España vs Portugal: Dos democracias diferentes

Manoel Barbeitos
Economista

Al tiempo que Portugal celebraba orgullosa la efemérides da revolución de los clavos de 25 de abril , y que no año 1.974 puso fin a larga dictadura salazarista, os ciudadanos dos pueblos de España podíamos comprobar, una vez más, como los diferentes tránsitos de la dictadura a la democracia en España y Portugal trajeron dispares efectos políticos que, a día de hoy, condicionan la agenda democrática de manera muy desigual en cada uno de los dos estados.



En Portugal se dio una auténtica revolución que fue quien de derribar los pilares del Estado fascista, mientras que en España - aunque las clases trabajadoras con sus movilizaciones tuvieron un papel relevante - serían las élites franquistas, encabezadas por la corona borbónica, quienes liderarían el tránsito de la dictadura a la democracia.


Un tránsito que dejaría prácticamente incólume las bases del poder da dictadura -ejército, policía, judicatura, brisa católica... y que finalizarían condicionando la naturaleza de la propia democracia española. De este modo, a día de hoy y pasado casi medio siglo, aún se puede afirmar con fundamento que España sigue siendo una democracia muy deficitaria.


Esto es algo que, por ejemplo, pudimos comprobar una vez más en estos días. Así, los medios de comunicación gallegos nos informaban de que el rey emérito, prófugo en su día de la justicia española, tiene la intención de acudir a Sanxenxo para asistir a las regatas que se van a celebrar en esa localidad. Tal descaro, por parte de quien tiene un pasado lleno de escándalos por una conducta nada ejemplar y que forzó su dimisión y posterior exilio, se convierte en indignación cuando los mismos medios apuntan que con motivo de esa asistencia, el Gobierno está preparando un blindaje en el ayuntamiento y poner en marcha una comisión de servicio, así como un operativo especial cuyo coste ignoraremos.


Hasta cuando los miembros da corrupta corona borbónica podrán seguir riéndose dos pueblos de España? Hasta cuando tendremos que tolerar los comportamientos indignos del rey emérito y su familia? Hasta cuando los dos partidos políticos mayoritarios (PSOE y PP) seguirán amparando una institución cada vez más cuestionada por la ciudadanía?


Esta institución, a día de hoy, se resiste a someterse a parámetros legales de todo responsable político como, por ejemplo, sería o de exponer o patrimonio da Casa Real al conocimiento público, algo mucho más necesario dada la debilidad política da actual monarquía y fruto fundamentalmente de las conductas precedentes.


Otro hecho relevante que ponen en evidencia las causas mayores del citado déficit democrático es el conocido como  caso Pegasus y el espionaje a dirigentes políticos democráticos. De hecho, este espionaje fue reconocido finalmente por la directora del CNI, la señora Esteban, delante de la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso, y justificado en base a razones políticas.


Aún no compartiendo las tesis de algunas organizaciones soberanistas de que el Presidente del Gobierno Español (o señor Sánchez) y la Ministra de Interior (señora Robles) habían sido quienes de ordenar tal espionaje, no deja de ser un asunto político muy grave que pone en evidencia a las cloacas del Estado, con un tufo franquista indiscutible. Estes siguen actuando por su cuenta, lejos del control del Gobierno y das instancias democráticas, pero con objetivos claramente antidemocráticos e inestables. 


Estes dos hechos, relacionados con las estructuras del Estado, confirman que - como señalaba al principio - la democracia española aún es una democracia deficitaria. Un déficit que tiene en los aparatos del Estado los mayores fundamentos, lo que nos diferencia claramente de la democracia portuguesa. Un déficit que está haciendo tambalear peligrosamente al actual Gobierno de coalición. Si se quiere asegurar su supervivencia, debe actuar con decisión y avanzar de manera decidida y firme en la democratización de los aparatos del Estado.




Arquivo - O rei emérito, Don Juan Carlos I.

Archivo- El rey emérito, Don Juan Carlos I.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE