​112, un servicio público que no puede depender del lucro

Eva Solla
Vicepresidenta do Parlamento de Galicia

Vicepresidenta do Parlamento de Galicia e deputada de En Marea. Enfermeira nas listas de contratación do SERGAS. Cursou os seus estudos na universidade pública. Desde pequena tivo inquedanzas políticas aínda que comezou a súa militancia hai case unha década nas filas de Esquerda Unida. Actualmente é Coordinadora Nacional de Esquerda Unida. Desde 2014 é a secretaria xeral do Partido Comunista de Galicia. 

112emerxencias

Imagine que de su trabajo dependen vidas humanas. Imagine que usted y algunas de las personas compañeras de trabajo han denunciado que los medios son escasos y poco coordinados. Imagine que a pesar de esa responsabilidad usted está subcontratada/o y que tiene un salario mileurista.


Imagine que a pesar de todo esto usted hizo su proyecto de vida cerca de su centro de trabajo, que depende de la administración, pero este es deslocalizado sin que usted pueda opinar.


Imagine además que cuando pide explicaciones a su empresa le dice que la culpa es de la administración a la que usted no puede reclamar.


Luego imagine también que usted advierte que las condiciones de ese traslado ponen en peligro la atención a las personas de las que depende su vida. Figúrese que la administración hace caso omiso, la empresa hace caso omiso y las advertencias se cumplen.


Usted se ponen en huelga. Como último recurso, ya que nadie parece escuchar.


Usted es intimidado para cesar su huelga.


La administración que no la/lo escucha le culpa ahora diciendo que si el trabajo no funciona bien es solo porque usted está en huelga.


Esta es la situación de las trabajadoras y trabajadores del 112. Las personas que cogen el teléfono y coordinan los recursos para atendernos si nuestro coche cae a un río, hay un incendio, hunde un barco o hay una catástrofe en nuestro país. Esas personas, con tamaña responsabilidad tienen, por lo general, salarios bajos, en un servicio privatizado.


La pasada legislatura la Xunta decidió que quería emplear diez millones de euros en hacer un nuevo edificio para situar el servicio de Emergencias y que lo haría a unos 30 kilómetros del edificio actual. A pesar de la opinión en contra de las trabajadoras y trabajadores, llevó adelante la obra y programó el traslado. Un traslado que incluía el cambio de sistema operativo para la gestión de llamadas


El desplazamiento no tenía una contraprestación para el personal a pesar de haber mudado incluso de ayuntamiento y lo que es peor: la formación con el nuevo programa fue escasa y el sistema daba fallos antes incluso de emplearlo.


Así las cosas, ese personal, pidió a la Xunta y a la empresa que se sentaran a hablar del tema, pero nada obtuvieron en limpio. Los escasos momentos donde pudieron sentarse a hablar, finalizaron con un mantenimiento férreo de la fecha del traslado (a pesar de los problemas en el sistema) y con ofertas nimias a nivel económico. Tan sólo unas semanas de aplazamiento consiguieron arrancar, ya en 2017, ante la amenazada de huelga.


Pero el traslado se hizo efectivo el 15 de Abril. El mismo día que el personal, agotado de pedir diálogo, inició una huelga indefinida que, a día de hoy mantienen.


Por el camino, ganaron la sentencia ante unos servicios mínimos que impedían el derecho a la huelga (100%), por el camino fueron intimidadas e intimidados para cesar en el ejercicio de sus derechos, alguna compañera sancionada y por supuesto escasamente escuchados.


Mes y medio después siguen manteniendo su dignidad, manteniendo la huelga, apoyados por las plataformas de bomberos de Galicia y por los colectivos de técnicos/las del 061. Y teniendo que soportar que el Gobierno achaque ahora el mal funcionamiento del servicio a su huelga, precisamente, cuando la inoperatividad de la plataforma fue uno de los motivos para anunciarla.


El pasado día 1 la Xunta impidió el ingreso del comité de huelga en las dependencias de sus puestos de trabajo durante nuestra visita las instalaciones. Estuvimos con ellas y ellos en la puerta, comprobamos el desprecio de la administración, pudimos observar el control incluso de policía 'secreta', vigilante desde algún coche próximo.


Que te traten como un delincuente cuando reclamas tus derechos laborales es terrible, que lo hagan cuando también reclamas calidad en un servicio tan delicado es aún peor. Porque, que no nos lleven a engaño: hay un conflicto laboral sí, pero también hay una pelea por la calidad del servicio de las emergencias. Lo de todas y todos los gallegos. ¿Quién nos atiende si hay un incendio, una catástrofe, un hundimiento?


Hay servicios que no pueden estar en manos de empresas privadas, con ánimo de lucro.


Hay servicios con los que no se pueden hacer 'experimentos'.


Las Emergencias son uno de ellos.


Debemos seguir apoyando a las que luchan por lo que es de todas y todos.

2 Comentarios

1

A solución é recuperar este servizo publico mediante unha xestion directa da Xunta.

escrito por Emilio 07/jun/17    08:49
2

Totalmente de acordo,basta xa De tanta privatización queremos uns servizos públicos exemplares e co as nosas vidas non se xoga basta xa referéndum prá que os cidadans opinen sobre o que queren facer cos servizos que salvan vidas privatización NUNCA MAIS

escrito por xabier 06/jun/17    20:39

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress