambio, no experimenta variaciones, mientras Vigo, con 68 menos, lidera los descensos.



ANÁLISIS ACTUAL Y EVOLUCIÓN POSIBLE

Con estas estadísticas, la inferencia que se puede realizar es:

  • La pandemia está en niveles de transmisión altos. No son tan enormemente altos como a finales de abril, pero siguen siendo muy importantes.
  • La caída de la transmisión que disfrutamos desde hace, aproximadamente, un mes está perdiendo fuerza rapidamente en los últimos días. De hecho, de seguir así, la actual caída de casos activos podría desaparecer por completo en junio  y empezará una nueva fase expansiva. Es decir, que nos espera probablemente un verano con niveles de transmisión altos. 
  • Las 21 camas ocupadas en UCI -cuatro más que ayer- no son una cifra especialmente alarmante y nos confirman que hemos superado el pico de enfermos críticos de esta ola, hace unas semanas rozábamos los 30 enfermos graves. 
  • ¿Qué podemos esperar de los próximos días?  El freno de la transmisión seguirá perdiendo fuerza y, con suerte, entraremos en una fase de estabilidad, en torno a los 8.000 casos activos.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE