¿La llegada del AVE será el final de las mentiras?

Xoán Vázquez Mao

El AVE llega a Galicia. Esa será probablemente la última mentira. O si lo prefieren la última media verdad. Porque, si bien es cierto que Ourense es Galicia, no es menos cierto que es la cuarta parte de Galicia, lo que quiere decir que a tres cuartas partes aún no llega.



Este lunes el AVE llega a Ourense. Parece que por fin esta vez sí va a ser verdad. Y eso es un motivo de satisfacción innegable, a pesar de que el AVE ha sido en Galicia el mayor de los engaños durante la última década. Década de retraso en unas obras que continuamente nos mentían diciendo que se estaban realizando, mientras estaban paradas; de partidas presupuestarias que cada año nos vendían, pero que luego nunca se ejecutaban; y sobre todo, décadas de tratarnos como borregos y de insultar a la inteligencia colectiva de los gallegos vendiéndonos en cada campaña electoral las mismas mentiras que nos habían vendido en la anterior. Y lo hacían todos los que han pasado por el gobierno, para que no haya dudas en el reparto de responsabilidades. Por ello, tenemos motivos para estar contentos porque al final tengamos alta velocidad, pero no tenemos nada que agradecerle a nadie; excepto claro, diez años de olvidos, retrasos y mentiras. Diez años de retraso en nuestro desarrollo económico y de pérdida de competitividad con respecto a otros territorios que no se dejan engañar; diez años de migración forzada de las jóvenes generaciones de Galicia que, al igual que sus abuelos, han tenido que salir a buscarse su futuro fuera de un territorio que se podría definir, parafraseando a Mario Benedetti, como la única oficina que ha llegado a la categoría de comunidad autónoma.


El AVE llega a Galicia. Esa será probablemente la última mentira. O si lo prefieren la última media verdad. Porque, si bien es cierto que Ourense es Galicia, no es menos cierto que es la cuarta parte de Galicia, lo que quiere decir que a tres cuartas partes aún no llega. Y a tenor de los tiempos que RENFE está anunciando para el año próximo, no está muy claro que lo que llegue sea de verdad el AVE. Pero en todo caso, lo más importante hoy no es celebrar el viaje del jefe del Estado y del presidente del Gobierno, que harán rodeados – mayoritaria, que no exclusivamente - de palmeros y palmeras como diría Pedro Sánchez, o de aspirantes a mejores destinos y de meritorios diversos que van a mendigar un trozo de foto, para poder figurar en algún apartado de la historia (aunque quizás, cogiéndole el título prestado a Borges, habría que decir la historia de la infamia), sino recordar la deuda histórica que en materia de infraestructuras ferroviarias, Galicia aún no ha cobrado: la conexión ferroviaria norte entre Ferrol y Coruña, y de ambas con Lugo, así como la inclusión en el corredor del atlántico que las alcaldesas de Lugo y Coruña junto con el alcalde de Ferrol han solicitado formalmente, la salida Sur de Vigo, más prioritaria para la Comisión Europea, que para el gobierno español, y las variantes de Rubián y Peares – Canaval, que permitan que la conexión de Lugo a Ourense sea la adecuada. Que la foto de los que le gusta vivir bien no tape las necesidades de los que, simplemente, aspiramos a que Galicia viva.


Viaje inagural del AVE Madrid Ourense en una foto de Gonzalo Caballero

Viaje inagural del AVE Madrid Ourense en una foto de Gonzalo Caballero 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE