Directivos del SERGAS acusados de colarse en la vacunas empiezan a trabajar en urgencias, denuncia CIG y rebate la Xunta

|

Adolfo Corral, de la junta de personal del Hospital da Mariña (CIG-Saúde) insiste en las irregularidades cometidas desde la dirección del centro el 18 de enero cuando “se saltaron los protocolos de vacunación”. El delegado en A Mariña y María Xosé Abuín, secretaria nacional del sindicato, detallan a Galiciapress sus acusaciones, que rebate la Xunta. 

La Administración asegura que cumplió todas las normas cuando vacunó a la directora del distrito da Mariña, a la subdirectora médica, a la subdirectora de Enfermería y a la supervisora de área y la jefa de Admisión y Documentación Clínica. 


La clave es si son, o no, personal de primera línea. Solo la primera línea tiene derecho a vacunarse en esta tanda. La Xunta insiste en que sí lo son, el sindicato lo niega y, de hecho, revela que solo empezaron a hacer labores asistenciales después de recibir su dósis, algo que desmiente el SERGAS.


No hay noticias de otros directivos del SERGAS en ninguna otra comarca vacunándose, ni siquiera en Pontevedra, donde el propio SERGAS reconoció un error.


El documento oficial que específica quién puede vacunarse puede consultarse al final de esta noticia.


Urgencias del Hospital da Costa en Burela en una imagen de la CRTVG

Urgencias del Hospital da Mariña | Foto: EP


Para el sindicato fue toda una “sorpresa” recibir la llamada de profesionales del servicio de Urgencias notificando que la dirección gerente y la dirección médica, las cuales tienen su plaza en Urgencias pero que no venían desarrollando su actividad en el servicio. Posteriormente, Ramón Ares, gerente de la EOXI Lugo, Cervo y Monforte, informó al personal de que estas personas “iban a empezar a trabajar y a hacer turnos en Urgencias para cubrir necesidades cuando fuese necesario”.


Esta noticia creó  revuelo entre el personal porque, según Corrales, no son las funciones que venían desarrollando de forma habitual.  Es decir, que las directivas se habrían incorporado a Urgencias solo después de que se publicara que estaban vacunas, presuntamenet saltándose la norma que obliga a vacunar primero solo al personal de primera línera, al que tiene contacto directo con pacientes covid.


“Son cargos directivos y hacían el trabajo propio de cualquier cargo directivo, no temas relacionados con el servicio asistencial” 


“Son cargos directivos y hacían el trabajo propio de cualquier cargo directivo, no temas relacionados con el servicio asistencial”, subraya Corral.


María Xosé Abuín, secretaria general del sindicato, admiten desconocer si esto “estaba previsto anteriormente o no”. “El gerente dijo que los criterios de vacunación no se cumplieron de forma estricta pero no nos confirmaron si estaba prevista la incorporación de estas personas a la atención asistencial por la sobrecarga que sufre el servicio o si realmente fue un hecho puntual”, señaló Abuín, que avanzó que si bien los directivos “no están exentos de labores asistenciales” estas labores deben “mantenerse en el tiempo” y no ser algo anecdótico.


La necesidad de reforzar el servicio de Urgencias viene dada por la crisis sanitaria que atraviesa el país y que ha puesto contra las cuerdas no solo al complejo hospitalario lucense, sino al conjunto  de hospitales.


En el distrito sanitario de A Mariña “la situación no es buena, pero como en el resto de hospitales. Es un momento delicado y los medios humanos son limitados y en ciertas categorías necesitamos de más efectivos porque es difícil por ejemplo cubrir los puestos de Urgencias porque tenemos la lista agotada y en otras especialidades que tenemos descubiertas mucho más”, lamenta Corral.


 

VERSIÓN DEL SERGAS

Consultada por Galiciapress, la versión ofrecida desde el área sanitaria lucense es diametralmente opuesta. El SERGAS no da marcha atrás con respecto a su primera respuesta justo tras la denuncia e insiste que “todo el personal sanitario de primera línea del Hospital da Mariña está vacunado contra la Covid-19”. En esa primera repuesta el argumento para vacunarlas era que coordinaron la inmunización en las residencias.


Las personas que menciona la CIG fueron las últimas en vacunarse, una vez que los demás sanitarios estaban ya vacunados”, inciden, contradiciendo así el testimonio de Adolfo Corral, que asegura que en una reunión el día 19 fueron informados por parte del centro de que la dirección sería de los últimos en vacunarse, cuando, según las fechas, estos ya habían sido vacunados antes que el resto del personal.


“El motivo por el que estas personas fueron incluidas en la vacunación es que realizan actividad asistencial. Como es conocido, se ocuparon de la coordinación de las campañas de vacunación en todas las residencias de la tercera edad y centros de discapacitados de su distrito sanitario, donde estuvieron presentes en el desarrollo de la campaña, coordinado todo el operativo, y asimismo, realizando valoración clínica de los residentes”, aseguran desde el SERGAS, a la vez que puntualizan que estos participaron en cribados y que están en contacto directo con enfermos de Covid-19. “Realizaron y siguen realizando actividad asistencial”, zanjan.


Esta afirmación del SERGAS, en principio, choca con los argumentos desde la junta de personal, donde aseguran que las labores del equipo directivo están muy alejadas del plano asistencial.


Por parte del SERGAS afirman que estas personas que recibieron la vacuna lo hicieron porque mantienen contacto diario con enfermos de coronavirus, lo que contradice de plano la versión de CIG Saúde. Contacto diario que dicen mantuvieron al coordinar la vacunación en residencias. 


 La Xunta insiste en que el motivo por el que se ha procedido a su vacunación es que "realizan actividad asistencial". "Recibieron la vacuna una vez que estaba vacunado el resto de personal sanitario que está pautado que se vacune", repite la Administración por son son "personal que está en contacto directo con enfermos covid", concluye el Sergas. 


Alguien miente. Desde la CIG asguran que en una reunión mantenida con la junta de personal el día 19 la directora del centro afirmó que “el personal administrativo, los representantes sindicales y la propia dirección serían los últimos en vacunarse”. “Nos dijeron eso estando ya vacunados del día anterior. Engañó a la junta de personal ocultando el hecho de que ya se habían vacunado”, reprochan desde el sindicato.



DIFERENCIAS CON PONTEVEDRA

Pese al escandalo, desde CIG marcan distancias entre lo ocurrido en A Mariña con el episodio registrado en Pontevedra, donde el CESM denuncia que hasta 200 personas sin relación con pacientes de coronavirus fueron vacunados de manera irregular. "Priorizaron a personal de Dirección, Admisión, Informática, Cocina, Técnicos… en detrimento de los que están frente al virus", denunciaron desde el sindicato. Galiciapress contactó hace dos días con portavoces oficiales del SERGAS en Pontevedra para difundir la versión de la Administración, sin recibir respueta por ahora.



En la CIG hacen una valoración distinta, ya que consideran que se trata de situación “incomparables”. “Que aparezcan compañeros y compañeros indebidamente vacunados como en Pontevedra es un error en la gestión del listado de vacunación, que está al cargo de las gerencias, pero en Lugo hablamos de que los responsables de vigilar que el plan se cumpla, las personas que son conocedoras y sabedoras de quiénes se tienen que vacunar, se vacunaron antes de tiempo y a escondidas antes de que otros compañeros recibiesen su dosis”, puntualiza Corral.


Abuín coincide con Corral en que el caso pontevedrés nada tiene que ver con lo sucedido en Burela, por lo que no comparten la denuncia del CESM. “Tiene tanto derecho a ser vacunado la pinche de cocina que va todos los días a la planta de hospitalizados por Covid como el resto del personal sanitario, porque el virus no ataca según la categoría profesional”, esgrime Abuín. Al tiempo, cree que estos casos destaparon los fallos del plan de vacunación de la Xunta orientado a “vacunar al mayor número de personas posibles en el menor tiempo posible” y confía en que no salgan a la luz nuevos casos porque “esto no es un desmadre, como ocurre con algunos políticos, y la gente debe saberlo”.


A renglón seguido, Corral pide no condenar a los profesionales que “aún sin ser de primera línea” fueron llamados a vacunar. “No son los culpables de ser vacunados, sino que es un error de quienes llevan el plan de vacunación”, considera Corral, que además agrega que en el momento de la llamada, si estos profesionales declinan recibir la dosis “quedaría constancia de que rechazaron ser vacunados”.


Cada día tenemos más personal en la primera línea al multiplicarse las unidades Covid de hospitalización y el número de camas en UCI. Esto, unido al problema que existe con el suministro de vacunas y a la movilidad constante de personal al tener las listas agotadas, nos obliga a pensar que tiene que haber una prioridad absoluta para vacunar a todo el personal tanto sanitario como no sanitario, porque no hay puestos en donde el riesgo sea cero”, razona Abuín. En esta línea, comenta que desde la dirección general de salud pública revisarán los listados de vacunación para constatar que estos se adecuan a los criterios pautados y evitar nuevos errores.


“SI VAN A REALIZAR LABORES ASISTENCIALES QUE LO CUMPLAN”

Con todo, estos episodios se producen en un momento en el que todavía no han sido vacunados todos los profesionales que se encuentran en primera línea de fuego contra la enfermedad y cuando las vacunas son un recurso tan escaso. Sobre las posibles sanciones a las personas que se saltan la cola de las vacunas desde la CIG reclaman la dimisión del equipo directivo al tratarse a su entender de un claro caso de “abuso de poder y falta de ética” en un momento en el que es necesaria la “ejemplaridad” de este tipo de cargos. “Cuando utilizamos el poder que nos da tener un cargo público para saltarnos un plan de vacunación, creemos que estos cargos deberían dimitir”, recalca Corral.


Por otro lado, la secretaria xeral de CIG argumenta que este es “un caso residual” y que ahora “lo que toca” con la dirección del hospital burelés es “que cumplan con lo que dijo el gerente”. “Se vacunaron porque van a hacer labor asistencial y van a estar en primera línea, pues si es verdad que lo cumplan, ya sea en Urgencias o realizando asistencia en residencias de mayores”, sentencia. Con todo, desde CIG manifiestan la necesidad de evaluar detenidamente lo ocurrido durante la pandemia para conocer las carencias de cada área sanitaria y corregir las deficiencias que presenten.    



Este es el documento oficial que específica quién puede vacunarse:









 

relacionada Galicia inicia la próxima semana la segunda dosis a sanitarios y cree que las vacunas no aumentarán hasta final de marzo
relacionada Pfizer aumentará el suministro el 15 de febrero tras retomar el envío de vacunas comprometidas con la UE
relacionada Directivos del SERGAS se vacunan de covid saltándose a sanitarios de primera línea, dice la CIG y niega la Xunta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress