El maquinista recibió dos avisos para aminorar la velocidad

|

TrenceltaaccidentePorrio


La caja negra del tren 'Celta' que descarriló el pasado viernes cerca de la estación de O Porriño (Pontevedra) ha desvelado que el convoy circulaba con exceso de velocidad en el momento del accidente.


Así lo ha revelado uno de los peritos judiciales designados por la Xunta, Juan Carlos Carballeira, que ha asistido este martes al volcado de datos de la caja, realizado en el Juzgado de instrucción número 2 de O Porriño. En ese acto han estado presentes también representantes de Renfe, Adif y Comboios de Portugal.


Si bien estos trenes circulan habitualmente a unos 100 kilómetros por hora a su paso por esta localidad, el pasado viernes se estaban realizando unos trabajos de mantenimiento en la vía principal que obligaron al tren a desviarse a una secundaria, donde debería haber reducido la velocidad hasta los 30 kilómetros por hora.


EL MAQUINISTA RECIBIÓ DOS AVISOS


Según se desprende de los datos de las cajas negras, el  maquinista del 'Tren Celta' confirmó la recepción de dos avisos para reducir la velocidad en el tramo donde se produjo el accidente.


Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han informado que, según los registros de las cajas negras, el maquinista del convoy, que cubría la línea Vigo-Oporto y que falleció en el accidente, recibió dos avisos L1, que significan "necesidad de moderar la velocidad". Asimismo, en las cajas quedó plasmado que el conductor del tren confirmó la recepción de esos avisos pulsando un botón, que es el procedimiento habitual.


Sin embargo, por razones que se desconocen, el tren no aminoró su marcha y, tal y como ha quedado registrado, en el momento del descarrilamiento circulaba a 118 kilómetros por hora, una velocidad muy por encima de los 30 kilómetros por hora a los que tendría que pasar, ya que el convoy fue desviado a una vía secundaria, por trabajos de mantenimiento en la vía principal.



Por otra parte, según fuentes consultadas por Europa Press, por los datos conocidos este martes, "en un principio" la señalización y el resto de elementos que regulan la circulación ferroviaria funcionaron ese día de forma correcta. La gran incógnita es, por tanto, por qué el maquinista no redujo la velocidad.


Por otra parte, este perito también ha indicado que por el momento los restos del tren siniestrado permanecerán en la estación de O Porriño, a donde él mismo, junto al otro perito --el ingeniero industrial José Manuel Lamela--, se ha desplazado para estudiar los vagones.


Tanto este ingeniero de caminos como el propio Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han confirmado la existencia de una segunda caja negra del tren, esta instalada por Comboios de Portugal, pero Carballeira ha explicado que su contenido no tiene "tanta importancia".


REPATRIACIÓN


Mientras, fuentes judiciales han informado de que, tras algún problema con la documentación, ya se ha podido confirmar la identidad del maquinista portugués fallecido y en próximas horas se entregará el cuerpo a su familia.


El propio vicecónsul de Portugal en Galicia, Manuel Correia Da Silva, que ha estado este martes en los juzgados para reunirse con la jueza, ha apuntado que la repatriación "está resuelta" y el cuerpo será devuelto a Portugal "esta tarde o como muy tarde mañana".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress