La vida sigue igual

Manoel Barbeitos
Economista

Hay un dato que habla bien de cómo está el mapa político gallego. Ese dato es que las mayores dudas sobre las posibilidades de que Alfonso Rueda había sido elegido sexto presidente de la Xunta de Galicia procedían, según los mentirosos habituales, de la posible oposición que había encontrado en el interior del Partido Popular de Galicia que de la propia oposición (BNG, PSdeG/PSOE). Por eso, cuando desaparecieron esas dudas, la elección estaba cantada.


Una remuda que, por otra parte, apenas provocó ruido. Como decía en un artículo anterior en este mismo medio, estábamos más cerca de un punto y aparte que de un nuevo capítulo. Algo que el propio candidato confirmaría ("continuidad de la buena"). Guión que la oposición no fue quien de cambiar para transformarlo en un debate político de altura.


No fue quien porque, una vez más, la oposición no trasladó el debate a lo que debe ser su terreno natural. Además, es donde el  se encuentra más incómodo, pues está lleno de lagunas. Su gestión en materia de empleo, salarios, bienestar social, igualdad, medio ambiente, soberanía y corrupción es, como muestran todas las evidencias, enormemente deficitaria y, también, vulnerable.


En descarga de la oposición, hay que subrayar que son varios e importantes los factores que impiden un debate de esa naturaleza. En primer lugar, la estrategia política -fundamentalmente la parlamentaria- sucesiva por el PPdeG todos estos años. Utilizan su mayoría absoluta para transformar los debates parlamentarios en exámenes a la oposición.


Una estrategia torticera que impide que el Parlamento sea la tribuna en la que se debata sobre los problemas de país y se ofrezcan soluciones y compromisos. Pero también hay que reconocer que el nivel medio de los políticos gallegos tampoco ayuda.


Basta con asistir a un debate parlamentario para comprobarlo. No menos limitaciones al protagonismo de las izquierdas suponen tanto la pandemia como la guerra en Ucrania. Si la pandemia, con sus limitaciones de movimientos y el miedo a los contagios, restó el poder movilizar las acciones reivindicativas y de protesta, la guerra de Ucrania y o temor la una guerra mundial, que sería definitiva para la humanidad, enfrió sobre manera os espíritus reivindicativos.


Ambos fenómenos vienen a sumarse a una tendencia general en occidente: el auge de los vientos conservadores. Como estamos comprobando, en una elección tras otra, las fuerzas conservadoras y totalitarias están en ascenso, y Galicia no es una excepción. Así, no resultaría arriegado afirmar que se se celebraran ahora elecciones, Vox entraría también en el Parlamento de Galicia.


Finalmente, no podemos ignorar o papel que tanto los medios públicos de información y opinión como la mayoría dos privados están jugando en Galicia para garantizar el dominio del PPdeG. Favores por los que reciben millonarias donaciones de fondos públicos.


En Galicia... la vida sigue igual.


Rueda asina o decreto para designar ao seu Executivo.

Archivo: Rueda firma el decreto para designar a su Ejecutivo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE