¿El principio del fin?

|

Raül Torras.- Mi nombre es Raül Torras, tengo 22 años y soy uno de los coordinadores de Better Days for Moria, una organización sin ánimo de lucro ubicada en Lesbos (Grecia) creada con el objetivo de asistir a los refugiados que llegan a esta isla. Nuestros orígenes se remontan a finales de octubre del 2015 al ver que el campo de registro de Moria (función es proporcionar un permiso temporal de estancia legal en el país heleno) no tenía la capacidad (¿o la voluntad?) Para atender las miles de personas que llegaban a diario, ni mucho menos. Es decir, nos encontramos con cientos de personas durmiendo al raso, sin comer en todo el día, y sin ningún conocimiento sobre el funcionamiento del proceso de registro. Miedo, desorientación y desprotección, un panorama desolador.


Es por ello que junto a las instalaciones oficiales, en un terreno cubierto de olivos, se originó un movimiento solidario para intentar dar respuesta a las infinitas necesidades existentes. Los inicios fueron precarios, nos sobraba la buena voluntad pero nos faltaban recursos, humanos y materiales. La lucha contra el frío fue una prioridad desde el principio, así que establecimos un punto de distribución de ropa, mantas y tiendas para tener un sitio menos frío en el que dormir, aunque nunca eran suficientes para cubrir toda la demanda. Improvisábamos cada día dependiendo del número de voluntarios y donaciones que recibíamos, donde la necesidad de atender necesidades inmediatas dificultaba enormemente una planificación más cuidadosa para perseguir objetivos a largo plazo.



Foto realizada en Better Days for Moria en noviembre


Sin cada día llegaba gente nueva dispuesta a aportar su granito de arena, creando un jardín donde se sembrarán múltiples iniciativas independientes que acabarán convirtiéndose en el Olive Grove Camp, el campo de refugiados no oficial gestionado por Better Days for Moria. Así pues, en estos cinco meses de existencia hemos pasado de repartir plátanos con un par de cajas a servir 8.000 porciones de comida diarias. Disponemos de 41 tiendas de grandes dimensiones para proporcionar alojamiento a unas 500 personas, tres puntos con acceso a agua potable , un espacio dedicado exclusivamente a los más pequeños y también un espacio para proporcionar todo tipo de información relevante tanto para las personas refugiadas como para los voluntarios que vienen a dar una mano. "Better Days for Moria, when people come together to build something beautiful", este es nuestros eslogan.




Foto: Oriol Bäbler, campo de registro de Moria


En total más de 60.000 refugiados y 2.000 voluntarios han pasado por nuestro campo, hemos aparecido en los medios de comunicación de todo el mundo y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) nos ha escogido como caso de estudio debido al sorprendente balance positivo obtenido con tan poco tiempo. Y me encantaría detallarles nuestro día a día, hacer referencia a todas las maravillosas personas que han levantado este proyecto, dar a conocer todas las historias de las personas que han pasado por este campamento. Pero por desgracia, hoy tengo que centrar en otra cuestión: la policía quiere intervenir en nuestro campo.


Según el vigente preacuerdo entre la Unión Europea y Turquía todas aquellas personas que hayan llegado ilegalmente a las islas griegas serán deportadas en el país turco, y aquí en Lesbos las autoridades no están perdiendo el tiempo. El funcionamiento es el siguiente: cada miércoles y sábado sale un ferry con los potenciales deportados con dirección a Kavala (Grecia) y desde donde son redirigidos a dos centros de pre-deportación donde teóricamente pueden presentar sus solicitudes de asilo, y si éstas son rechazadas (algo más que probable) las personas en cuestión pasarán a ser deportadas en Turquía. Las autoridades griegas tienen unas cuotas a cumplir, no se sabe con seguridad si son 50 o 150 por cada ferry actualmente, así que los días anteriores a que estos partan (martes y viernes) la policía griega sale a la caza de indocumentados para cumplir con los números que vienen dados desde Europa. Es así de cruel y arbitrario.


A Better Days for Moria ahora mismo hay unas 700 personas, la mayoría de ellas de origen paquistaní, así que la policía nos ha amenazado con que si no les entregamos un número determinado de personas para ser deportadas "voluntariamente", intervendrán en el campo para detenerlas a la fuerza. Es algo muy reciente y desconocemos el alcance real que tendrán estas expulsiones masivas. Hoy es viernes, y mientras escribo estas líneas pienso en todas las personas que hoy no podrán dormir fruto de la desazón de saber que la policía los puede sacar de sus tiendas en cualquier momento.


No podemos evitar que cumplan estas deshumanizadoras órdenes, pero lo que sí puedo hacer es dar a conocer lo que está pasando aquí y lanzar un grito de socorro en nombre de aquellos a quienes les han privado el derecho a expresarse. Las deportaciones en masa han comenzado, bienvenidos a la Europa del siglo XXI.



Protesta en Better Days for Moria

relacionada Gracias por abandonarnos, Europa
relacionada ¿Cómo es la isla de Lesbos?

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress