​Las ANPAS gallegas preocupadas por cómo cubrirá la Xunta las muchas bajas de profesores con Covid-19


|

La sexta ola está teniendo una especial afectación entre los jóvenes, con tasas de incidencia superiores a la población general. Pese a todo, y a unas cifras en constante crecimiento, los colegios reabrirán sus puertas el próximo 10 de enero, con muchas incógnitas en el aire pese a la decisión adoptada por el Gobierno de España y la Xunta de Galicia.


Galiciapress charla con Fernando Lacaci, presidente de la Confederación de ANPAS Galegas, que traslada el temor de muchos padres en esta sexta ola: ¿en qué condiciones volverán los más pequeños al colegio con estas cifras de contagios?


Con menos profesores que el curso pasado y con una distancia de seguridad mucho más reducida, las aulas pueden convertirse en un foco de transmisión del virus, ahora que la variante ómicrón, mucho más contagiosa, parece abrirse paso en la comunidad. El oscurantismo de la Consellería de Educación y su empeño por desmantelar "la única herramienta que evitó un desastre el curso pasado", otras de las críticas de las ANPAS gallegas. 


Fernando lacaci

Fernando Lacaci (centro) en un encuentro con Alfonso Rueda y Santiago Villanueva | Foto: Xunta


Más 50.000 casos activos, los contagios al alza, todavía lejos del pico de la sexta ola según el pronóstico de los expertos y con la Xunta insistiendo a la población que debe reducir las interacciones sociales para evitar, en la medida de lo posible, la propagación de un virus que ha sometido a todos los concellos gallegos en mayor o menor medida. En este caldo de cultivo, el Gobierno central y las comunidades han considerado apropiado mantener el inicio del segundo trimestre para el próximo 10 de enero, momento en el que los escolares gallegos -aquellos que no sean positivos o contacto de positivos, claro- volverán a ocupar sus pupitres, con sus compañeros a una distancia de 1 metro 20 centímetros.


Con todo, sí hay que tener en cuenta un condicionante: los más pequeños son los que pasan el coronavirus con menos dificultades y el porcentaje de menores hospitalizados es prácticamente irrelevante. En estos aspectos, los estrictamente sanitarios, es en los que parecen apoyarse tanto el Gobierno central como la Xunta de Galicia y otras regiones para no postergar la vuelta al cole.


Justo por eso, porque las autoridades sanitarias son las que no se oponen a la vuelta a las aulas, desde la Confederación de ANPAS Galegas no contradicen a esta controvertida decisión tomada por las administraciones. “Desde el primer momento nuestra postura es que las decisiones sanitarias corresponden a los sanitarios. En consecuencia somos respetuosos a este nivel y elevamos nuestra crítica a cuestiones educativas, nunca sanitarias”, argumenta Fernando Lacaci, presidente de la confederación.



“¿SOLUCIÓN? RETROCEDER EN EL TIEMPO Y CONTRATAR MÁS DOCENTES”

En este sentido, tampoco se muestran partidarios de retrasar el regreso a las aulas mientras no se avance un poco más en la vacunación en el rango de edad de entre 5 y 11 años, que se reactivó estos días. Con en torno al 40% de los menores de entre 9 y 11 años con la primera dosis, todavía faltan semanas hasta que se alcancen los objetivos planteados por la Xunta para lograr la inmunidad. La vacunación, en este sentido, “es indiscutiblemente una buena idea”, recalca Lacaci, pero retrasar el inicio del trimestre de manera presencial “no sería prudente”.


Lo prudente sería retroceder varios meses en el tiempo y contratar masivamente a profesores para volver a la situación que había el curso anterior, que nunca debió abandonarse, porque era la idónea, con y sin pandemia”, comentan desde el colectivo. A más profesores, mayor apoyo reciben los alumnos y más se reduce el ratio de alumnos por aula, facilitando así el aprendizaje


Lacaci incide en que la preocupación de los padres y madres gallegos no es el regreso de los estudiantes a las aulas, sino “las condiciones” y las “garantías educativas” en las que tendrá lugar ese regreso. Un regreso que, por otro lado, tendrá que ser presencial sí o sí, ya que el modelo actual deja rezagados a los alumnos que no puedan asistir a clase y muchas familias no tienen otra opción, ya que la normativa laboral no facilita la conciliación.


Desgraciadamente tenemos unos gobiernos que no valen para nada y continúan cargando la conciliación sobre los hombros de los niños y niñas, que son los que realmente concilian, porque aquí se considera que hay dos derechos contrastados: uno el derecho a la atención de los niños y otro es el derecho de las empresas a tener trabajadores. Sorprendentemente impera el derecho laboral sobre el derecho al cuidado”, lamenta Lacaci, a la vez que critica los nulos avances en este campo.


PRESENCIALIDAD “FORZOSA” Y ALUMNOS PEGADOS

Ante la imposibilidad de muchas familias, la presencialidad parece la única vía. Es aquí donde algunas Comunidades Autónomas proponían reducir las cuarentenas, una propuesta que finalmente no ha sido atendida por Educación y que la Xunta no respaldaba. Los menores de 12 años que sean contactos de positivos tendrán que guardar cuarentena de siete días, como los adultos no vacunados.


“El problema no es tener un niño en casa”, razona Lacaci, “el problema es tener que ir a trabajar cuando tienes la obligación de cuidarlo en un sistema público que no tiene previsto que cualquier persona debe tener preferencialmente el derecho a la atención de sus hijos si es necesario”. Al respecto, Lacaci denuncia que a muchos “se les llena la boca” subrayando la urgencia de un cambio demográfico, mientras las políticas que se impulsan no acompañan para que esto sea posible.


“Lo que no pueden convertirse las cuarentenas en una cuestión de oportunismo: si no nos interesa que no vayan al aula, pues que no vayan; si sí nos interesa, que vaya. Se trata de lo que sea más conveniente para los estudiantes. Lo necesario es la atención de los chavales”, reclaman las ANPAS. De igual manera, parece hoy oportunista y poco acertada la decisión de la Xunta de reducir la distancia de seguridad en las aulas, en un claro juego de malabares para tratar de volver a los ratios previos a la pandemia que, por otro lado, les permitiese prescindir de los profesores de refuerzo contratados durante lo más crudo de la crisis sanitaria.


Recuperar la distancia del año pasado, con el curso empezado, parece imposible. La Confederación de ANPAS Galegas reprocha que la decisión de reducir la distancia “no se debe a que el virus salte menos”, sino a los recortes de la Consellería para “eliminar profesorado”. “Es una autentica perversión y un despropósito. Lo que se tuvo que hacer es mantener la distancia lógica de seguridad y adaptarse a ella, no retorcer la realidad”, censura Lacaci.


Las clases saturadas tienen “una clara incidencia en la calidad educativa” y los datos de los que presume la Xunta, alegando que Galicia cuenta con el mejor ratio de profesor-alumno a nivel estatal, vienen beneficiados por la dispersión geográfica y el número de colegios rurales con muy pocos alumnos -un número en descenso, por otro lado- que acaban equilibrando la balanza, cuando lo más común son las clases con 20 o 30 alumnos.


Esta no es la única cifra que utiliza la Xunta como espada, alegando también que en estos momentos hay más docentes que antes de la Covid-19, mientras desde el PSdeG reprenden el despido de 800 profesores de refuerzo. Cifras que, como muchas otras, no son públicas. Las ANPAS gallegas condenan el “oscurantismo” de la Consellería de Educación. “No son públicos porque no interesa. No hay más docentes. Cuando la Consellería habla de más docentes se refiere a contratos temporales para programas determinados”, afirma Lacaci, al tiempo que sostiene que pese a no saber si el dato de los socialistas es cierto o no, “podemos intuir que es el más cercano a la realidad”.


“FALTA VOLUNTAD POLÍTICA”

Otro cambio con respecto al curso pasado viene determinado por la información que antes ofrecía la Xunta, con actualizaciones diarias y centro a centro sobre la situación de la pandemia en la comunidad educativa. De un documento por cada día lectivo pasamos a una actualización semanal en la que apenas se detallan un puñado de centros, aquellos donde los brotes son más evidentes. No obstante, la demanda de las ANPAS a la Xunta no va dirigida a recuperar ese modelo, que no deja de ser “una demanda general de la sociedad”, sino a saber “qué va a pasar y cómo resolverá la Xunta la cantidad de ausencias de alumnos y profesores que se van a producir”.


A renglón seguido, con tantos contagios, para Lacaci resulta evidente que muchos profesores no podrán acudir a su puesto de trabajo, por lo que habrá que cubrir esas ausencias, a diferencia del pasotismo que demostró la Xunta en diciembre, cuando apenas se cubrieron las bajas. Lo mismo para los alumnos, que quedan en una clara desventaja con respecto a sus compañeros si faltan a clase por enfermedad o por cuarentena. “La Xunta no hizo absolutamente nada para atender al alumnado que no puede acudir al aula. Depositar PDFs en un aula virtual no es atender a un alumno”, recrimina.



“Si estamos en la circunstancia de los últimos 19 meses, nos encontramos en el peor de los escenarios posibles y con un problema serio. ¿Se puede mejorar? Claro que se puede. Si no se puede en cinco días se podrá en diez. Pero para eso hace falta voluntad política, algo que le falta a esta Consellería, más interesada en desmantelar la única herramienta que sirvió para que el curso pasado no fuese un desastre absoluto porque entonces había muchos más docentes”, concluye Lacaci.    


relacionada La clases empezarán el día 10 en Galicia, donde los menores de 12 años que sean contactos harán cuarentena
relacionada Los alumnos volverán a clase el día 10 pese a que la incidencia de covid es más alta entre los jóvenes

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE