​Fin a la huelga de Medicina… ¿y fin de las vejaciones de los profesores?: “No nos merecemos que nos traten como basura”

|

Los alumnos de la Facultad de Medicina de la USC anunciaron la desconvocatoria de la huelga después de una maratoniana jornada de negociaciones con la universidad santiaguesa donde se han dado pasos para desbloquear la situación. Los alumnos han marcado, entre todas las propuestas, seis reivindicaciones como “líneas rojas”, algunas de ellas en manos de la USC y otras de los profesores o incluso del SERGAS.


Estas son: cambio de los criterios de evaluación, reducción de la presencialiad, descentralización de las prácticas en el centro de salud (para los alumnos de 5º), modificación del plan de estudios, agilidad en las convalidaciones y fin a las “vejaciones” a las que somete parte del profesorado a los alumnos. Galiciapress ha tenido acceso a dos documentos en donde la Asemblea Aberta de Estudantes ha recogido algunos de esos abusos que sufren los estudiantes, entre los que se encuentran amenazas físicas, insultos o “humillaciones públicas”.


Alumnos med

Protesta de los alumnos de  Medicina | Foto: @asembleamed


Los estudiantes enumeraron algunos de los episodios en lo que se sintieron más humillados. Ridiculizar al alumno por formular una pregunta, malas miradas por preguntar dudas una vez terminada la hora de clase, “vaciles que se prolongan demasiado” o burlarse por una respuesta incorrecta son solo cuatro de los muchos ejemplos recopilados por la Asemblea Aberta de Medicina, donde también citan ejemplos de la falta de comunicación alumnado-pofesorado-administración, con profesores que dejan colgados a sus alumnos por asistir a conferencias lejos de Santiago sin notificar a la clase que no podrá asistir.


“NO TE PEGO PORQUE NO ME DEJAN”

Sin embargo, desde la Asemblea relatan situaciones más graves, algunas en las que incluso sufrieron amenazas físicas por parte de los docentes. “Había respondido mal a una pregunta, y su respuesta fue que se debería poder pegar a los alumnos como antes”, se queja uno de los alumnos. Otro agrega que en una ocasión, después de preguntar una duda sobre el material que estaban dando, el profesor le respondió: “No te pego porque no me dejan”.  


Aunque no hacen mención expresa a los profesores que realizan estos comentarios, los documentos sí recogen episodios que tachan de “humillaciones públicas”, concretamente por parte de un docente del área de Neuroanatomía que realizaba “pequeños exámenes para la evaluación continua”. “Después de recogerlos, seleccionaba aleatoriamente dos o tres y los leía en alto. Por supuesto, mandaba a la persona identificarse, tras lo cual empezaba a reírse de él y a ridiculizarle si no había contestado correctamente”, critican. La persona afectada relata que iba a la clase de ese profesor “con ansiedad” y “miedo” por sí ese día le tocaba ser “la víctima”. “Los estudiantes no nos merecemos que nos traten como basura”, sentencia.


También en una clase de Neuroanatomía censuran que durante un examen una alumna quiso entregar antes su examen porque tenía que asistir a su trabajo. “Le dijeron que si entregaba el examen antes la suspenderían”. Por esta clase de comportamientos muchos alumnos han dejado de asistir a las revisiones de los exámenes, donde en ocasiones “ni siquiera te enseñan el examen, te dicen la nota y te dan los buenos días”. Con todo, esas son solo algunos ejemplos de la variedad de humillaciones a las que someten los profesores a algunos alumnos delante de sus compañeros de clase. 


INSULTOS

En ese sentido, el alumnado de medicina consideran que en muchas ocasiones los profesores “ pierden las formas” y en lugar de hacer observaciones constructivas o “corregir amablemente”, realizan comentarios “subidos de tono y fuera de lugar” que provocan “que la participación en clase caiga en picado”. En lugar de hacer esas consideraciones de forma positiva, el alumnado denuncia que las faltas las castigan con “despotismo e insultos”.


Porque los insultos también parecen estar a la orden del día en la Facultad de Medicina, como “llamar idiotas” a dos alumnos por no saber responde a una pregunta “de materia que todavía no habíamos dado”. Llamarlos abiertamente “tontos”, sugerir que los alumnos tienen un “bajo Coeficiente Intelectual” o que sufren “una enfermedad cognitiva” son otros de los muchos comentarios despectivos y humillantes que tienen que soportar los futuros médicos y médicas de Galicia, matizando que lo de la enfermedad cognitiva lo expresan de esa forma “por ponerlo de manera delicada”.


PREPOTENCIA Y CLASISMO

En esa línea, muchos alumnos agregan que sienten una cierta prepotencia por parte de algunos profesores. “Si tú no estás a su nivel te considera basura”, lamentan, apostillando que muchos docentes recurren a sus títulos y expediente curricular o académico para demostrar a los alumnos sus amplios conocimientos. “Creen que nacieron sabiendo; nosotros estamos aquí para aprender”, replica un alumno, que afea a algunos docentes que ya desde Primero de carrera animan a los alumnos con más dificultades para absorber algunos conocimientos a dejar la carrera “porque si no va a matar a alguien” o sugerir a los alumnos que compatibilizan sus estudios con un empleo “que van a tener difícil aprobar si tienen un trabajo”.


Alumos med usc

Concentración de los alumnos de Medicina | Foto: @asembleamed


Pero no son los futuros profesionales de la sanidad los únicos que salen mal parados de las contestaciones de los docentes. “Eso lo sabe hasta la señora de la limpieza”, “los que no tienen estudios de grado superior son plebeyos” o “las enfermeras solo sirven para hacerles favores a los médicos” son algunos de los comentarios clasistas que recopilaron los alumnos.


En ese sentido, critican que en el grado de Medicina tengan que sufrir comentarios homófobos (“Los homosexuales son más promiscuos que los heterosexuales”), machistas (“Estoy hasta los cojones del puto feminismo”) o racistas (comentarios despectivos a personas de nacionalidad portuguesa o alumnos erasmus), además de que algunos docentes aprovechan las clases para realizar comentarios políticos, dando su opinión sobre la ‘Crisis catalana’ por ejemplo, o de carácter adoctrinador, como “comparar el aborto con el Holocausto”.


PRÁCTICAS EXTERNAS

Sin embargo, las actitudes de superioridad no empiezan y acaban en el aula. Fuera de la Facultad de Medicina, en los hospitales y centro de salud donde los estudiantes realizan sus prácticas formativas obligatorias, también viven episodios denigrantes por parte de sus tutores u otros profesionales sanitarios.


‘’En el tercer día de prácticas nos exigían saber hacer una exploración completa sin que nadie en el servicio se molestase en enseñarnos y nos culparon a los estudiantes por no tener más iniciativa’’, afirman los alumnos. “Se olvidan de que no hace tanto eran ellos los que estaban haciendo las prácticas”, reprocha uno de los alumnos, antes de considerar que esas actitudes están “lejos de resultar inspiradoras o de estimularnos” sino que por el contrario son “del todo contraproducentes”.


Entre las muchas quejas que fueron recogiendo desde la Asemblea, destaca una gran cantidad de ocasiones en las que los propios centros hospitalarios no tienen sitio para que los alumnos realicen las prácticas, mandándolos en ocasiones con personal de enfermería y no con los médicos, que es el grupo profesional que les corresponde. En otras ocasiones, el tutor o tutora que se tiene que hacer cargo de su aprendizaje directamente los obvia o les pone tareas que nada tienen que ver con la profesión. “Una organización nefasta y todo esto pagando para aprender. Tienes la sensación de que molestas todo el tiempo”, protestan. También en los hospitales han registrado episodios en donde los doctores han realizado comentarios machistas o clasistas.


¿FIN DEL TERROR?

Aunque la desconvocatoria de la huelga supone un paso alentador para que se pongan freno a estas actitudes por parte de los docentes, habrá que esperar a ver si las manifestaciones que durante una semana han tenido a la USC contra las cuerdas suponen un punto y aparte definitivo. 


De momento, la universidad se ha comprometido a poner en marcha una vía rápida de denuncia para estas actitudes, así como, atendiendo a la gravedad del suceso, ponerse en contacto con el profesor y dar un parte anual con todas las quejas para que queden registradas, además de pedir apoyo al Servicio Jurídico de la USC para “amparar los derechos del vejado y del supuesto vejador”. Porque, como han manifestado desde la Asemblea desde el principio, esta huelga no es solo por los alumnos de hoy, “sino para todas las generaciones futuras”. Que ellas tampoco tengan pavor de entrar en el aula por el miedo que le producen los profesores.  

relacionada ​“Hay compañeros que han sufrido ataques de ansiedad; no les da la vida con estos horarios”
relacionada El 'efecto Medicina' se extiende a otras facultades cuando se cumplen tres días de la huelga indefinida del alumnado
relacionada Pablo Iglesias apoya la huelga en de estudiantes de Medicina de la USC: "Son presente y futuro"
relacionada (VÍDEO) Respuesta multitudinaria a huelga de los alumnos de Medicina

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress