El veto de la Comisión Europea a la flota de fondo en "zonas protegidas" hace más vulnerable a la pesca gallega

La medida, aprobada ayer en Bruselas, tiene efecto directo sobre más de 60 buques que practican la pesca de arrastre. Es poco más del 1% de las aguas comunitarias en las que tiene efecto el veto. No obstante, el golpe para la economía gallega es demoledor y desde la Xunta no entienden que la UE priorice criterios medioambientales sobre aspectos sociales o económicos.

 


|

La medida, aprobada ayer en Bruselas, tiene efecto directo sobre más de 60 buques que practican la pesca de arrastre. Es poco más del 1% de las aguas comunitarias en las que tiene efecto el veto.

 

No obstante, el golpe para la economía gallega es demoledor y desde la Xunta no entienden que la UE priorice criterios medioambientales sobre aspectos sociales o económicos. 

 

El BNG dice que la decisión refleja la "ignorancia" de la Comisión en la materia: "Supone un golpe en toda regla a nuestra flota". 

 

Pesca
Foto: EP

 

Una decisión de la Comisión Europea en materia pesquera ha vuelto a poner al sector contra las cuerdas y, por ende, a toda Galicia, una comunidad tradicionalmente con una importante influencia de la pesca en toda su economía. El organismo comunitario ha aprobado vetar en 87 zonas protegidas a la pesca de arrastre. Esto supone negar la captura de especies en aguas con profundidades superiores a 1.500 metro en aguas del Atlántico Nororiental. 

 

EN CIFRAS

“Al cerrar el acceso a las artes de pesca de fondo al 17 por ciento del área entre 400 y 800 metros de profundidad en aguas comunitarias del Atlántico Nororiental, estamos cumpliendo nuestro compromiso de proteger y restaurar la vida marina”, alegaba ayer el comisario de Pesca, Océanos y Medio Ambiente, Virginijus Sinkevicius, al concluir la sesión.

 

En cifras se traduce negar el acceso a una superficie de 16.419 kilómetros cuadrados de reservas para la protección de ecosistemas marinos vulnerables por debajo de los 400 metros. Solo afecta a la pesca que utiliza artes de fondo, recordemos, y representa apenas el 1,16% de las aguas comunitarias en esa zona. 

 

"MALA FE"

España, como Irlanda, se oponía a la medida, por el golpe que supone al sector, aunque suponga, a su vez, una buena noticia para los ecosistemas marinos. En Galicia el dictamen ha sido acogido con desilusión por Rosa Quintana, conselleira de Mar, que lo ve como “un acto de mala fe” y valora que pueda ser recurrido ante la justicia por los efectos que tiene sobre la flota gallega, con más de medio centenar de buques damnificados. 

 

Este “despropósito”, como lo tacha, tiene lugar después de que hace apenas dos meses, la responsable de Asuntos Marítimos de la Comisión, Charlina Vitcheva, se comprometiese a “estudiar nuevos informes para valorar de nuevo esta propuesta”, promesa incumplida por la comisión sobre “una de las artes de pesca más selectiva”, según el criterio de Quintana, que también lanza un dardo a los criterios de la UE: “Parece que, una vez más, se decantan por la parte medioambiental, sin tener en cuenta la social ni la económica, e incluso la medioambiental me parece que tampoco está sustentada”.

 

“Estamos dispuestos a estudiar con ellos más informes, sin llegar a esta prohibición que llevaría al traste a toda la flota gallega”, indica la conselleira, que avanza reuniones en las próximas fechas para estudiar los siguientes pasos a dar.
 

LA "IGNORANCIA" DE LA COMISIÓN EUROPEA

Pese a todo, no solo en la Xunta han mostrado su enfado por la decisión. Desde el BNG también han mostrado su disconformidad con una medida que valora de “disparate” y “atentado” contra la flota gallega. Al tiempo, consideran que no existe “motivación científica” en la que apoyar la propuesta que juega a la contra del empleo.

 

La eurodiputada Ana Miranda ha sido la encargada de expresar el malestar de los nacionalistas, reprochando la “ignorancia” que “demuestra la Comisión Europea” por un acuerdo que supone “la expulsión de la flota de fondo sin tener en cuenta la realidad económica y social del país”.


Supone un golpe en toda regla a nuestra flota que viene a sumarse a las limitaciones de TAC y cuotas de pesca, al impacto del Brexit, a la aplicación de las medidas de conservación que cumplimos estrictamente y después de un reglamento técnico y de control aprobado sin consulta con la flota”, considera, a la vez que advierte que la medida puede tener efectos sobre las artes menores, “lo que multiplicaría exponencialmente el desastre económico y social”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE