"Un futuro es posible, la muerte no es la salida", colectivos LGTB+ llaman a "hacer piña" tras el "asesinato social" de Rois

|

El suicidio de una joven en Rois que sufría acoso escolar ha conmocionado a toda la sociedad gallega y ha vuelto a poner sobre el tapete la LGBTfobia, un mal que sufren muchos jovenes y que diversas plataformas del colectivo tratan de combatir para evitar más casos como éste. 


Galiciapress charla con Alexandre Garrido, miembro de la plataforma 'Avante LGTB+', una de las diez organizaciones que firman el comunicado en el que condenan lo ocurrido en Rois y que sancionan lo ocurrido como un "asesinato social". Desde la organización piden más herramientas para preservar la salud mental de los jóvenes, una mayor formación de los docentes en campos como al educación sexual y mandan un mensaje al colectivo para "hacer piña para superar todas las dificultades".


Manifestaciu00f3n lgtb

Manifestación por los derechos del colectivo LGTB+


El suicidio, un tema tabú tanto en la sociedad como en los medios, ha llenado tristemente las portadas de la prensa así como el debate en el Parlamento de Galicia. Hace unos días la localidad de Rois recibió con consternación la noticia de que una menor había decidido quitarse la vida después de sufrir acoso escolar durante algún tiempo. Un suicidio que diversas plataformas del colectivo LGTB no han dudado en calificar, mediante un comunicado conjunto, como “asesinato social”, en el que sostienen que la joven, de solo 17 años, sufría bullying por ser bisexual.


Desde Avante LGTB+, una de las plataformas gallegas del colectivo LGTB firmantes del comunicado, comentan que, afortunadamente, este tipo de extremos “no son tan habituales”, pero que el bullying que sufren los jóvenes homosexuales, bisexuales o transexuales existe todavía a día de hoy y está más presente en la sociedad de lo que pensamos.


SALUD MENTAL Y EDUCACIÓN

Alexandre Garrido, miembro de la plataforma, recalca en primer lugar que el acoso va mucho más allá de los insultos y centra el debate en un apartado con muy poco peso en el sistema educativo: la salud mental de nuestros jóvenes. “Sentirse aislado en una sociedad que no te acepta tal y como eres provoca que la salud mental termine deteriorándose, incluso cuando una persona no sufre un acoso directo”, explica, a la vez que ejemplifica este daño sobre la salud mental con casos de trastornos alimenticios, algo “muy común en jóvenes bisexuales o gays, que se deben en muchos casos a no ser capaces de encajar en una sociedad que no las comprende”.



Un campo, el de la salud mental, en el que Galicia todavía tiene mucho terreno que cubrir, tal y como reclaman muchos colectivos de profesionales sanitarios, que reclaman un mayor peso de estos profesionales en el sistema sanitario gallego. Sin ir más lejos, en diciembre de 2019 en Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia cifraba en 98 el número de psicólogos clínicos para atender a una comunidad con cerca de 2,7 millones de habitantes. Una comunidad que, cabe destacar, se encuentra en los primeros puestos en lo referido al consumo de fármacos antidepresivos –más de 225.000 gallegos consumen estos medicamentos– o tranquilizantes.


Cabe destacar también que en las circunstancias extraordinarias en las que nos encontramos, en medio de una pandemia y después de unos meses de confinamiento, la salud mental de muchos jóvenes también se ha visto resentida. Tal vez los más afectados en este sentido sean los jóvenes que sufren acoso, ya que como como subraya Garrido “estas situaciones crean casos de ansiedad al pensar en lo que ocurre a nivel global o las consecuencias económicas y que puede tener sobre el futuro de muchos jóvenes”. Este escenario provoca que el efecto del acoso se agrave mucho más que en circunstancias normales. “El acoso no ocurre en hechos aislados, sino que afecta a las personas dentro de su contexto”, razona.


Llama la atención sin embargo que en este caso donde el acoso que sufría la joven parecía tan flagrante los centros escolares en los que había cursado sus estudios no abriesen ningún expediente por acoso, si bien desde la plataforma argumentan que la joven fue cambiada de centro en una ocasión por sufrir acoso, por lo que “algún tipo de registro tendría que haber”.


En ese sentido, desde Avante consideran que a día de hoy los centros educativos no cuentan con suficiente personal como para atajar la totalidad de casos de acoso que suceden en los colegios e institutos. “Cuentan con un personal muy limitado para atender a todo el alumnado y al final hacen una labor muy superficial tratando casos extremos en los que sean los estudiantes los que acudan a hablar con la orientadora del centro, que es la única persona con una formación específica en ese sentido”, argumentan.


EL HUECO DE LA EDUCACIÓN SEXUAL

Otro de los grandes huecos del sistema educativo lo encontramos en lo tocante a la educación sexual, un tema que en muchos centros escolares queda reducido a una charla anual de una hora en la que las personas que las imparten apenas pueden profundizar en aspectos fundamentales como son la igualdad, los diferentes géneros o la diversidad de orientaciones sexuales existentes.


Este es un tema que preocupa mucho a la plataforma, que no solo reclama más presencia de la educación sexual entre los alumnos, sino también de cara al profesorado, “algo que viene recogido en la Ley 2/2014 -por la igualdad de trato y no discriminación de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales en Galicia- aprobada por la Xunta pero que no se está aplicando, ya que la ley recoge que debe haber una formación específica tanto en los máster para profesorado como en carreras como magisterio donde tenemos constancia de que esta formación no existe”.


La realidad es que, si nos acercamos al programa del grado de Educación Infantil, por ejemplo, nos encontramos con que efectivamente no hay asignaturas orientadas a este ámbito, salvo una asignatura optativa. De esta forma, los educadores del mañana pueden perfectamente obtener el título sin contar con nociones básicas en temas como la igualdad o la educación emocional.


A nivel de formación permanente esta es voluntaria, por lo que solo accede a ella el profesorado que ya está concienciado, por lo que gran parte del profesorado de Galicia no tiene ningún tipo de formación”, critica Garrido, que considera fundamental atajar esta carencia de una forma “transversal en todas las materias”: “cuando se hable de historia, de lengua, de biología...hacerlo desde una perspectiva crítica y que incluya a las personas LGTB”.


TECNOLOGÍAS: “NUEVAS FORMAS DE ACOSO”

Este caso ocurrido en Rois llegó incluso al debate del Parlamento de Galicia. La diputada socialista Isaura Abelairas puso el tema sobre la mesa y reclamó al concelleiro de Educación, Román Rodríguez, la necesidad de “trabajar en el ámbito de la igualdad”. También en esa línea, Daniel Castro, del BNG, rogó unidad para “no dar ni un paso atrás” y “no retroceder en este campo en el que tanto hemos avanzado”.


En opinión de Garrido, este es sin embargo un campo en el que Galicia se encuentra “estancada”. “Entre la juventud se ha avanzado mucho en aspectos como el feminismo o la visibilización del colectivo LGTB, pero hay aspectos, precisamente por la aparición de las nuevas tecnologías, que generan nuevas formas de acoso, en las que se han creado situaciones que antes no se daban, por lo que un lado acaba contraponiendo al otro”, expone.


“HACER PIÑA”

Para evitar que estos casos se reproduzcan, desde Avante animan a todos aquellos jóvenes que se sientan acosados, así como aquellos que contemplan este tipo de casos, a que se acerquen hasta la plataforma y “crear comunidad”. “Invitamos a todos a acercarse a espacios en los que se encuentren con otras personas LGTB y compartir experiencias. Llevar las dificultades en conjunto ayuda muchísimo a trabajarlas, así como ver las experiencias de otras personas y cómo las superaron también ayuda a ver que un futuro es posible y no que la única salida es la muerte”.



Avante destaca por sus actividades de formación, tanto dentro como fuera de la propia organización, así como su vocación de crear espacios de socialización para servir como punto de encuentro de muchos jóvenes, con fiestas o ciclos de cine, con el fin de “crear un espacio para poder conocer otra gente LGTB y hacer piña para superar todas las dificultades que nos puedan llegar”. “Eso es tan importante o más como la acción política; siempre animamos a la gente a acercarse a nuestras actividades formativas como lúdicas”.


Por otro lado, una de sus líneas de trabajo está enfocada al activismo político. Consultados sobre la posibilidad de convocar concentraciones y movilizaciones por lo ocurrido en Rois, desde la organización avanzan que si bien es una posibilidad que se ha discutido entre las distintas plataformas gallegas, de momento no se han dado pasos decisivos hacia ello, ya que ante todo prima “el respeto a la familia de la víctima” y no desean “ponerles más presión de la que ya están soportando”. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress