​El verdadero reparto del pastel del poder

Manuel Fernando González Iglesias

Nos hemos apeado el domingo del furgón electoral y ya el mismo lunes nos hemos subido al autobús de las municipales y autonómicas; eso sí, cansados de tantas consignas y frases lapidarias que, por lo que parece -tras examinar los resultados obtenidos por los diferentes partidos- van a cambiar radicalmente, de forma especial en el área sociológica de la derecha española.


Porque si cuando comenzamos a andar hacia la Moncloa se percibía claramente que las autonómicas andaluzas habían diagnosticado para los Casado y Rivera que VOX era un aliado útil para la gobernabilidad -si se volvía a presentar la ocasión de sumar mayorías y gobernar en España- ahora resulta que eso ya no es así.


No es así porque el PP se ha replegado a su anterior espacio de centro-derecha, y los de Abascal – que como consecuencia de este giro de conveniencia de los peperos tras su debacle en escaños y votos vuelven a ser ultras y de la peor especie- sintiéndose insultados por el genovés, prometen venganza presupuestaria en la tierra de Blas Infante, y con ella un panorama nuevo en las elecciones municipales y autonómicas, cuya campaña, sin pausa y sin tregua comenzamos a vivir hoy mismo fiesta de la Comunidad de Madrid.


Cuando pasan estas cosas, un periodista siempre debe mirar a su alrededor para darse cuenta de cómo se disfrazan los intereses económicos, que son los únicos que tienen capacidad para que los partidos tengan pasta para pagar la nueva fiesta de la democracia y, por lo tanto, tienen mano preferente en sus estrategias de legislatura


De momento, los que más han abierto la boca esta semana han sido la patronal CEOE, el BANCO de SANTANDER y los sindicatos UGT y COMISIONES OBRERAS.


Los dos primeros, para incendiar el patio político, recomendando que la derecha llamada PP y Ciudadanos permitan con su abstención el acceso a la Moncloa de Pedro Sánchez, que se relame en la sombra viendo que replican los que pagan sus campañas con la pasta que reciben de la mamandurria bancaria y empresarial.


De momento, el más cabreado es Albert Rivera, que pretende en público hacernos creer que él y los suyos no necesitan de la banca ni del IBEX para seguir adelante; algo que a mi entender está fuera de dudas, es una pose, salvo que busque el suicidio político y que después de las municipales verán que irá cambiando paulatinamente, cuando se den cuenta los naranjas de que con los fondos que les va a dar el Congreso por los escaños obtenidos y el dinero de las cuotas no puede aguantar una infraestructura que ya lleva diez año largos atravesando el desierto en busca del poder.


Una situación de privilegio que necesitará de los créditos ajenos, a los que prudentemente no les vamos a poner, de momento, nombres y apellidos.


Por mirar en algún espejo, nos podemos quedar en el ejemplo del Partido Popular, antes Alianza Popular, que se pasó quince años montando una infraestructura financiera solvente, como bien explicaba hace un par de días Jorge Verstrynge en La Sexta, donde se atribuyó la misión financiera cuando era de derechas y ostentaba el cargo de Secretario General en la formación fraguista.


Si los Ciudadanos quieren llegar a ser líderes de la oposición necesitarán crear un status semejante y dejar de ser la veleta naranja antes las fuerzas financieras de este país. Así que, menos lobos.


Me refería a los sindicatos antes. Su mensaje, por esperado, ha sido muy simple: que pacten socialistas y podemitas para cambiar el actual reparto económico del país. Una llamada bolivariana a Sánchez para que les ayude ante la desbandada de afiliados en toda España, que solo se llegaría a frenar si se recupera el poder de los convenios, los salarios mínimos y las mejoras sociales, especialmente la estabilidad en las pensiones.


¿Se podrá hacer sin hacerle un roto a los Presupuestos Generales del Estado? ¿Lo permitirá Bruselas? Hombre, si Pepe Borrell llega a presidir la Comisión Europea y Pedro Sánchez la Internacional Socialista, a lo mejor sí es posible, al menos se le podría dar un buen empujón al asunto.

Fuera de España -para la que Europa, repetimos, quiere estabilidad de primer nivel, sobre todo si se consuma el BREXIT- el ‘Financial Times’ ya ha publicado en sus páginas su satisfacción porque el PSOE ha ganado y ha desconectado al ultraderechismo, frenándole en seco, pese a la barbaridad electoral que había cometido el PP, que se ha autoinmolado, y que lo que hay que hacer ahora es un Gobierno de mayoría a la alemana, en el que deben sumar los socialistas de Sánchez, y los neoliberales de Albert Rivera.


Si esta andanada de la publicación de referencia de los poderes económicos no fuera lo suficientemente potente, el análisis que también ha publicado Moody´s -que significativamente coincide con la otra Agencia de calificación DBRS- apoya un gobierno del PSOE con Ciudadanos, añadiendo la coletilla letal para los del partido naranja de que "un gobierno PSOE-Podemos respetará las reglas del marco presupuestario europeo". Que traducido al lenguaje simple viene a decir: Rivera, que si los tuyos no pactan con los sociatas, tampoco pasa nada grave, ten por seguro que a ti se te deja sin escalera y con la brocha en la mano para que disfrutes de tu hoja de ruta.


Así que, prepárense para contemplar cosas fantásticas en las próximas semanas, tras las que, esperando el final de las votaciones municipales, autonómicas y europeas, los partidos se irán aproximando al verdadero reparto del pastel del poder, que promete ser más que apasionante, dado que ningún líder, a día de hoy, ha dicho su última palabra, porque sencillamente no saben que va a pasar el 26 de mayo.


Este es un artículo original de catalunyapress.es

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress